Desde mi Trinchera

331

El Destapado. Diego Victorio

Un rumor cundía entre la clase gobernante y, ya era el menú tradicional en las sobremesas de Palacio Nacional.
La armonización legislativa del tratado de libre comercio rebautizado como Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, por sus siglas T-MEC, vino a potencializar esas versiones que, trascendían intramuros.
Se esparcía profusamente en los corrillos palaciegos el trascendido de que Ricardo Monreal Ávila, había puesto en la mesa del Presidente el nombre de quien él considera el idóneo para encabezar la Mesa Directiva del Senado de la República.
La información que empezó a divulgarse abundantemente entre la clase política morenista describía a un operador nato, eficiente en la construcción de acuerdos, de quién se reservaban el nombre, pues no sabían a ciencia cierta de quién se trataba, tenían nociones pero no la confirmación.
Solo se sabía que Monreal ya había mostrado su carta al Presidente.
Las suspicacias se incrementaron desproporcionadamente, pues, justo cuando el trascendido se ampliaba hacia otros círculos, un medio digital, con influencia en la izquierda, publicó una terna de aspirantes a la Mesa Directiva.
La nota resaltaba el poder en la cámara del líder Monreal Ávila, insinuando que el nombramiento del sucesor de Mónica Fernández Balboa, que está próxima a concluir su periodo, deberá pasar por la anuencia y tamizaje del zacatecano.
El reportaje descartaba a priori, al adversario confeso de Monreal, el senador Martí Batres y, en paralelo, soltaba nombres de cercanisimos a Monreal Ávila.
Ese secreto que no se había socializado a la opinión pública pero si se contaba de boca en boca en la cúpula, quedó revelado ayer, al finalizar las mesas de trabajo y la aprobación de la ley del tratado de libre comercio, accidentalmente, no por Monreal.
La identidad del talentoso legislador de quién se habla maravillas en los círculos morenistas, fue destapado increíblemente por la oposición, sí, por los líderes de bancadas contrarios a Morena.
La pista que llevaría directo al nombre del persona encubierto es que, el senador Ricardo Monreal, presume en petit comité -entre los cinco o seis personajes que acuerdan con el Presidente-, el talante y la genuina habilidad de negociación del senador chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar, a quien ya considera su brazo derecho y ejecutor en temas de gran envergadura.
En esa lógica, quiero pensar que, tras el reconocimiento público de ayer a Ramírez, el círculo rojo ya ató cabos y, ese misterioso nombre que Monreal musitó al oído a Andrés Manuel, -para proponerle al próximo líder del órgano de gobierno del Senado- sea el del comiteco Ramírez Aguilar.
Lo que se debe ponderar es que, el elogio, al venir de homólogos de distintas filiaciones partidistas obtiene un doble valor y, por supuesto, arroja lecturas de todo tipo:
El senador chiapaneco Eduardo Ramírez Aguilar, -refleja al reducido círculo que toma decisiones- que es factor de unidad en la cámara alta del Congreso de la Unión, lo mismo acuerda con la fracción del PRI, que con los duros de Morena.
Y, tener la interlocución con esa ala dogmática guinda, es, sin duda, el fiel que podría inclinar la balanza.
Sobre todo, por las abiertas discrepancias entre ese segmento y Ricardo Monreal.
Sin restarle valor al picaporte de Eduardo en la derecha y centro derecha que, son grupos que a diario atizan a Obrador.
El hombre cercano a Monreal, de quien -en la burbuja en torno a Andrés Manuel se conocían sus cualidades pero no su nombre-, es el perfilado a la Mesa Directiva del Senado de la República y es chiapaneco. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados.
*Por cierto, el Congreso del Estado aprobó por unanimidad, el punto de acuerdo para exhortar al titular de la Procuraduría Federal del Consumidor, a efecto de que lleve a cabo la vigilancia y supervisión a los comercios y distribuidores del Estado, para evitar que acaparen y encarezcan los medicamentos, insumos y aparatos de asistencia médica, principalmente los tanques de oxígeno.
*Se estudia en un influyente búnker de palacio estatal que, la actual líder del Congreso Elizabeth Bonilla, se incorpore al gabinete, recién concluya su encomienda en el legislativo, el próximo año.
Tema que podría darnos un norte de que “Liz”, como le llaman sus cercanos, habría declinado aspirar por la alcaldía comiteca.
Bonilla supliría a María Mandiola quien, según mi fuente, sería candidata a diputada federal.
Así se proyectan los próximos enroques, justo en el ombligo del sexenio, 2021.
*Los que cierran filas en torno al superdelegado José Antonio Aguilar Castillejos, son los del ala radical aldeana de Morena.
Buscan que, en alcaldías y Congreso local, les autoricen ir solos. Con candidatos hechos en el corral. Fundadores de la AC. Movimiento de Regeneración Nacional. Hasta pronto.