Unen Esfuerzos México y Centroamérica Contra Las Pandillas de Maras y Barrio 18

391
Unen Esfuerzos México y Centroamérica Contra Las Pandillas de Maras y Barrio 18
Unen Esfuerzos México y Centroamérica Contra Las Pandillas de Maras y Barrio 18

Tapachula, Chiapas; 18 de Marzo.- Los Gobiernos de México, Guatemala, El Salvador y Honduras trabajan de manera conjunta en un programa para hacer frente a diversas bandas delictivas, entre ellas la Mara Salvactrucha 13 y la Barrio 18, y para ello han desplegado efectivos en sus territorios y aplicado estrategias de inteligencia.
Eso ha permitido que en los últimos meses se hayan capturado a cientos de integrantes de esos núcleos delictivos, entre ellos muchos cabecillas.
Debido a esos operativos, muchos de esos malhechores han huido de Centroamérica, infiltrados en las caravanas de migrantes que han ocurrido desde Octubre del año pasado, y buscan reinstalarse en Chiapas.
Uno de los más importantes logros lo realizó el Gobierno de El Salvador, quien confirmó que asestaron un serio golpe a las finanzas de la Mara Salvatrucha, porque les incautaron 63 inmuebles, entre ellos hoteles, una funeraria, restaurantes, salas de belleza y unidades de transporte colectivo que supuestamente usaban para lavar dinero proveniente de extorsiones y otros ilícitos.
Según el informe, por medio de diversos operativos realizados en ese país, la policía capturó a 29 personas, una estructura criminal que además de cometer delitos también logró penetrar varios sindicatos y movimientos sociales.
«El dinero obtenido de la actividad criminal era invertido también en organizaciones de carácter social. Hablamos de sindicatos específicamente del ramo de Educación, veteranos de guerra, del Movimiento de Trabajadores de la Policía e iglesias”, aseguró la Policía Nacional Civil.
Según la dependencia, esa estructura de la pandilla, es responsable de haber ordenado al menos 600 homicidios en un solo año, incluyendo dentro de estos los asesinatos de 47 policías.
Chiapas Blinda su Frontera.
Ante esos macro operativos, el Gobierno de Chiapas puso en marcha una estrategia conjunta con las fuerzas militares para blindar su franja fronteriza con Guatemala y evitar con ello una inminente llegada de bandas delictivas juveniles que huyen de la policía en Centroamérica.
En el operativo, al que han denominado “Antipandillas”, participan elementos de los tres niveles de Gobierno, para que en forma interinstitucional, hagan frente a esos grupos delictivos.
El objetivo es concentrar toda la atención posible al tema, con la implementación de acciones concretas en contra de ese fenómeno de pandillas, sobre todo la Mara Salvatrucha 13 y la Barrio 18.
Esas bandas han logrado incluir como sus miembros no solamente a centroamericanos, sino también a mexicanos.
Los esfuerzos entre los Gobiernos de México y Centroamérica buscan evitar que se repita lo sucedido en el 2005, cuando los maras se habían posesionado de esas naciones y también se habían sentado en Chiapas, donde ya traían en jaque a la sociedad.
Sin embargo, a pesar de todos esos esfuerzos, el número de miembros de las maras ha ido creciendo rápidamente en los últimos años. Solo en Estados Unidos, el FBI ha registrado alrededor de 15 mil integrantes de la Mara Salvatrucha que mantienen una estructura descentralizada, donde la novedad es que ahora ya no se tatúan.
Actualmente, cien mil miembros de la Mara Salvatrucha viven en El Salvador, Honduras, Guatemala, México e Italia, según el International Crisis Group.
La extorsión es la principal fuente de ingresos de la Mara Salvatrucha, que es capaz de controlar comunidades enteras mediante el chantaje y las amenazas.
Aunque, según las autoridades, algunos grupos de la Mara Salvatrucha, por su cuenta, mantienen “relaciones de conveniencia” con carteles mexicanos a los que ayudan en el tráfico de drogas y la venta ilegal de armas.
Se confirmó que el FBI envió agentes a cada uno de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras), para trabajar con la policía en investigar y desmantelar ese tipo de bandas. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello