Cuerpos Policíacos Deben Establecer Nuevas Estrategias Contra la Inseguridad

716
Cuerpos Policíacos Deben Establecer Nuevas Estrategias Contra la Inseguridad
Cuerpos Policíacos Deben Establecer Nuevas Estrategias Contra la Inseguridad

 

Tapachula, Chiapas; 21 de febrero.- Dos supuestos grupos delictivos de bandas juveniles han emprendido una guerra sin cuartel entre ellos hasta la muerte, en una virtual disputa de la región del Soconusco, en la que los ciudadanos están en medio.
Por ello, la estabilidad social, la paz y la seguridad que en toda su historia ha tenido el Istmo, la costa, la sierra y la frontera sur de Chiapas, estarían en peligro si no se aplican medidas emergentes.
Con esto se conjugan diversos hechos de inseguridad ocurridos en Tapachula y en los municipios aledaños, que van desde asesinatos, asaltos a mano armada, extorsiones, entre otros.
Esa situación está provocando pánico entre la población que, de entrada, evitan que sus hijos acudan a centros recreativos y de diversión, o que salgan de sus casas por las noches.
De nada ha servido que diversos sectores de la población reporten insistentemente que hay infinidad de vehículos sin placas o de otros estados, con vidrios polarizados y con gente sospechosa conduciendo en los municipios de la frontera sur, y que pasan frente a los policías, sin que sean revisados.
Eso hace suponer la posibilidad de que haya impunidad, corrupción o contubernio entre potenciales delincuentes y elementos policiacos.
Incluso entre las bandas delictivas, como la Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18, se amenazan unos a otros a través de medios electrónicos pero, de paso a la sociedad.

CEFERESO… COINCIDENCIA O REALIDAD
Sin hacer recuento de todas las múltiples protestas que la sociedad ha hecho desde que el Centro Federal de Reinserción Social (CEFERESO) No. 15, ubicado en el municipio de Villa Comaltitlán, estaba en construcción hasta la fecha, la llegada de criminales de alta peligrosidad hacia esa cárcel coincide con las fechas desde que se empezó a incrementar los niveles de inseguridad en el Soconusco, sobre todo en Tapachula.
Lo peor de todo es que derivado de los motines que han ocurrido en el interior de otras cárceles en México, como los ocurridos en la de Topo Chico, en Monterrey Nuevo, León, en donde han fallecido reclusos en enfrentamientos y muchos más heridos, han sido trasladados a otros estados del país, incluyendo a Chiapas.
También han llegado al Cefereso de Villa Comaltitlán, reclusos de un penal ubicado en el Estado de Tamaulipas, en donde cumplían sus sentencias por delitos federales, como secuestro, extorsión, homicidio, tráfico de drogas y de seres humanos, entre otros.
Para nadie es un secreto que esos reos, considerados de alta peligrosidad, salen de ese penal para que sean llevados a declarar a los juzgado de la región, porque se cometió el “pequeño error” de no dejar ese tipo de oficinas en el interior del Cefereso, tal y como lo marca la ley. ELORBE / Ildefonso Ochoa Argüello