Miles de Migrantes Deambulan en Tapachula; Temeroso el Sector Comercial y la Ciudadanía

151
Miles de Migrantes Deambulan en Tapachula; Temeroso el Sector Comercial y la Ciudadanía
Miles de Migrantes Deambulan en Tapachula; Temeroso el Sector Comercial y la Ciudadanía

*Se Desploman las Ventas y el Turismo en la Región.

Tapachula, Chiapas; 07 de noviembre. – Luego de que las autoridades federales decidieron cerrar este lunes las instalaciones de la Feria Mesoamericana, la cual había sido habilitada como albergue temporal, miles migrantes que estaban en ese lugar ahora deambulan en varias zonas de la ciudad.
De esos grupos, poco más de tres mil son los que obtuvieron una Cédula Única de Registro Poblacional (CURP) para poder vivir en Tapachula, sin opción de salir de la ciudad, en tanto las autoridades resuelven sobre la solicitud que interpusieron para ser aspirantes a refugiados.
La respuesta podría llegar hasta finales de diciembre o hasta principios de enero, cuando ya se encuentre en funciones el nuevo gobierno federal.
A esos migrantes también se han unido otros que ya estaban en la ciudad de manera irregular y que, aprovechando el fenómeno de las caravanas ocurridas en las últimas tres semanas, buscan regularizar su situación.
En virtud de que, casi en su totalidad, esos extranjeros de Honduras, Guatemala y El Salvador, llegaron a la frontera sur del país en extrema pobreza, carecen de recursos para poder sobrevivir.
Por eso, grupos de diez a veinte extranjeros se ha apostado en diversos cruceros de la ciudad para pedir limosna a los conductores, pero su sola presencia ha causado preocupación.
A través de sus representantes, el sector comercial establecido y de prestadores de servicios, han señalado en los últimos tres días que la sociedad en Tapachula vive en estado de psicosis, porque temen que entre los migrantes se hayan infiltrado delincuentes y puedan quedarse a operar en la región.
Indicaron que varios migrantes aprovechan que organismos de derechos humanos se propasan en protegerlos para abusar de esa condición.
Por ejemplo, indicaron que han entrado a las negociaciones a exigir que les entreguen dinero “porque los mexicanos ahora tienen la obligación de mantenerlos”.
Algo similar ocurre en los cruceros de la ciudad, entradas y salidas, en donde hay grupos de hasta diez personas que se acercan a los conductores a pedirles dinero.
En otros casos, según comentaron, extranjeros se han introducido a restaurantes a pedir comida “y cuando les preguntan si llevan dinero para pagar, señalan que si no le dan de comer los acusarán con Derechos Humanos por discriminación”.
Según el reporte de la Cámara Nacional de Comercio local, las ventas han disminuido en alrededor del 70 por ciento desde que han llegado los migrantes a la Costa de Chiapas.
En esa misma dimensión, según el organismo empresarial, se ha alejado el turismo de Tapachula y de los municipios aledaños y que eso ya está provocando una crisis económica.
Adelantaron que eso podría generar que la edición 2018 del programa “Buen Fin”, a celebrarse en todo el país del 16 al 19 de este mes, para el caso del Soconusco podría fracasar.
Lamentaron que los operativos que se venían desarrollando en la ciudad en contra de las pandillas y de las personas que han ingresado de manera ilegal al país, se vean limitadas ante la presencia de los extranjeros que esperan en las calles de la ciudad, la respuesta a su solicitud de refugio.
Mientras eso ocurre, la caravana de salvadoreños que estuvo durante dos días en el municipio de Huixtla, este miércoles partió caminando hacia Mapastepec, sin la vigilancia policíaca que habían tenido, por los bloqueos.
Por su parte, la primera caravana de hondureños, conformada por unas 4 mil personas, seguía en la Ciudad de México en espera de consensar las acciones a seguir.
Tras de ellos, la segunda caravana de hondureños, continuaba su paso por el estado de Oaxaca y habían salido de Tapanatepec, aunque las manifestaciones y bloqueos de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), habían alentado su marcha.
De igual forma, en la franja limítrofe entre México y Guatemala se intensificaron los operativos de seguridad, luego de que cientos de migrantes de diversas nacionalidades se estaban concentrando en la comunidad fronteriza de Ayutla, en territorio chapín, con claras intensiones de cruzar hacia Chiapas de manera ilegal.
Por ello, el Puente Internacional Rodolfo Robles sigue cerrado al paso vehicular y, en ambos lados de la frontera, fueron reforzados los portones ante una posible irrupción violenta como las dos que protagonizaron las caravanas de hondureños, quienes arremetieron pedradas a elementos de la Policía Federal.
Se dijo que ese nuevo éxodo de centroamericanos podría estar esperando que llegaran hasta Ayutla otros grupos que aún cruzan el territorio guatemalteco.
Organismos sociales opinan que en esa nación hay entre siete y diez mil indocumentados que están aún tratando de llegar a la frontera con México, mientras que hay la alerta de que otras caravanas podrían partir en las próximas horas de otras naciones como Brasil, Venezuela, Ecuador y Nicaragua. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello