Llega a Tapachula el Gran Circo “Atayde Hermanos”

1541
Llega a Tapachula el Gran Circo “Atayde Hermanos”

* Ver Sección de Sociales.
Tapachula, Chiapas; 30 de Diciembre.- Con 132 años de tradición y de llevar espectáculos de primera calidad a todo territorio nacional, llega a Tapachula con todos sus artistas, el Gran Circo Atayde Hermanos.
En rueda de prensa celebrada en el Centro de Convenciones del Hotel Cabildo, en el centro de la ciudad, el director del Circo, Antonio Flores, anunció que las funciones iniciarán este miércoles, desde las 6 de la tarde.
«Traemos un espectáculo para toda la familia, en donde se pueden divertir sanamente y a precios muy accesibles», indicó.
Acompañado de artistas de primer nivel de varios países, dio a conocer que habrá acróbatas, malabaristas, equilibristas, trapecistas, magia, payasos, lanzamiento de cuchillos en una ruleta a toda velocidad, el peligrosísimo Péndulo de la Muerte, entre muchos otros.
Estará instalado en el Terreno de Las Banderas, ubicado en la esquina del Par Vial y el bulevar Internado No. 11, al sur de Tapachula.
Según dijo, de lunes a sábado, las funciones serán a las 6 y 8:30 de la noche; mientras que, el domingo, a las 11:30 de la mañana; 4 y 6 de la tarde, y 8:30 de la noche.
La historia de Atayde Hermanos inició el 26 de Agosto de 1888, cuando nace el circo mexicano más emblemático del país.
Esta pequeña compañía circense de Aurelio Atayde y su hermano, dejaron el arado para escaparse de su hogar en una caravana de payasos, magos y acróbatas.
Cuando su padre se enteró de la huida, decidió ir a buscar a sus hijos siguiendo el rastro de la compañía en diferentes poblaciones. Los regresó a casa, pero los niños decidieron prepararse y ensayar números acrobáticos, en espera de la segunda huida, donde lograron conseguir un contrato en la ciudad.
Don Francisco Atayde se dio cuenta del afán de sus hijos y decidió apoyar su vocación por un arte en el que eran sumamente talentosos. Tomó la decisión de incorporar a toda la familia en una empresa que debutó con su espectáculo circense en 1888. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello