Detienen al Ex Director de SPM por Agresión a los Pobladores de Pavencul en el Palacio Municipal

400
El “Lunes Negro”, Decenas de pobladores fueron golpeados y llevados al sótano de la Alcaldía, donde fueron torturados por elementos de la Policía Municipal.

* PEDRO ENOC N Y OTROS OCHO POLICÍAS PARTICIPARON EN LA DETENCIÓN, GOLPIZA Y TORTURA DE INDÍGENAS MAM, QUIENES HABÍAN LLEGADO AL AYUNTAMIENTO A EXIGIR OBRAS PARA SUS COMUNIDADES.
* LOS HECHOS OCURRIERON EL 27 DE ENERO DE 2020 DURANTE LA ADMINISTRACIÓN DEL EXTINTO OSCAR GURRÍA.

Tapachula, Chiapas; 11 de Febrero del 2021.- En las últimas horas, un grupo especial de la Fiscalía General de la República (FGR) arribó a la ciudad y cumplió nueve órdenes de aprehensión giradas por un Juez federal en contra del exsecretario de Seguridad Pública Municipal, Pedro Enock N, y ocho personas más.
Todas las acciones, emprendidas a través de Fiscalía Especial en Materia de Derechos Humanos (FEMDH) y la colaboración de elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM), se realizaron en diversos puntos de la ciudad, sin que se reportara resistencia.
De acuerdo a lo que se les notificó a los detenidos en el momento de su aprehensión, son investigados por la probable responsabilidad en la comisión del delito de tortura en contra de indígenas mam que se encontraban en la plaza central el 27 de Enero del año pasado, durante una manifestación pacífica.
Lo que se dijo en aquel entonces, es que cientos de pobladores del ejido Pavencul y comunidades aledañas, de la zona alta de la localidad, habían llegado a la cabecera municipal para exigir al exalcalde, Oscar Gurría Penagos, que cumpliera con sus compromisos de campaña en torno a la construcción de obras.
Para ello, una comisión de los campesinos decidió participar en una reunión con funcionarios municipales en una sala de la alcaldía, mientras que sus compañeros quedaron en espera de los acuerdos.
Sin embargo, alguien desde el Ayuntamiento decidió dar la orden de desalojarlos con el uso de la fuerza pública, y por ello, centenares de policías arremetieron contra los indígenas.
En las pruebas aportadas por las víctimas, entre fotos y videos, se pudo observar que los uniformados les dispararon gases lacrimógenos y los agarraron a golpes con equipos antimotines.
Algunos de los campesinos fueron agarrados a patadas por varios elementos y después los arrastraron hacia el sótano de ese edificio.
En la vergonzosa acción de abuso de poder de la entonces administración local, también fueron agredidos varios periodistas que cubrían los hechos.
Así, 42 de todos ellos fueron privados de su libertad, esposados y presentados como delincuentes en la Fiscalía de Distrito Fronterizo.
Una vez que declararon y se iniciaron las primeras diligencias, las autoridades corroboraron que los detenidos eran en realidad las víctimas, por lo que fueron liberados horas después, pues no había delito que perseguir.
Pero el proceso judicial y de organismos nacionales continuó su marcha, aún cuando un mes después de los hechos Oscar Gurría falleció de manera repentina, con este hecho se creía que todo quedaría engavetado.
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se trasladó, días después, para escuchar las versiones de los agredidos y comprobar las heridas y lesiones que les dejó como saldo la arremetida policial.
También Peritos de la Fiscalía de la República legaron a Tapachula para recabar todos los datos posibles que permitieran dimensionar lo ocurrido aquel día, conocido popularmente como “Lunes negro”.
Se estima que el Juez que lleva el caso tuvo los elementos necesarios para liberar esas órdenes de aprehensión, aunque se desconoce si son las únicas, o habrá más.
De los otros ocho detenidos, solamente se sabe que son elementos de esa misma dependencia policiaca, quienes tendrán que aportar datos para alegar su inocencia y señalar sobre quién o quiénes les dieron la orden.
Las órdenes de aprehensión fueron giradas por un Juez de Control con sede en el Centro de Justicia Federal, después de que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), aportara pruebas suficientes para imputarles su probable participación como autores materiales en la comisión del delito de tortura.
Se espera que, en las próximas horas, se les dé a conocer a los detenidos si podrán continuar su situación jurídica fuera de la cárcel, o se les dictará auto de formal prisión.
Así también, que las autoridades informen sobre los avances del expediente y qué tipo de sanción tendrán aquellos que resulten responsables intelectuales o materiales. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello