Tras Bambalinas

285

Unos con la Pena y Otros con la Pepena…
César Solís

En tiempos de pandemia muchos quisiéramos saber qué es lo que hace la Auditoría Superior del Estado de Chiapas que representa José Uriel Estrada Martínez, nos llama la atención este tema porque en el caso de los Ayuntamientos del Soconusco se han ventilado un sinfín de denuncias por el mal manejo de los recursos públicos, así como de la asignación directa de la obra pública a contratistas “patito”, empresas familiares o presta nombres, algo que no es nuevo pero que en este sexenio donde imperaría la transparencia y combate frontal a la corrupción no debería pasar.
Sobre esta situación se ha evidenciado el actuar negligente, abusivo y por demás gandaya del alcalde de un municipio pequeño, ubicado en la región fronteriza con Guatemala, habló de Frontera Hidalgo, el edil Éver Herrera Ibarra, usa empresas constructoras de amigos cercanos para beneficiarlos y sacar tajada de obra pública.
Este no es un tema nuevo y en los tiempos del priismo fue cuando más se evidenció y criticó, pareciera que en los tiempos de la cuarta transformación se actúa de la misma forma, sin que la autoridad encargada haga su trabajo.
Los Gobiernos actuales mantienen una deuda importante con la sociedad, se les ha olvidado que hoy forman parte de la llamada cuarta transformación donde el líder principal Andrés Manuel López Obrador ha dicho en los discursos que se combate el tema de la corrupción, situación que también es replicada por el mandatario chiapaneco Rutilio Escandón Cadenas, pero pareciera que en cada uno de los municipios esto no sucede así y actúan de una forma distinta, sirviéndose con la cuchara grande, comiendo como puercos sin llenadera.
Frontera Hidalgo es un municipio pequeño que sigue marginado de servicios públicos esenciales y la pandemia del Covid-19 únicamente ha servido o se está usando como una bandera para fomentar la ineptitud para gobernar.
Recientemente salió a la luz pública que el alcalde Herrera Ibarra , benefició con proyecto de pavimentación de un camino que se encuentra en un rancho, propiedad de Epitacio Ramírez Morales, regidor en esa administración y otros familiares, lo que muestra la corrupción y tráfico de influencias que prevalece en ese ayuntamiento.
Por ello, el urgente el llamado a José Uriel Estrada Martínez para que se ponga a trabajar y revisar lo que está sucediendo en los Ayuntamientos, donde la pandemia está siendo utilizada para abandonar al pueblo de los servicios básicos y elementales, más no así para desviar recursos y enriquecerse ilícitamente.
Reflectores.
Llamó mi atención el mensaje en su cuenta de Twitter de la diputada local Aida Guadalupe Jiménez Sesma quien posteó lo siguiente “Un día abriré un hilo sobre el acoso que vivo en la esfera pública”.
A lo que desde este espacio le decimos que lamentamos mucho este tipo de actos, ella como todas las mujeres merecen respeto; y si muchos pensaban que en el ámbito político no sucedían estas cosas pues estaban equivocados.
Nos leemos y escuchamos en radio próximamente…