Tras Bambalinas

467

Por César Solís

Hace unos días se determinó que en gran parte del país se retomarían las actividades poco esenciales y de ahí, iríamos saliendo a la nueva normalidad; sin embargo la realidad es otra, más compleja y quizá desesperante para todos, quienes hemos permanecido encerrados en casa para por lo menos evitar contagiarnos de Covid-19 en estos momentos donde prevalece la saturación y desabasto en los centros hospitalarios.
Recientemente la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pronosticó que el pico de contagios por COVID-19 en México y Centroamérica se producirá a mediados de agosto, “si persisten las condiciones actuales”.
La directora general de la OPS, Carissa Etienne, dijo que el pico de contagios en Latinoamérica se producirá en diferentes momentos: Chile y Colombia alcanzarán su punto máximo en los próximos 15 días; en tanto en Argentina, Bolivia, Brasil y Perú el pico se producirá en algún momento en agosto.
Es muy cierto que todo depende de nosotros, las cosas están en nuestras manos, el problema es que hay carestía de alimentos, empleo y demás condiciones que mejoran la vida de las familias; por lo tanto se dice que esta nueva etapa es la de “sálvese quien pueda”, en la que sobreviran los más precavidos y sensatos, así también los más sinvergüenzas y gandayas que lucran con la pandemia enriqueciéndose y llenándose los bolsillos de dinero, que quien sabe Dios como hace la gente en tragedia para conseguir.
Y con ello me refiero a esa gente que quizá no tenga tantita mamá, han acaparado muchos medicamentos con los que especialistas de otros países dicen, este virus se ha podido combatir satisfactoriamente, usted sabrá bien cuáles son esas medicinas. Asimismo para quienes de forma abusiva le han subido de precio a los productos de la canasta básica y por último a los descorazonados que venden los tanques de oxígeno por arriba de los 20 mil pesos; no se diga de quienes comercializan sanitizantes a precios elevados y demás aditamentos de protección como cubre bocas y caretas de acrílico. Por cierto la Profeco en sus plataformas digitales ha compartido información relevante en torno a la preparación cacera de un sanitizante, con ello mantener mayor higiene en casa y evitar llenarle la bolsa a gente hambrienta de dinero.
Sobre esta situación he leído con mucha atención en redes sociales sobre denuncias por altos costos en los tanques de oxígeno y llenado de los mismos, así como del precio de medicamentos que se conseguían en 60 pesos, subieron a 200 y algunos sinvergüenzas que acapararon bastante producto, empezaron a ofrecerla en aproximadamente 800 pesos, tristemente fueron muchas personas que por necesidad cayeron en sus manos.
La pandemia que a muchos ha acercado a Dios por los momentos de aflicción, también ha convertido a muchos más, en ambiciosos y sinvergüenzas, a estos les esperará en esta tierra su propia recompensa, de ello estoy seguro. Mientras tanto no bajemos la guardia y sigamos a prevenir desde casa. Lo vuelvo a repetir, este virus llegó para quedarse.
Reflectores
Un grupo representativo de trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social realizó una marcha protesta para exigir al director general se mejoren las condiciones laborales y salariales; los insumos y equipamientos con los que trabajan no son de calidad.
Paralelo a ello, en el municipio fronterizo de Suchiate se construye a marchas forzadas un consultorio denominado Covid-19, ojalá cuente con el equipamiento necesario para hacer frente a esta pandemia y que su personal cuente con los aditamentos de calidad para trabajar eficientemente.
Hasta la próxima.