Fracasa Caravana de Migrantes; la Disuelven el INM y la Guardia Nacional en Tuzantán

659
Detuvieron al 90% de los migrantes, otros se entregaron de manera voluntaria y algunos huyeron por caminos de extravío, donde fueron perseguidos por los uniformados.

* EL CONTINGENTE CON CERCA DE MIL EXTRANJEROS QUE HABÍA PARTIDO LA MADRUGADA DEL SÁBADO DESDE EL PARQUE DE TAPACHULA, FUE DESARTICULADO A LA ALTURA DEL POBLADO “CRUZ DE ORO”.
* LOS DETENIDOS FUERON TRASLADADOS A LA ESTACIÓN “SIGLO XXI”. SERÁN DEPORTADOS EN LAS PRÓXIMAS HORAS.

Tapachula, Chiapas; 12 de Octubre.- La madrugada de este sábado, partió del parque central de Tapachula una nueva caravana de migrantes centroamericanos, cubanos, haitianos y algunos africanos, hacia el centro del país, esto, ante la falta de respuesta del Gobierno Federal a través del Instituto Nacional de Migración (INAMI) de entregar la Visas por Razones Humanitarias u salvoconductos que les permitiera avanzar de manera legal.
El contingente de aproximadamente mil migrantes, entre hombres, mujeres y niños con algunas mochilas en hombros y algunos recipientes con agua, abandonaron esta ciudad, a la que consideraban una cárcel debido a la falta de atención de las autoridades migratorias y avanzaron en busca de lograr su objetivo, ya que siempre manifestaron que no les gusta Tapachula, y así poder llegar al norte del país.
Aunque se esperaba que en este éxodo masivo participarán los más de 3 mil 500 africanos que permanecen varados desde hace más de 5 meses en la frontera sur, la mayoría de ellos no lo hicieron, ya que consideraron que no existía una buena organización ni la logística para el desplazamiento por la Costa chiapaneca.
Y es que, los africanos querían partir entre lunes o martes y no éste sábado como lo hicieron los centroamericanos e isleños, por lo que el grueso de estas personas optaron por permanecer en su campamento improvisado, en el que han estado desde hace más de 50 días.
Los migrantes de diversas nacionalidades habían permanecido en Tapachula desde hace meses, y habían tratado a través de las formas legales resolver su situación migratoria, sin embargo, no fueron atendidos por las autoridades correspondientes.
Durante su estadía en Tapachula, los extranjeros que habían entrado de manera ilegal a territorio mexicano, realizaron los trámites de regularización ante el Instituto Nacional de Migración, en donde solicitaban las Visas por Razones Humanitarias y Tarjetas de Residencia Permanentes, pero tras meses de espera nunca se las entregaron.
Con la intención de poder continuar su camino de manera libre por territorio nacional, algunos iniciaron con los trámites de asilo en las oficinas de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) y luego de meses de acudir a sus citas nunca obtuvieron el documento.
«Decidimos salir en esta caravana porque no hemos tenido respuesta de las autoridades, llegamos desde hace 6 meses a Tapachula y realizamos nuestros trámites ante migración y no obtuvimos respuesta, las condiciones en las que estábamos eran muy malas» señaló un migrante hondureño.
Aún cuando los migrantes que participaron en la caravana estaban conscientes de la odisea que enfrentarían durante la caminata, no tuvieron miedo, ya que su intención era de establecerse en otros Estados del país, en donde existan mejores condiciones de vida.
Los más de mil migrantes que integran la caravana caminaron por la carretera Costera y ni aún las altas temperaturas que se registran en la zona los detuvo, ya que el contingente avanzaba de manera rápida por los municipios del Soconusco.
Desde su salida, los migrantes fueron custodiados por patrullas de la Policía Federal y elementos de Protección Civil, quienes iban atentos a prestar cualquier auxilio a los que participaban de este éxodo masivo.
Cabe hacer mención que al llegar al municipio de Huehuetán, algunos de los migrantes que se habían rezagado del contingente fueron detenidos por elementos del Instituto Nacional de Migración, y de manera extraoficial se conoció que fueron 150, el número de asegurados.
Guardia Nacional e INAMI Frenan
Paso de Caravana Migrante
El contingente caminó por la carretera Costera, cuya vía de Tapachula a Huixtla fue cerrada no solo por los trabajos de mantenimiento, sino por el paso del contingente, que sólo se detuvo por algunos lapsos para hidratarse, toda vez que, la intensión era de avanzar lo más pronto posible y abandonar la frontera sur, en donde señalaban haber vivido situaciones adversas, debido a la falta de comida y de techo durante los meses en que estuvieron varados.
Tras 12 horas de caminata, al llegar al crucero denominado «Cruz de Oro» del territorio de Tuzantán, elementos de la Guardia Nacional, de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración desplegaron un fuerte operativo para frenar el paso de los migrantes; el personal castrense con equipo antimotín replegaron al contingente.
El operativo de contención frenó el avance del contingente, mientras que personal de la Guardia Nacional pedía a los migrantes entregarse de manera voluntaria para evitar cualquier confrontación, por lo que el ambiente estuvo tenso por varios minutos, ya que los extranjeros se rehusaban a ser asegurados.
Al ver el despliegue del operativo, algunos migrantes, principalmente aquellos que llevaban menores de edad se entregaron de manera voluntaria a las autoridades y fueron subidos a las camionetas del Instituto Nacional de Migración, mientras que otros se internaron entre caminos de extravío con tal de evitar ser detenidos, sin embargo, los uniformados los persiguieron, logrando detenerlos.
Los asegurados fueron trasladados en vehículos del Instituto Nacional de Migración y camiones de la Guardia Nacional hacia la Estación Migratoria “Siglo XXI”, en donde se espera sean deportados a sus países de origen.
Tras esta acción, la caravana de migrantes de centroamericanos, cubanos, haitianos y africanos fue desarticulada, y con ello se confirma la postura del Gobierno Federal, de no permitir que los extranjeros salgan de la frontera sur, ante la presión que ha hecho el Presidente de los Estados Unidos de imponer aranceles si México no cumple con el pacto migratorio. EL ORBE/ Marvin Bautista