jueves, septiembre 28, 2023
spot_img
InicioHoy EscribenLas Redes y la Denuncia Ciudadana

Las Redes y la Denuncia Ciudadana

Daniel Cabeza de Vaca

En México hay 93.8 millones de usuarios de teléfonos celulares, que con el uso de las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación e interacción de la comunidad. Estas han probado ser un vehículo idóneo para la denuncia anónima ciudadana y la fiscalización ciudadana de la actuación de policías, Fiscales y Jueces. Recién nos han demostrado su alcance y efectividad cuando son replicadas en los medios de comunicación.
La población tradicionalmente ha desconfiado de la denuncia formal o anónima, y de los medios telefónicos y electrónicos implementados; en muchas ocasiones la delincuencia común y la delincuencia organizada (DO) han utilizado la denuncia anónima para desinformar a las autoridades. Sin embargo, hemos sido testigos de que, cuando se viraliza un hecho delictivo captado en video y que es publicado en las redes, la autoridad atiende la denuncia y la sociedad efectúa un verdadero escrutinio en esa vía.
Tres hechos recientes sirven como ejemplo: 1. La persona que golpeó a un trabajador menor de edad en un lugar de comida rápida en SLP; 2. El caso de la mujer apuñalada en la vía pública por un hombre en León y; 3. El empresario fallecido, posiblemente víctima de adulteración de bebidas en un antro en el Edomex. Estos hechos tienen un común denominador, la agresión a las víctimas fue visibilizada en las redes sociales con la exigencia a las autoridades de dar resultados.
En nuestro país, desde 2005, para combatir a la DO, diversas autoridades han tratado sin éxito de replicar el modelo que implementó Leoluca Orlando en Palermo en la década de los 90, de movilizar y articular a la sociedad para enfrentar al crimen. Pues bien, las redes sociales y el uso de celulares pueden lograr eso entre los jóvenes y con la nueva sociedad mexicana.
El involucramiento de la ciudadanía en el combate a las mafias es fundamental, anteriormente redoblaban las campanas del templo y la población acudía, en muchos casos llegando a linchar delincuentes. Ahora los hechos se denuncian por las redes sociales, la población se intercomunica y aporta pruebas, pero sobre todo visibiliza la actuación de la autoridad y le exige resultados.
Los medios de comunicación potencian a las redes sociales y son ideales para obligar a que las autoridades rindan cuentas, transparenten su actuación y que la ciudadanía las fiscalice. Es una alternativa de movilización y concientización social. Debemos considerar que los grupos delincuenciales hace tiempo que están implementando su estrategia de manejo de redes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Las Redes y la Denuncia Ciudadana

Daniel Cabeza de Vaca

En México hay 93.8 millones de usuarios de teléfonos celulares, que con el uso de las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación e interacción de la comunidad. Estas han probado ser un vehículo idóneo para la denuncia anónima ciudadana y la fiscalización ciudadana de la actuación de policías, Fiscales y Jueces. Recién nos han demostrado su alcance y efectividad cuando son replicadas en los medios de comunicación.
La población tradicionalmente ha desconfiado de la denuncia formal o anónima, y de los medios telefónicos y electrónicos implementados; en muchas ocasiones la delincuencia común y la delincuencia organizada (DO) han utilizado la denuncia anónima para desinformar a las autoridades. Sin embargo, hemos sido testigos de que, cuando se viraliza un hecho delictivo captado en video y que es publicado en las redes, la autoridad atiende la denuncia y la sociedad efectúa un verdadero escrutinio en esa vía.
Tres hechos recientes sirven como ejemplo: 1. La persona que golpeó a un trabajador menor de edad en un lugar de comida rápida en SLP; 2. El caso de la mujer apuñalada en la vía pública por un hombre en León y; 3. El empresario fallecido, posiblemente víctima de adulteración de bebidas en un antro en el Edomex. Estos hechos tienen un común denominador, la agresión a las víctimas fue visibilizada en las redes sociales con la exigencia a las autoridades de dar resultados.
En nuestro país, desde 2005, para combatir a la DO, diversas autoridades han tratado sin éxito de replicar el modelo que implementó Leoluca Orlando en Palermo en la década de los 90, de movilizar y articular a la sociedad para enfrentar al crimen. Pues bien, las redes sociales y el uso de celulares pueden lograr eso entre los jóvenes y con la nueva sociedad mexicana.
El involucramiento de la ciudadanía en el combate a las mafias es fundamental, anteriormente redoblaban las campanas del templo y la población acudía, en muchos casos llegando a linchar delincuentes. Ahora los hechos se denuncian por las redes sociales, la población se intercomunica y aporta pruebas, pero sobre todo visibiliza la actuación de la autoridad y le exige resultados.
Los medios de comunicación potencian a las redes sociales y son ideales para obligar a que las autoridades rindan cuentas, transparenten su actuación y que la ciudadanía las fiscalice. Es una alternativa de movilización y concientización social. Debemos considerar que los grupos delincuenciales hace tiempo que están implementando su estrategia de manejo de redes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Las Redes y la Denuncia Ciudadana

Daniel Cabeza de Vaca

En México hay 93.8 millones de usuarios de teléfonos celulares, que con el uso de las redes sociales se han convertido en un medio de comunicación e interacción de la comunidad. Estas han probado ser un vehículo idóneo para la denuncia anónima ciudadana y la fiscalización ciudadana de la actuación de policías, Fiscales y Jueces. Recién nos han demostrado su alcance y efectividad cuando son replicadas en los medios de comunicación.
La población tradicionalmente ha desconfiado de la denuncia formal o anónima, y de los medios telefónicos y electrónicos implementados; en muchas ocasiones la delincuencia común y la delincuencia organizada (DO) han utilizado la denuncia anónima para desinformar a las autoridades. Sin embargo, hemos sido testigos de que, cuando se viraliza un hecho delictivo captado en video y que es publicado en las redes, la autoridad atiende la denuncia y la sociedad efectúa un verdadero escrutinio en esa vía.
Tres hechos recientes sirven como ejemplo: 1. La persona que golpeó a un trabajador menor de edad en un lugar de comida rápida en SLP; 2. El caso de la mujer apuñalada en la vía pública por un hombre en León y; 3. El empresario fallecido, posiblemente víctima de adulteración de bebidas en un antro en el Edomex. Estos hechos tienen un común denominador, la agresión a las víctimas fue visibilizada en las redes sociales con la exigencia a las autoridades de dar resultados.
En nuestro país, desde 2005, para combatir a la DO, diversas autoridades han tratado sin éxito de replicar el modelo que implementó Leoluca Orlando en Palermo en la década de los 90, de movilizar y articular a la sociedad para enfrentar al crimen. Pues bien, las redes sociales y el uso de celulares pueden lograr eso entre los jóvenes y con la nueva sociedad mexicana.
El involucramiento de la ciudadanía en el combate a las mafias es fundamental, anteriormente redoblaban las campanas del templo y la población acudía, en muchos casos llegando a linchar delincuentes. Ahora los hechos se denuncian por las redes sociales, la población se intercomunica y aporta pruebas, pero sobre todo visibiliza la actuación de la autoridad y le exige resultados.
Los medios de comunicación potencian a las redes sociales y son ideales para obligar a que las autoridades rindan cuentas, transparenten su actuación y que la ciudadanía las fiscalice. Es una alternativa de movilización y concientización social. Debemos considerar que los grupos delincuenciales hace tiempo que están implementando su estrategia de manejo de redes. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular