Se Incrementan Casos de Leucemia en Niños de la Región

244
Se Incrementan Casos de Leucemia en Niños de la Región
Se Incrementan Casos de Leucemia en Niños de la Región

Berenice Perla Posada, la declarante.
* Exhortan a Realizar Valoraciones Constantes a los Infantes.
Tapachula, Chiapas; 9 de Febrero.- Ante el incremento de casos de leucemia, segunda causa de muerte de niños en México, exhortan a los padres de familia a estar más al pendiente de sus hijos.
La médico Berenice Perla Posada, pediatra de la Fundación Ayudarmed, informó que esta terrible enfermedad es un monstruo silencioso y los síntomas del cáncer infantil pueden a veces ser inespecíficos, es decir, pasar desapercibidos, como pérdida de peso, crecimiento de bolitas, fiebres sin una razón aparente, crecimiento del abdomen, incluso en los ojos pueden haber algunos cambios, dependiendo del tipo de cáncer una coloración anormal, puntos blancos en los ojos, moretones sin una razón aparente, sangrado sin razón aparente.
Precisó que uno de los principales problemas con esta enfermedad es que el 50% de la población carece de seguridad social, por lo que la Fundación Ayudarmed, a partir del 13 de Febrero, hará valoraciones pediátricas en sus instalaciones ubicadas en la 11ª Calle Poniente, esquina con 4ª Avenida Norte, a partir de las 10 de la mañana, con la finalidad de beneficiar a las familias de escasos recursos económicos.
El diagnóstico temprano de cualquier tipo de cáncer infantil beneficia en mucho al paciente, e indicó que en la zona el principal cáncer es la leucemia, que son alteraciones en la sangre, “nosotros queremos meter esa idea en la población que se practique la prevención, porque según las estadísticas es la segunda causa de muerte en niños, no deberían de morir los niños”.
Perla Posada manifestó que hay diferentes tipos de leucemia y la más común en niños es la linfoide aguda y si se diagnostica a tiempo, el pronóstico de sobrevida es de un 80%, además depende del tipo de leucemia, la edad del paciente al momento del diagnóstico, ya que no es lo mismo un niño menor de un año que un niño mayor de 10 años, así como el tiempo que se llevó el diagnóstico. EL ORBE / Rodolfo Hernández González