Letras y Negocios

Redes Sociales, Aliado y Enemigo
Hussein Forzán

Es increíble cómo las redes sociales se han ido ganando un lugar preponderante en el mundo deportivo. Hemos sido testigos de los grandes beneficios que ha generado el internet y las propias redes, pero -al mismo tiempo- hemos tenido grandes problemas.
Lo bueno que nos han dejado los medios de comunicación digitales es la inmediatez para tener imágenes y resultados, poder tener accesos a muchos lugares en donde la televisión no puede llegar.
Hemos logrado tener acceso a entrevistas, fotos, resultados y muchas cosas que son de beneficio para los aficionados.
Lo malo ha sido que algunas figuras del deporte se han convertido en el blanco perfecto para, incluso, destruir la imagen y prestigio de cualquier persona. Y el último caso que ha padecido este tema es el del piloto mexicano Sergio Pérez, quien festejó su triunfo en Mónaco y la renovación de su contrato con Red Bull.
Desafortunadamente, fue captado un tanto tomado y bailando con los asistentes a esa fiesta. Esto se va a la red y se hace público. Es ahí donde hacen «magia negra» las redes sociales, porque el piloto tuvo que salir a dar una disculpa, cuando es una actividad privada, alejada de su profesión. Mismo caso para el defensa del Barcelona Gerard Piqué, de quien se habla más hoy por su divorcio con Shakira, lo cual está alejado de su profesión.
También han sufrido personajes como Javier Aguirre, Miguel Herrera, Javier Hernández, Saál Álvarez, Cuauhtémoc Blanco, Giovani dos Santos, etc., muchos de nuestro deporte y muchos más en el extranjero.
Parece que la privacidad para estos personajes no existe y deben cuidarse las 24 horas. Es ahí donde debemos cuestionar si las redes sociales están cumpliendo su objetivo. Para un servidor, debemos tomarlas como un medio para acercarnos a muchas cosas, para externar nuestra opinión, pero dejando atrás ese hábito de destruir, desprestigiar, ofender y calumniar; para eso no son las redes sociales. Sun