A Migrantes Africanos ni los Documentan ni los Deportan, Deambulan en las Calles Dando Mala Imagen a Tapachula

360
AfrIcanos manifestaron que llevan más seis meses esperando que el INM les extienda el documento-salvoconducto, por ello ayer protestaron por tercera vez consecutiva.

*TERCER DIA DE PROTESTAS EN LAS INSTALACIONES MIGRATORIAS, TUVO QUE INTERVENIR LA POLICÍA FEDERAL PARA RESTABLECER EL ORDEN. *MIGRANTES EXIGEN LA DOCUMENTACIÓN QUE LES PERMITA CONTINUAR SU TRAYECTORIA RUMBO A ESTADOS UNIDOS. *YA QUE SE VAYAN.

Tapachula, Chiapas; 21 de agosto. – Por tercer día consecutivo, unos 300 africanos y haitianos se manifestaron en la explanada externa de la Estación Migratoria Siglo XII por supuestas irregularidades de la dependencia, pero fueron desalojados con el uso de la fuerza pública.
Desde el lunes, los extracontinentales se apostaron en la entrada de esas instalaciones y desplegaron mantas para exigir la atención del Gobierno Federal, que se las han negado desde hace seis meses.
En estos tres días llevaron a la opinión pública nacional e internacional la problemática que los mantiene retenidos en Tapachula, sin ser indocumentados.
Ellos arribaron a Chiapas a principios del año y se presentaron a las oficinas del Instituto Nacional de Migración (INM) para solicitar formalmente un oficio de salida, que es un documento legal que expide el gobierno de México para que puedan llegar hasta la frontera norte y solicitar asilo a Estados Unidos.
Es un trámite administrativo común que se ha expedido por años y sin contratiempo alguno, hasta ahora que, ni se los entregan ni los deportan; es decir, los tienen deambulando en las calles de la ciudad.
Por ello iniciaron sus protestas y lo único que pedían era que se les entregara el documento para poder seguir su camino,
Este miércoles llegó hasta ese lugar un comando de la Policía Federal y, en español y sin traductor, les dijeron que tenían que retirarse de ese lugar o serían desalojados.
Sin embargo, los extranjeros se negaron y señalaban a decenas de menores de edad que también están durmiendo en las calles por decisión de “alguien” desde algún escritorio.
Vino la propuesta de que serían escuchadas sus peticiones por parte del INM, pero la respuesta fue la misma: Que tenían que seguir esperando, sin fecha definida para la expedición del oficio de salida.
Por lo mismo, los extranjeros se volvieron a instalar en el plantón, pero momentos después, empezaron a llegar militares y federales adscritos a la Guardia Nacional (GN) y los desalojaron.
En la gresca, una mujer embarazada convulsionó y tuvo que recibir atención médica de emergencia, mientras que otra cayó desmayada a la mitad de la carretera que pasa por esas instalaciones y que une a la cabecera municipal con la zona rural alta.
Las otras que cayeron en crisis nerviosos, fueron auxiliadas por sus propios connacionales porque no llegaron los elementos de Protección Civil.
Los mismos extranjeros reunieron a los niños por grupos y los llevaron a un costado de la cinta asfáltica para evitar que fueran agredidos en el desalojo.
Esta vez no estuvieron los representantes de los derechos humanos ni las asociaciones civiles, que reciben millonarios recursos económicos y en proyectos porque supuestamente se ocupan de la atención de los migrantes y que, curiosamente, horas antes habían realizado un evento protocolario al sur de la ciudad.
Los africanos y haitianos tuvieron que retroceder. La mayoría regresó a sus tendales de plástico y cartón que han instalado en dos colonias irregulares cerca de la Estación Migratoria.
Regresaron llorando y diciendo a los medios de comunicación que no son delincuentes, ni ilegales ni transgresores de la ley, sino solamente personas extranjeras que decidieron cruzar el territorio mexicano con papeles.
Durante estos tres días reclamaron que no tienen agua, atención médica, comida, ropa y otros apoyos que dice el gobierno le está dando a los migrantes. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello