jueves, agosto 11, 2022
spot_img
InicioHoy EscribenVacunarse Contra la Corrupción Para Reconstruir Mejor Tras el Covid

Vacunarse Contra la Corrupción Para Reconstruir Mejor Tras el Covid

Kristian Hölge
Representante Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México

La corrupción -en palabras del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres- representa la máxima traición a la confianza pública. Alrededor del mundo, la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 ha propiciado prácticas corruptas que buscan el lucro a costa de la salud y bienestar de las personas.
Es en este contexto que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha celebrado del 2 al 4 de Junio, y por primera vez en su historia, una sesión especial sobre los desafíos y medidas para prevenir y combatir la corrupción. La Declaración Política, resultante de este proceso, es una oportunidad para renovar los esfuerzos anticorrupción a nivel global. Entre otros puntos, aborda la necesidad de establecer salvaguardias contra la corrupción para responder a la crisis actual y recuperarse mejor de ésta.
Acompañando estos esfuerzos, UNODC ha publicado varios informes (https://bit.ly/3pFnf3K) en los que apunta una serie de situaciones que representan o pueden derivar en corrupción en contextos como el actual, incluyendo:
*Desvío de fondos destinados a apoyos sociales o compra de insumos médicos.
*Conflictos de interés en la toma de decisiones sobre financiamiento en la investigación, desarrollo y distribución de vacunas.
*Manipulación de los procesos de licitación y compra de material médico, así como nepotismo, soborno o cobro de comisiones ilegales para favorecer a un proveedor determinado.
*Colusión o repartición del mercado entre empresas participantes en un proceso de licitación.
*Facturación falsa o incumplimiento de contrato, incluyendo entrega de productos falsificados o de menor calidad.
*Robo y desvío del material durante su distribución para su contrabando o uso personal a través del soborno.
Cualquier Gobierno puede ser susceptible a estos riesgos. Por esto, una de las primeras medidas que se pueden tomar es, precisamente, realizar un análisis de riesgos de corrupción para ubicar las vulnerabilidades en las operaciones y diseñar estrategias de mitigación.
La creación de comités especializados, con capacidad para monitorear los desembolsos para fondos de apoyo y vacunas en tiempo real, puede ser otra medida para identificar y abordar rápidamente cualquier señal de advertencia.
A esto deben sumarse procesos de compras públicas transparentes y que rindan cuentas, lo cual puede ser fomentado a través de mecanismos de contrataciones abiertas y compras electrónicas, que ofrezcan información pública sobre los procesos de licitación y adjudicación de contratos.
A largo plazo, si bien no existe una única vacuna contra la corrupción, con tal de reducir sus riesgos puede ser necesario revisar y fortalecer los marcos legislativos y regulatorios para prevenir y combatirla, así como robustecer los mecanismos de auditoría, control, transparencia y rendición de cuentas. Este enfoque será también de utilidad para construir planes de respuesta en preparación a futuras crisis que incluyan salvaguardias contra la corrupción.
Para esto, los Gobiernos pueden acudir a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, único instrumento anticorrupción universalmente vinculante que ofrece un marco de referencia para fomentar la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia.
Como sociedad, no podemos permitirnos que la corrupción comprometa los esfuerzos para superar esta crisis sanitaria y sus implicaciones. Únicamente con integridad y unidos contra la corrupción será posible recuperarse mejor y construir sociedades más resilientes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Vacunarse Contra la Corrupción Para Reconstruir Mejor Tras el Covid

Kristian Hölge
Representante Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México

La corrupción -en palabras del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres- representa la máxima traición a la confianza pública. Alrededor del mundo, la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 ha propiciado prácticas corruptas que buscan el lucro a costa de la salud y bienestar de las personas.
Es en este contexto que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha celebrado del 2 al 4 de Junio, y por primera vez en su historia, una sesión especial sobre los desafíos y medidas para prevenir y combatir la corrupción. La Declaración Política, resultante de este proceso, es una oportunidad para renovar los esfuerzos anticorrupción a nivel global. Entre otros puntos, aborda la necesidad de establecer salvaguardias contra la corrupción para responder a la crisis actual y recuperarse mejor de ésta.
Acompañando estos esfuerzos, UNODC ha publicado varios informes (https://bit.ly/3pFnf3K) en los que apunta una serie de situaciones que representan o pueden derivar en corrupción en contextos como el actual, incluyendo:
*Desvío de fondos destinados a apoyos sociales o compra de insumos médicos.
*Conflictos de interés en la toma de decisiones sobre financiamiento en la investigación, desarrollo y distribución de vacunas.
*Manipulación de los procesos de licitación y compra de material médico, así como nepotismo, soborno o cobro de comisiones ilegales para favorecer a un proveedor determinado.
*Colusión o repartición del mercado entre empresas participantes en un proceso de licitación.
*Facturación falsa o incumplimiento de contrato, incluyendo entrega de productos falsificados o de menor calidad.
*Robo y desvío del material durante su distribución para su contrabando o uso personal a través del soborno.
Cualquier Gobierno puede ser susceptible a estos riesgos. Por esto, una de las primeras medidas que se pueden tomar es, precisamente, realizar un análisis de riesgos de corrupción para ubicar las vulnerabilidades en las operaciones y diseñar estrategias de mitigación.
La creación de comités especializados, con capacidad para monitorear los desembolsos para fondos de apoyo y vacunas en tiempo real, puede ser otra medida para identificar y abordar rápidamente cualquier señal de advertencia.
A esto deben sumarse procesos de compras públicas transparentes y que rindan cuentas, lo cual puede ser fomentado a través de mecanismos de contrataciones abiertas y compras electrónicas, que ofrezcan información pública sobre los procesos de licitación y adjudicación de contratos.
A largo plazo, si bien no existe una única vacuna contra la corrupción, con tal de reducir sus riesgos puede ser necesario revisar y fortalecer los marcos legislativos y regulatorios para prevenir y combatirla, así como robustecer los mecanismos de auditoría, control, transparencia y rendición de cuentas. Este enfoque será también de utilidad para construir planes de respuesta en preparación a futuras crisis que incluyan salvaguardias contra la corrupción.
Para esto, los Gobiernos pueden acudir a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, único instrumento anticorrupción universalmente vinculante que ofrece un marco de referencia para fomentar la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia.
Como sociedad, no podemos permitirnos que la corrupción comprometa los esfuerzos para superar esta crisis sanitaria y sus implicaciones. Únicamente con integridad y unidos contra la corrupción será posible recuperarse mejor y construir sociedades más resilientes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Vacunarse Contra la Corrupción Para Reconstruir Mejor Tras el Covid

Kristian Hölge
Representante Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México

La corrupción -en palabras del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres- representa la máxima traición a la confianza pública. Alrededor del mundo, la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 ha propiciado prácticas corruptas que buscan el lucro a costa de la salud y bienestar de las personas.
Es en este contexto que la Asamblea General de las Naciones Unidas ha celebrado del 2 al 4 de Junio, y por primera vez en su historia, una sesión especial sobre los desafíos y medidas para prevenir y combatir la corrupción. La Declaración Política, resultante de este proceso, es una oportunidad para renovar los esfuerzos anticorrupción a nivel global. Entre otros puntos, aborda la necesidad de establecer salvaguardias contra la corrupción para responder a la crisis actual y recuperarse mejor de ésta.
Acompañando estos esfuerzos, UNODC ha publicado varios informes (https://bit.ly/3pFnf3K) en los que apunta una serie de situaciones que representan o pueden derivar en corrupción en contextos como el actual, incluyendo:
*Desvío de fondos destinados a apoyos sociales o compra de insumos médicos.
*Conflictos de interés en la toma de decisiones sobre financiamiento en la investigación, desarrollo y distribución de vacunas.
*Manipulación de los procesos de licitación y compra de material médico, así como nepotismo, soborno o cobro de comisiones ilegales para favorecer a un proveedor determinado.
*Colusión o repartición del mercado entre empresas participantes en un proceso de licitación.
*Facturación falsa o incumplimiento de contrato, incluyendo entrega de productos falsificados o de menor calidad.
*Robo y desvío del material durante su distribución para su contrabando o uso personal a través del soborno.
Cualquier Gobierno puede ser susceptible a estos riesgos. Por esto, una de las primeras medidas que se pueden tomar es, precisamente, realizar un análisis de riesgos de corrupción para ubicar las vulnerabilidades en las operaciones y diseñar estrategias de mitigación.
La creación de comités especializados, con capacidad para monitorear los desembolsos para fondos de apoyo y vacunas en tiempo real, puede ser otra medida para identificar y abordar rápidamente cualquier señal de advertencia.
A esto deben sumarse procesos de compras públicas transparentes y que rindan cuentas, lo cual puede ser fomentado a través de mecanismos de contrataciones abiertas y compras electrónicas, que ofrezcan información pública sobre los procesos de licitación y adjudicación de contratos.
A largo plazo, si bien no existe una única vacuna contra la corrupción, con tal de reducir sus riesgos puede ser necesario revisar y fortalecer los marcos legislativos y regulatorios para prevenir y combatirla, así como robustecer los mecanismos de auditoría, control, transparencia y rendición de cuentas. Este enfoque será también de utilidad para construir planes de respuesta en preparación a futuras crisis que incluyan salvaguardias contra la corrupción.
Para esto, los Gobiernos pueden acudir a la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, único instrumento anticorrupción universalmente vinculante que ofrece un marco de referencia para fomentar la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia.
Como sociedad, no podemos permitirnos que la corrupción comprometa los esfuerzos para superar esta crisis sanitaria y sus implicaciones. Únicamente con integridad y unidos contra la corrupción será posible recuperarse mejor y construir sociedades más resilientes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular