Peligro en la Región por Segundo Arribo Masivo de Migrantes Centroamericanos

590
Preocupa a las Autoridades Mexicanas que en el Éxodo de Migrantes Lleguen Miembros de la Barrio 18 y MS 13.
Preocupa a las Autoridades Mexicanas que en el Éxodo de Migrantes Lleguen Miembros de la Barrio 18 y MS 13.

* Se Teme que Lleguen Maras Infiltrados y Aumente la Inseguridad.

Tapachula, Chiapas; 13 de Octubre.- Los Gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica y el de México, están preparados para recibir un gigantesco flujo de familias que iniciaron su travesía éste sábado, en miras de quedarse a vivir en alguna región del territorio nacional, principalmente en Chiapas, por la cercanía a la frontera.
La convocatoria civil para realizar esa repentina migración, fue realizada y retransmitida miles de veces a través de diversas redes sociales en Guatemala, Honduras y El Salvador.
Ante las respuestas emitidas por esos mismos medios, se cree que en las próximas horas podrían arribar a territorio chiapaneco miles de centroamericanos que entrarían al país de manera legal o por caminos de extravío.
Estos partirían de diversos puntos de sus naciones de origen y conformarían contingentes para que, una vez en Chiapas, soliciten refugio definitivo o algún salvoconducto para poder seguir su camino a otra entidad del país.
El primer grupo, de unas mil personas, partió en la tarde de este sábado desde la Gran Terminal de Autobuses (GTA) de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, donde los migrantes llegaron desde los departamentos de Colón, Atlántida, Francisco Morazán, Choluteca, Yoro, Cortés, Santa Bárbara y Las Islas de la Bahía.
Hay hombres y mujeres de distintas edades que viajan solos o en parejas, pero también familias enteras bajo el lema “Nos vamos porque queremos. Nos expulsa la violencia y la pobreza”.
Según los primeros reportes, hay quienes tratarán de ingresar legalmente a Chiapas, para inmediatamente solicitar al Gobierno Federal un status de asilo o uno parecido ante la Comisión de Ayuda a Refugiados (COMAR).
Muchos de los participantes en este movimiento han caído en la desesperación por las condiciones de miseria extrema, falta de oportunidades e inseguridad en sus comunidades, que los obligó a tomar esa determinación sin tener, incluso, una idea clara de sus destinos.
El ir agrupados de esa manera, según confirmaron varios de ellos a los medios de comunicación de aquella región, les permite afrontar juntos los peligros del viaje y a la negativa que puedan presentar las autoridades.
Algo similar estaba ocurriendo en los países vecinos de Guatemala y El Salvador, donde grupos considerables de personas habían partido hacia Chiapas, mientras que otros apenas iban llegando o se estaban organizando.
Ante todo ello, representantes de medios de comunicación de varias regiones del mundo se concentraron en las inmediaciones del río Suchiate, en espera de documentar la llega de esos flujos, incluso de aquellos que no puedan ingresar de manera legal y lo hagan en balsas.
El Gobierno de los Estados Unidos respondió de inmediato ante esa situación a través de su vicepresidente, Mike Pence, durante su participación en la II Conferencia de la Prosperidad y la Seguridad en Centroamérica, celebrada éste fin de semana en Washington.
Ahí, el funcionario norteamericano pidió a las familias centroamericanas que no se pongan en riesgo al tratar de ingresar ilegalmente a esa nación norteamericana.
El mensaje fue replicado en redes sociales, incluso por la encargada de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Honduras, Heide Fulton quien publicó «Necesitamos que las naciones en la región del Triángulo Norte refuercen este mensaje, Si no puede venir a EEUU legalmente, no debería venir».
Aún cuando se ha afirmado que los migrantes mismos están vigilando que en los contingentes no se mezclen delincuentes, no hay una estrategia oficial ni alguna otra que garantice que esa movilización sea utilizada por grupos delictivos, como los maras, para poder escapar de sus países, ante los operativos que se han implementado en su contra.
Se teme también que tratantes de personas pudieran estar aprovechando esa situación para formar grupos similares en esos países y cobrar a los migrantes.
Esta oleada migratoria es la segunda que se organiza en lo que va del año, ya que en Abril se hizo la primera, con la participación de unas mil personas que llegaron a territorio mexicano.
En esa ocasión, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, usó la noticia para promover la aprobación de nuevas restricciones migratorias.
En Chiapas, representantes de los sectores productivos y de la sociedad han expresado su preocupación porque, debido a su precaria condición económica en la que viajan, cada vez más centroamericanos participan en delitos en delitos como robo, asalto a mano armada y homicidios en la frontera sur. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello