Detectaron VIH, Tuberculosis e Influenza en Caravanas Migrantes

583
Detectaron VIH, Tuberculosis e Influenza en Caravanas Migrantes
Detectaron VIH, Tuberculosis e Influenza en Caravanas Migrantes

*Afirman Autoridades de Salud.

Tapachula, Chiapas; 17 de Diciembre.- Autoridades de Salud en la Ciudad de México informaron a medios de comunicación que, al atender a las caravanas de migrantes que estuvieron en la capital del país, se detectaron posibles casos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), tuberculosis, influenza y otras enfermedades, incluso la posibilidad de uno de sarampión.
Sin precisar las cantidades de las personas infectadas ni sus identidades, se dijo que en la atención de la salud de los migrantes participaron varias dependencias y organismos internacionales.
En el resumen de las acciones emprendidas, se dio a conocer que se aplicaron vacunas contra la influenza, difteria y tétano, además de otras atenciones a enfermedades comunes.
Hasta ahora no se ha confirmado, de manera oficial, los diagnósticos y si los migrantes con esos padecimientos infectaron a su paso por territorio nacional a otras personas, o si hay alguna investigación en torno a ello.
Sectores de la sociedad han externado su preocupación porque miles de esos migrantes han quedado varados en algunas ciudades en espera de la resolución de su estadía migratoria, como el caso de Tijuana, en Baja California, o el de Tapachula, en Chiapas.
En el primero de esas situaciones, miles de centroamericanos quedaron varados luego de que en varios intentos por ingresar a territorio norteamericano fueron frenados con la fuerza pública; mientras que los que han solicitado de manera formal su estancia en calidad de refugiados o por asilo, no les han dado respuesta.
En el sur pasa algo similar. Unas 3 mil 200 personas presentaron esas solicitudes para quedarse a radicar en alguna región del país y, lo último que se sabía, es que ya se habían concedido más de mil, pero los otros seguían deambulando en la ciudad hasta que les den a conocer la resolución.
Al cerrar los centros asistenciales para esas personas en el Soconusco, no hay un control preciso de dónde están, qué hacen y, sobre todo, si requieren de ayuda médica urgente. Tan sólo se les brinda ese servicio si alguno de ellos acude a solicitarlo al sector Salud.
La atención de los migrantes en ambas ciudades y en otras en las que decidieron quedarse durante su viaje desde Centroamérica, es solamente para aquellos que lo requieren y no una búsqueda intencionada de algún mal endémico.
Se cree que muchos de los que pudieran estar contagiados ni siquiera lo saben, pues hay enfermedades que no presentan síntomas durante mucho tiempo, hasta que el daño ya está avanzado.
No hay un cerco epidemiológico como tal en la frontera sur ni en el resto del país para saber si quienes cruzan hacia México, de manera legal o ilegal, pudieran llegar con alguna enfermedad contagiosa o degenerativa.
Lo más que se ha podido hacer es instalar módulos de atención médica en lugares de alta concentración de migrantes, como los parques y albergues.
Se espera, por beneficio a los migrantes que cruzan por México en busca de llegar a los Estados Unidos o para aquellos que pretenden quedarse en tierra azteca, se impulse un verdadero programa para atender sus problemas prioritarios, sobre todo el de su salud, como parte de sus garantías individuales.
Así también, que con esas acciones se garantice el bienestar médico del resto de los ciudadanos y de sus visitantes. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello