Diócesis Suspende Actividades en la Costa, Sierra y Frontera Sur

329
Diócesis Suspende Actividades en la Costa, Sierra y Frontera Sur

Tapachula, Chiapas; 23 de marzo. – El obispo de la Diócesis de Tapachula, Jaime Calderón, anunció este lunes que la Iglesia Católica suspende actividades masivas y pidió a la población a quedarse en casa, ante la expansión del coronavirus en México,
En un mensaje dirigido a diáconos, sacerdotes, religiosos y a todos los católicos de la jurisdicción que abarca las regiones de la Costa, Sierra y Frontera Sur de Chiapas, dio conocer las nuevas disposiciones de la Iglesia que entraron en vigor desde este lunes.
Recordó que apenas en su mensaje anterior, publicado por el rotativo EL ORBE el domingo, había manifestado su preocupación ante la pandemia del COVID-19 y, en consecuencia, que deberían observarse una serie de disposiciones preventivas para cuidarnos.
“Sobre todo a nuestros niños, a nuestros abuelitos y a las personas que cargan ya con el peso de sus propias enfermedades crónicas, y que son los más vulnerables”, precisó.
Ahora, ante la evolución de la enfermedad, dijo que, “con el conocimiento de nuevos datos, que se sigue expandiendo el virus COVID-19 y, con ello, el aumento de riesgo”.
Comentó que, por el modo de proceder de la enfermedad, “tenemos la certeza de que las disposiciones necesarias deben ser el autoaislamiento y la sana distancia social, por lo que les pido que nos quedemos en nuestra casa y observar las indicaciones dadas por las autoridades sanitarias para evitar los contagios”.
Luego emitió una serie de disposiciones pastorales generales y otras relacionadas a la Semana Santa, para que deban ser observadas durante el tiempo en que dure la contingencia de salud:
En el caso de las disposiciones generales, indicó que todos los fieles quedan dispensados de la participación en la misa dominical.
A partir de la fecha, los sacerdotes celebrarán diariamente la Eucaristía sólo en privado, pero dando a conocer a los fieles de sus respectivas familias parroquiales el horario y el modo en el que han de participar a través de las plataformas digitales.
Los templos se mantendrán abiertos con el Santísimo expuesto, para la adoración personal.
Los párrocos, apoyados por la Vicaría Episcopal de Pastoral, ofrecerán los subsidios necesarios para las celebraciones, tanto dominicales como entre semana, de manera que las familias en casa tengan el material adecuado y oportuno.
Para el sacramento de la reconciliación han de procurarse espacios amplios y bien ventilados; es muy conveniente el uso de cubre boca tanto para el penitente como para el confesor y guardar una distancia prudente.
La Curia Diocesana seguirá atendiendo en sus horarios habituales, pero observando esmeradamente las medias recomendadas para el cuidado de la salud.
Mientras que, entre las disposiciones para la Semana Santa, está que se deberá tener en cuenta lo observado en el Decreto que ha emitido la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, es decir, la Misa Crismal, celebrada de ordinario el Martes Santo, se pospondrá.
Mientras que el Triduo Pascual, sin la participación física de los fieles, será celebrado en la Catedral y en las iglesias parroquiales. Las familias podrán participar, en directo y no grabadas, pero desde sus propias casas.
El Jueves Santo, el Obispo celebrará en la Catedral y los sacerdotes en las iglesias parroquiales la Misa en la Cena del Señor. El lavatorio de los pies se omite, al igual que la procesión, al finalizar la celebración; el Santísimo Sacramento se reserva en el sagrario.
El Viernes Santo, en la catedral y en las iglesias parroquiales, se celebrará la Pasión del Señor. En la oración universal se integrarán las intenciones por los difuntos y enfermos por el Covid-19, por sus familiares y por el personal sanitario que arriesga su vida atendiéndolos.
El Domingo de Pascua, la Vigilia se celebrará en la Catedral y en las iglesias parroquiales.
Se omite la bendición del fuego. Se enciende el cirio y se hace el pregón pascual, seguida la “Liturgia de la Palabra”, y en la “Liturgia Bautismal” sólo se renuevan las promesas bautismales. Posteriormente, continúa la “Liturgia Eucarística”, con la que concluye la celebración. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello