Países Centroamericanos Solicitan a EEUU que Repatriados Vayan a su Lugar de Origen y no los Dejen en Tapachula

218
El Observatorio Consular y Migratorio de Honduras Sostuvo una Reunión Para Evaluar la Situación.

* HONDURAS, GUATEMALA, ENTRE OTROS EXIGEN RETORNOS SEGUROS DE SUS CONNACIONALES HACIA SU PAÍS DE ORIGEN.

Tapachula, Chiapas; 19 de octubre.- Datos revelados por el Gobierno de Guatemala indican que desde el 22 de agosto a la fecha se han deportado a más de 10 mil migrantes de ese país; sin embargo, Honduras no tiene este registro, debido a las horas que sus compatriotas han retornado.
En total son 41 mil 362 hondureños indocumentados los que han sido enviados desde México, Estados Unidos y Centroamérica en lo que va del año, según un informe del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras.
El 87,9 por ciento de ellos provienen de México, un 10.8 de Estados Unidos y el 1,3 fueron regresados de países de Centroamérica tras su intento de llegar a Norteamérica.
Por otro lado, se informó que el gobierno de Honduras, a través de la Fuerza de Tarea de Atención al Migrante Retornado, solicitó a los gobiernos de Estados Unidos, México y Guatemala garantizar un retorno digno y seguro.
La petición surge luego del recorrido y supervisión que realizó la primera dama, Ana García de Hernández, junto a los demás integrantes de la Fuerza de Tarea, la semana anterior en el punto de Corinto, frontera de Honduras con Guatemala, donde conoció la situación actual de los migrantes.
Por ello, la esposa del mandatario hondureño sostuvo una reunión con la encargada de Negocios de la embajada de Estados Unidos, Colleen Hoey; el embajador de México en Honduras, David Jiménez; el de Guatemala, Eduardo Antonio Escobedo, y representantes de organismos internacionales, donde reveló la preocupante situación que atraviesan sus compatriotas.
Y es que en las últimas semanas se ha reportado que los migrantes de esa nación son dejados en horas de la madrugada a unos 500 metros de la frontera hondureña, para que caminen hacia el Centro de Atención, pese a que los servicios de recepción están cerrados.
Esta situación encendió las alarmas entre las autoridades del Gobierno de Honduras y los organismos de protección de los Derechos Humanos, debido al riesgo al que se exponen, en especial la niñez, las personas con discapacidad, las mujeres embarazadas y los adultos mayores, que son regresados al país.
En ese sentido, Hernández solicitó a Estados Unidos y México volver a la normalidad y retomar los horarios en función en los protocolos que ya estaban establecidos, para la deportación de migrantes, y de esa forma garantizar un retorno digno y seguro.
Antes de la crisis provocada por la pandemia de la covid-19, los horarios de recepción de migrantes en la frontera de Corinto estaban establecidos de 6:00 de la mañana a 6:00 de la tarde, y en la actualidad se busca ampliar el horario de 5:00 a 10:00 de la noche.
García de Hernández detalló que «los buses están llegando con los compatriotas después de la hora establecida, cuando el personal de las diferentes instituciones ya no está disponible y eso nos preocupa, porque los migrantes que llegan no reciben la asistencia humanitaria, simplemente son dejados allí, sin la oportunidad de recibir ese apoyo que normalmente sí podemos dar en nuestros Centros de Atención al Migrante Retornado (CAMR)».
Asimismo, pidió al Gobierno de los Estados Unidos que al ordenar el retorno de sus compatriotas, en lugar de dejarlos en México, los envíen directamente a Honduras, como se había trabajado en los últimos siete años.
Para ello, el Gobierno de Honduras ejecutará un Plan de Contingencia para Retornos no Coordinados, a partir del próximo miércoles, con el propósito de garantizar una atención de calidad, digna y asistida para los hondureños repatriados.
De igual forma, se contará con el apoyo de las autoridades de la Secretaría de Salud, las cuales buscarán alternativas, para recibirlos, hacerles sus controles sanitarios y pruebas de covid-19, y de esa manera evitar que lleguen en horas de la madrugada en condiciones vulnerables.
La coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas, en el país, Alice Shackelford, dijo que como organismo internacional continuarán apoyando a Honduras y abogando para que se respeten los Derechos Humanos de las personas en condición de movilidad.
De acuerdo con la diplomática de la ONU, es importante garantizar la asistencia humanitaria para los migrantes que salen del país, como para los que son retornados; es por ello que en la reunión se acordó que el trabajo que realiza la Red Humanitaria que integra a las instituciones cooperantes, liderada por la ONU y Copeco en la frontera norte, sea coordinada y articulada con el Plan de Contingencia que el Gobierno ha preparado con las demás instituciones. EL ORBE / M. Blanco