Pésima Obra de Drenaje en “San Antonio Cahoacán”

1522
Pésima Obra de Drenaje en “San Antonio Cahoacán”
Pésima Obra de Drenaje en “San Antonio Cahoacán”

 

*Denuncian Colonos.
Tapachula, Chiapas; 7 de Marzo.- No ha sido concluida y una obra de introducción de tubería para el drenaje ya presenta desperfectos, denunció Dora Ortiz Escobar, habitante de la colonia San Antonio Cahoacán, al Suroriente de la ciudad.
Según los ingenieros la planta de tratamiento de aguas residuales ya está terminada, pero aun no la ponen a funcionar y las aguas negras siguen provocando contaminación porque corren a flor de tierra.
El responsable de la empresa constructora, de quien se desconoce su nombre, no se ha visto para hacerle ver los desperfectos, entre ellos que las tapas de los pozos de visita ya se rompieron por la pésima calidad de los materiales utilizados, y lo mismo le ocurre a los registros ubicados afuera de cada domicilio.
Denunció que la responsable de INDEMAS, Lulú Bonilla, casi no se aparece y cuando lo hace es solo para ocasionar confrontación, ya que desconoce las anomalías de la obra.
Muchas de las tapas fueron rotas por el maquinista porque no les pusieron señalamientos, además la tubería del agua entubada ha sido dañada y actualmente decenas de familias están sin servicio y tampoco Coapatap busca una solución.
El tubo de PVC que va a la fosa de tratamiento quedó por encima y a pesar de hacerles la observación, los de la constructora se han negado a cubrirlo, toda vez que existe el temor que sufra algún daño y se tire al agua sucia a la vía pública. En un arroyo por encima del cauce dejaron un tubo y cuando aumente su caudal en época de lluvias será arrastrado, porque siempre se rebalsa.
El trabajo de la colonia “Venustiano Carranza” quedó bien hecho porque fue otra constructora, mientras que en San Antonio Cahoacán es un desorden.
Ortiz Escobar señaló que tampoco es tomada en cuenta toda la comunidad y temen que un reducido grupito vaya a firmar de recibido y los problemas serán peor porque carecen de personalidad jurídica. EL ORBE/Rodolfo Hernández González