Primer Debate de Candidatos a la Gubernatura del Estado de Chiapas

1128
En la conclusión del debate, los cuatro candidatos reiteraron sus principales propuestas e invitaron a las y los chiapanecos para acudir a las urnas el próximo 1 de julio.
En la conclusión del debate, los cuatro candidatos reiteraron sus principales propuestas e invitaron a las y los chiapanecos para acudir a las urnas el próximo 1 de julio.

* ENTRE LO MÁS RELEVANTE DEL PRIMERO DE DOS DEBATES, LOS CANDIDATOS A GOBERNADOR OFRECIERON COMBATIR LA CORRUPCIÓN Y TRASNPARENTAR EL GASTO

Tapachula, Chiapas; 13 de Mayo.- Este domingo por la noche se llevó cabo el primero de los dos debates que el órgano electoral tiene contemplados entre los cuatro candidatos al Gobierno del Estado, tres emanados de coaliciones de partidos políticos y un independiente.
En el encuentro participaron, Roberto Albores Gleason (PRI-PVEM-PANAL. Chiapas Unido y Mover a Chiapas); Rutilio Escandón Cadenas (Morena-PT-PES); José Antonio Aguilar Bodegas (PAN-PRD-MC), y el independiente, Jesús Alejo Orantes Ruíz.
Durante la participación de los aspirantes a la Gubernatura, se pidió conformar una comisión que investigue a fondo los señalamientos de desvíos de recursos y otras irregularidades de la administración que encabezó el exgobernador, Juan Sabines Guerrero.
Se habló sobre el tema de los bloqueos carreteros y de calles por parte de organizaciones sociales y del magisterio, en donde coincidieron que se tienen que atender las demandas y solucionar los problemas de raíz, antes del uso de la fuerza pública.
Coincidieron, cada quien bajo su estilo, que esas formas de protestas ahuyentan al turismo y que, por lo mismo, ocasiona daños a la economía y al desarrollo del Estado.
Se abordaron otros temas como el abastecimiento de medicamentos, la construcción de más centros de atención a la salud, la contratación de especialistas y otras mejoras en el ramo de la salud.
En la diversidad de opiniones, fueron incisivos en comprometerse a combatir la corrupción, a implementar medidas que permitan la transparencia en el uso y destino de los recursos públicos; el bajar los salarios de los funcionarios; a la atención de la infraestructura de escuelas, entre otros temas.
Con respecto a la Reforma Educativa, hubo opiniones encontradas, aunque todos coincidieron en que los estudiantes requieren de educación de calidad, en donde las estrategias a emplear sean analizadas de forma conjunta entre maestros, padres de familia y autoridades.
Se abordaron situaciones ancestrales como la marginación, la pobreza, la falta de oportunidades y empleos; los presupuestos gubernamentales, adquisiciones y otras responsabilidades de las autoridades.
Aunque sin llegar a fondo, hubo quien subrayó la importancia que tiene para la Chiapas la Zona Económica Especial (ZEE) y el Parque Agroindustrial, ambos en Puerto Chiapas, como los mecanismos para avanzar más rápido en el desarrollo económico de la Entidad.
También hicieron propuestas relacionadas al tema de la inseguridad, el combate a la delincuencia, el reforzamiento con equipo y más elementos de las corporaciones policíacas, capacitaciones, mejores salarios, el impulso a la Policía Turística y, sobre todo, el combate a la corrupción y la detención de los inculpados.
En esa parte, se cuestionó sobre la efectividad del Nuevo Sistema Penal Acusatorio y de los juicios orales, y las deficiencias económicas que hay en algunos municipios para poder cumplir con las tareas de seguridad.
Los candidatos se explayaron en temas como el de la agricultura, la ganadería, la pesca, la tecnificación del campo, el apoyo a campesinos; además del aprovechamiento de los recursos naturales y la energía sustentable.
En algunas partes del debate, uno o dos candidatos insistían en hacer señalamientos en contra de sus oponentes, quienes no respondieron y en lugar de ello, aprovecharon su tiempo en formular propuestas.
Lo que sí fue destacable, fue la desorganización total que hubo por parte de los organizadores, ya que al tratar de copiar el esquema del Debate Presidencial, realizaron un evento que parecía más bien una parodia.
Los tres moderadores insistían en sus preguntas y participaciones en querer confrontar a los candidatos entre ellos mismos y en contra del Gobierno del Estado.
A la hora de hacer las preguntas, aprovecharon ese espacio para hacer públicas sus propias opiniones en torno al Estado y su gobierno, además de que acusaban a determinado partido político u administración de los problemas en la Entidad.
También fue cuestionable la distribución de las preguntas y parecía que estaban hechas a modo, porque, por un lado se mostraban muy infantiles y, por otro, inquisidores en contra de determinado aspirante.
La contratación de fuereños para ser moderadores en el debate también fue severamente criticada, porque no se consideró a los chiapanecos y porque, en realidad, no aportaron nada de interés.
Faltos de ideas, algunos sacaron sus tarjetitas para leer respuestas; otros más evadieron las preguntas y, los peores, contestaron lo que se les ocurría.
El debate había generado alguna expectación entre los chiapanecos, aunque fueron muy pocos los que siguieron de cerca lo acontecido.
Como siempre ocurre después de este tipo de eventos, todos se autodeclararon ganadores y seguros que, ahora sí, ya convencieron a los electores.
Para muchos de los que saben de política, la opinión fue que solamente hubo perdedores, empezando por los organizadores. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello