Murió Indigente en la Banqueta de una Casa

404
Murió Indigente en la Banqueta de una Casa
Murió Indigente en la Banqueta de una Casa

 

* En la Colonia Montenegro.
* No se le Conocía Familia.

El Cadáver Quedó en Calidad de Desconocido.

Tapachula, Chiapas; 10 de octubre.- Vecinos del cantón Monte Negro en días pasados subieron a las redes sociales que una persona de la tercera edad se encontraba muy enfermo y que no tiene familia que lo apoyara con sus alimentos; desafortunadamente no hubo respuesta de ninguna autoridad, por lo que los lugareños le dieron de comer pero este ya no toleraba los alimentos, y finalmente este martes al filo de las 13:30 horas, se percataron que se ya encontraba sin vida, recostado sobre su costado izquierdo en la banqueta de la calle principal esquina con la entrada a la colonia San Luis II, motivo por el cual solicitaron el auxilio al servicio de emergencias indicando que El Tío estaba muerto en la vía pública.
De inmediato se activó la alerta general para las corporaciones policíacas, acudiendo al lugar personal de la Policía Municipal Mando Único, quienes al verificar los hechos acordonaron el área y solicitaron la intervención del personal de servicios periciales de la Fiscalía Especializada de Atención a Migrantes.
Minutos más tarde el personal de criminalística se presentó al domicilio indicado, al llegar tuvieron a la vista el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino de 82 años de edad, quien vestía playera roja y una chamarra color beige, las piernas tapadas con un cobertor color guinda con naranja y nylon negros.
Al ser revisado minuciosamente no presentaba lesiones provocadas por armas punzo cortantes o de fuego ni golpes, pero sí una desnutrición severa y su muerte presuntamente fue por hipertensión derivadas de las fuertes lluvias y de dormir toda la noche a la intemperie.
Los vecinos dijeron que todos lo conocían y le apodaban “El Tío”, que en vida respondió al nombre de Rigoberto “N”, contaba con 82 años de edad, era originario de Guatemala.
En platicas les dio a conocer que tenía un hijo pero que cuando el niño tenía 8 años lo dejó de ver y este actualmente vive en Estados Unidos, pero ni siquiera saben su nombre.
Una vez que se dieron por terminadas las primeras diligencias, levantaron y trasladaron el cadáver al Servicio Médico Forense para que le fuera practicada la necropsia de ley, cabe mencionar que el cuerpo quedó en calidad de desconocido y de no ser identificado será enterrado en la fosa común. EL ORBE / Álvaro Islas Hernández