En Plena Contingencia Cruzaron Migrantes de 48 Nacionalidades

532
En Plena Contingencia Cruzaron Migrantes de 48 Nacionalidades

Tapachula, Chiapas; 16 de Abril.- En plena contingencia mundial por la propagación del Covid-19, que ha cobrado la vida de más de cien mil personas en el planeta, por la Frontera Sur de Chiapas cruzaron desde Guatemala migrantes de manera ilegal de al menos 48 nacionalidades
Lo peor de todo es que, en las últimas horas, cientos de balseros y tricicleros en los límites fronterizos de ambas naciones, reiniciaron actividades que al principio de la semana habían paralizado por temor de que se propagara la enfermedad.
De acuerdo a investigaciones realizadas por este rotativo, en dos meses fueron asegurados en Chiapas 12 mil 289 extranjeros indocumentados y deportados a sus naciones de origen.
Estos habían pasado la frontera por el río Suchiate, sin que fueran sometidos a una verificación sanitaria para poder determinar si estaban enfermos de algún mal viral que pusiera en riesgo su vida y la del resto de la población.
Estos lograron entrar a territorio nacional, a pesar de la vigilancia de las autoridades de los tres niveles de Gobierno.
De ellos, siete son de Estados Unidos, uno de Belice, mil 90 de El Salvador, 4 mil 176 de Guatemala, 5 mil 176 de Honduras, 200 de Nicaragua, 2 de Panamá, 122 de Cuba, 2 de República Dominicana, 934 de Haití, 57 de Brasil, 104 de Chile, 13 de Colombia, 6 de Ecuador, uno de Uruguay y 19 de Venezuela.
De igual forma, 68 de Bangladesh, uno de Camboya, 2 de India, 4 de Irán, un japonés, 5 de Kirguistán, uno de Laos, 22 de Nepal, 5 de Pakistán, uno de Siria, 12 de Sri Lanka, 6 de Uzbekistán, 7 de Yemen, 13 de Angola, 3 de Benín, 2 de Burkina Faso, 22 de Camerún y 78 del Congo.
Además, 3 de Costa de Marfil, 21 Eritrea, uno de Etiopía, 37 de Ghana, 12 de Guinea, 2 de Mali, 12 de Mauritania, uno de Níger, 2 de Nigeria, 9 de Senegal, 12 de Sierra Leona, 4 de Somalia, 3 de Sudán y 7 de Togo.
Se desconoce cuántos miles de migrantes lograron burlar la vigilancia en ese mismo periodo, en dónde están, de qué nacionalidad son, si tienen antecedentes penales y si están enfermos.
De acuerdo a organizaciones defensoras de los derechos humanos, hay alrededor de unos 60 mil indocumentados ambulando en las calles de Tapachula, en espera de regularizar su situación migratoria o porque ya no pudieron avanzar hacia su destino inicial: los Estados Unidos.
La propagación del Covid-19 obligó a Guatemala a cerrar sus fronteras, incluyendo a la de México. Para ello desplegó a militares y policías a lo largo del afluente, sobre todo en los puntos de internación ilegal.
Esto también provocó que, al inicio de esta misma semana, alrededor de unos 500 balseros y cientos de tricicleros, alijadores, cambiadores de papel momea, bodegueros, ayudantes, entre otros prestadores de servicios y comerciantes, paralizaran sus actividades.
Se suponen que habían hecho conciencia de que, si no tomaban esa determinación todos juntos, se corría el riesgo de propagar la pandemia de un lado al otro de la frontera.
Se esperaba que habría un apoyo económico de parte de los Gobiernos de ambos países para que todos ellos pudieran sobrevivir durante la contingencia, pero no la hubo.
El desplome en la economía de miles de familias en la Frontera Sur los llevó a que este viernes nuevamente reactivaran sus actividades de trasiego de mercancías y personas, tal y como si no existiera la pandemia.
Se teme que, con ello, la propagación de ese mal en Chiapas y Guatemala pudiera agilizarse y no llegar a su momento cúspide, contemplado para mediados del próximo mes. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello