ALFIL NEGRO

162
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

“El cambio de régimen, hasta ahora, no se ha reflejado en resultados tangibles y de alto calado”. (RAG)

Otra Cara de la Moneda
Oscar D. Ballinas Lezama

“El tiempo está pasando a una velocidad de vértigo; ya estamos a la mitad del sexenio de la cuarta transformación; la ley de rendimientos decrecientes en política enseña su rostro y, sin duda, provoca estragos, contratiempos y cambios en el estado de ánimo del gobernante”, explicó el exgobernador chiapaneco Roberto Albores Guillén.
Con una experiencia política de gran calado, el comiteco hace un análisis de los primeros tres años de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y nos los hace llegar, argumentando que los tres primeros años de una administración federal, según la ley de referencia, son los de mayor poder y el espacio propicio para realizar las transformaciones.
Expresó, que este cambio de régimen, con mayor razón, tenía la urgencia de realizarlas y concretar las acciones de gobierno correspondientes; sin embargo, hasta ahora, no se ha reflejado en resultados tangibles de alto calado.
“No se ha rescatado la energía eléctrica, la petrolera sigue la inercia del pasado, el combate a la corrupción y la impunidad se ve sólo en el discurso admonitorio (que sirve para amonestar) y de corte moralista, la pobreza se ha incrementado y siguen en el olvido las regiones más depauperadas del país, con la aplicación de un modelo de desarrollo que no ha funcionado”, afirma el Exejecutivo Estatal chiapaneco.
Es claro que en su análisis muestra la misma idea y desesperación en la que coinciden millones mexicanos, principalmente los habitantes del Soconusco Chiapas, cuyos municipios fronterizos con Guatemala siguen en el olvido y la marginación de los gobiernos centralistas de la federación, manteniéndolos como el patio trasero de México, en donde la pobreza y los problemas sociales se han incrementado día con día, sin que hasta la fecha el pueblo pobre y bueno de esta región reciba ayuda suficiente de los gobiernos en turno para tener mejores condiciones de vida, lo que ha llevado a que miles de chiapanecos de la Costa y Sierra emigren hacia el norte del país buscando el sueño americano.
En ese contexto, el Exgobernador pone los puntos sobre la íes y manifiesta que a excepción de las zonas favorecidas por el T-MEC, la economía postrada, inflación, muerte por la pandemia, inseguridad y polarización política desde el púlpito de las mañaneras, han sido el pan de cada día.
Reconoció que el discurso presidencial ha sido demoledor en contra del pasado neoliberal y la condena pública; en las mañaneras ha señalado con dedo flamígero a los depredadores y saqueadores del patrimonio nacional, considerando que al igual que en la parábola literaria de Zorilla, los supuestos culpables gozan de cabal salud.
Añadió que por si fuera poco la migración exhibe la fragilidad y la inconsistencia ideológica del Gobierno y su falta de compromiso con estos seres humanos que huyen de la violencia y la falta de oportunidades para tener una mejor vida.
“La gente a inicio de todo gobierno alimenta esperanzas con base en las promesas electorales y espera justa recompensa y beneficios que mejoren sus condiciones de vida; en la realidad siempre resultan mayores las expectativas colectivas que los resultados magros y, a veces, inexistentes, provocando el desencanto y agravio social”, enfatizó.
Explicó que a partir de la segunda etapa, el recorrido del Gobierno se torna difícil, sinuoso y con frecuencia se presentan atajos y celadas que obstaculizan el éxito gubernamental, sin embargo, a pesar de los pesares, el Presidente tiene una amplia aceptación popular que en apariencia haría dudosa e invalida la premisa de la teoría decreciente del poder que anuncia la ley a partir de los últimos años, mencionó.
“No hay contradicción, existe un espejismo político invisible que tiene una explicación lógica que también consignan las encuestas y refleja dos realidades: López Obrador debe su popularidad a su identidad con los pobres que, por sexenios, no fueron actores protagónicos y ahora se sienten acuerpados y representados por él”, puntualizó.
Añadió que por otra parte, existe otra realidad, sus mismos apoyadores reprueban sus resultados de gobierno y la impunidad en economía y ausencia de oportunidades en seguridad y la omisión de aplicar la ley y frenar la violencia nacional; “esta es la prueba de la validez y existencia de la curva decreciente del poder actual de gobierno”.
Finalmente, dijo: “el hartazgo de la gente llevó al poder a Andrés Manuel López Obrador, pero en el ejercicio de gobierno se le descompuso el firmamento, se desalinearon las estrellas y se le oscureció el cielo; la pandemia, la crisis económica y la inseguridad son fantasmas que recorren el país sembrando temor, desesperanza y muerte. Para colmo, se sumó también el problema de la migración masiva rumbo a Estados Unidos. La arena del 2024 será el ‘Día D’ y el gran desembarco de la confrontación democrática. La disputa por México”.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.