Polígrafo Político

504

Aviso Oportuno
Darinel Zacarías

“Tenemos memoria, tenemos amigos (…) Tenemos caprichos, muñecas hinchables, ángeles caídos, barquitos de vela, pobres exquisitos, ricos miserables, ratoncitos, dolores de muelas, canallas, Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma”
Joaquín Sabina

La detención de Diego Valente Valera Fuentes es verídica. Él sabe qué portaba al momento de visitar el aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez.
Bajo el oficio TGZ/All/445/2019 obra en los expedientes de la Fiscalía General de la República, con el texto preciso “Resguardo y custodia de la persona de nombre Diego Valente Valera Fuentes”.
Sabe que lo detuvo la Policía Federal y lo puso a disposición de la Fiscalía General Republica (FGR) Delegación Chiapas.
En las instalaciones del aeropuerto Ángel Albino Corzo, el Exdiputado Federal del PRD y exsecretario de Pesca, Diego Valente Valera, fue detenido por transportar cartuchos de uso del Ejército.
De ahí, que haya pedido ayuda, tráfico de influencias y demás. Esa ya es otra “histeria”.
Lo claro es que, su brinco a la palestra y a los lavaderos digitales es simple consuelo y parte del show para simular que el susto, había pasado.
A través de las redes sociales, trató de persuadir su presunta detención. Con texto y foto de su familia, optó por colgar un mensaje de supuesta aclaración.
“Lo positivo de que inventen que estás en problemas, es que aparecen los miles de amigos; y se muestran también los que muestran con hacerte daño. Gracias mil, todo sin novedad” a la letra decía su barroca reseña.
Diego y sus cartuchos quemados, son quizás una señal de que los calambres existen y que ponerse con Sansón a las patadas, es mal presagio.
Se salvó por un pelo, pero eso no quiere decir que esté libre de pecados. Su soberbia y petulancia han sido siempre sus cartas de presentación.
Sabe bien que en política y en la llamada Cuarta Transformación, él es un cartucho quemado, de los personajes de la tan criticada mafia del poder.
Ni chivo expiatorio ni santo de devoción, Diego Valera esta vez la libró, pero sin duda se trata del primer aviso.
Es la segunda vez que este personaje es detenido, según informes, la primera ocasión ocurrió en la ciudad de Monterrey, en una escala hacia Houston, el delito era transportar más de 10 mil Dólares en efectivo.
Así que, no es sano rascarle la panza al tigre.
La Ingobernabilidad Galopante en Tapachula.
En Tapachula persiste la ingobernabilidad. Un Alcalde infructuoso, de membrete y sin capacidad para dirigir a puerto seguro la administración municipal.
El tema del linchamiento y el abuso de autoridad de propia mano de ciudadanos comerciantes a un par de mujeres, va más allá de hacer justicia. Es quebrantar leyes, principios y promover abusos.
En estos tiempos de empoderamiento o de la sonada paridad sustantiva, el acto cometido en las inmediaciones del mercado “Sebastián Escobar” de Tapachula, es una muestra fehaciente del caos administrativo y gubernamental que promueve Óscar Gurría Penagos.
El principio de paridad de género quedó literalmente al desnudo. Es inconcebible la falta y desinterés del Gobierno Municipal por evitar ese tipo de linchamientos.
Lo raro, ni un solo policía a la redonda del incidente. Nadie que evitara este acto cobarde y violento.
No se trata de defender a las mujeres. Tampoco de aplaudir si cometieron un ilícito, hay instancias. Solapar no es el objetivo. Castigar, sí. Pero con leyes, con sustento legal y jurídico.
¿Qué hubiese pasado si a los comerciantes informales se les pasa la mano?, ¿si no sólo las hubieran linchado, ni no matado?, el justificante, ¿cuál sería?
Para nadie es ya un secreto a voces el desorden en el que está hundido Tapachula. Inseguridad, marginación, contaminación, pésimos servicios públicos. Un Gobierno Municipal que nada de muertito.
Un Edil simulador y de improvisaciones. Que a diario desafía o contraataca la filosofía obradorista.
Para Gurría, la ideología de Andrés Manuel López Obrador es letra muerta.
PD1: El Gobierno del Estado entregó a través de la Secretaría de Educación en la región Costa y Soconusco reconocimientos a docentes con 30 años de servicio, en el marco de la celebración del «Día del Maestro». Dicha entrega consistió en reconocer la constancia y el profesionalismo de los maestros y su quehacer educativo.
¿Quién dijo que tengo sed?