Perro Salvó la Vida de su amo

484
Perro Salvó la Vida de su amo

*En la Colonia “Santa Rosa La Joya”

*David “N” de 71 Años, Cayó al río Texcuyuapan y su Mascota Llamó la Atención de los Vecinos
*Las Personas que lo Socorrieron, Señalan que no Tenían Cómo Enterarse del Percance del Señor, Pero el can no Dejaba de Ladrar Pidiendo Ayuda

Tapachula, Chiapas; 14 de julio.- Una persona de la tercera edad cayó a un voladero desde aproximadamente 25 ó 30 metros de profundidad, que se ubica en la colonia “Santa Rosa La Joya”. Habitantes de la avenida Aguacate manzana 1 lote 2, dieron a conocer que de no haber sido por un perro que ladraba sin cesar, no se podrían haber dado cuenta de lo que sucedía.
La insistencia del perro los obligó a salir y al asomarse a la orilla del voladero, donde se encuentra un basurero clandestino, vieron que entre las piedras del río Texcuyuapan, se podía apreciar a una persona del sexo masculino que sangraba de la cabeza.
El señor Antonio “N” solicitó al 911 emergencias, la intervención y presencia de los cuerpos de rescate y médicos, para que pudieran recuperar a esta persona y brindarle la atención adecuada.
Elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos y de la Cruz Roja, acudieron al sitio e ingresaron por donde se encuentra la potabilizadora de agua a la altura de la colonia San Silvestre y al tener a la vista a la persona afectada, descendieron y pudieron rescatar a la persona que dijo responder al nombre de David “N” de 71 años de edad, quien al parecer se encontraba bajo los efectos del alcohol.
Esta persona presentaba una herida en la cabeza del lado izquierdo y golpes en diferentes partes del cuerpo. En coordinación con los elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos, de los Paramédicos de la Cruz Roja y algunos vecinos, pudieron subir a la víctima, que fue llevada a bordo de la ambulancia al Hospital General.
Cabe hacer mención que esta persona le debe la vida a su fiel perro, que no dejó de ladrar hasta lograr llamar la atención de la gente, para que pudieran brindarle la atención a su amo. EL ORBE / Roberto Corado Mosqueda