ALFIL NEGRO

970
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Los Apagafuego
Oscar D. Ballinas Lezama

“La inseguridad en el Soconusco ha rebasado a los tres niveles de Gobierno; la coordinación que debería existir entre las policías no está siendo provechosa, no se ve reflejada en la disminución de los índices delictivos en esta región”, dijo Carlos Murillo Pérez, presidente de la CANACO en Tapachula.
El empresario costeño, explicó que al parecer los 500 elementos de la Policía Estatal, recién enviados para atajar la delincuencia en la otrora Perla del Soconusco, no están haciendo su labor como debería de hacerse y muestra de ello, es que la delincuencia sigue actuando en sus propias narices, como sucedió el lunes pasado que asaltaron a un turista frente al mismo edificio del Supremo Tribunal de Justicia, enclavado en el perímetro de la Unidad Administrativa.
“Hay rumores de que al parecer esos 500 agentes de la policía, no vinieron específicamente a brindar seguridad a los tapachultecos, sino que fueron utilizados para el desalojo de campesinos que se habían apropiado ilegalmente de los terrenos de una finca propiedad de un terrateniente, ojalá que esto no sea cierto”, apuntó el dirigente de Cámara Nacional de Comercio de Servicios y Turismo en Tapachula.
El líder de los canacos tapachultecos, mencionó que la capacidad de respuesta de las diversas corporaciones policiacas que hay actualmente en el municipio de Tapachula, parecen no tener la capacidad de respuesta inmediato a los actos delictivos; hasta ahora se ha comprobado que de todas las policías que hay en Tapachula, no se hace una.
EL ORBE.- Pero ¿qué hace la sociedad al respecto, en este caso, la Canaco?
Murillo.- Mantenemos informados a nuestros socios de la Concanaco, solicitándoles por su conducto apoyo al mismo Presidente de la República y otras autoridades responsables de dar seguridad a la población, sin embargo, no nos hacen caso y en las reuniones que se realizan con los altos y medios mandos policiacos, funcionarios estatales y municipales sólo han servido para que éstos se echen porras, no son capaces de al menos, levantar un acta para darle seguimiento a nuestras propuestas y darnos las respuestas, lo que nunca se obtiene, eso en verdad que da coraje.
Luego agregó, que gran parte de la culpa para que no funcionen los programas o proyectos de seguridad en esta región, lo tienen las mismas autoridades que siguen sin tomar en serio el aumento de los asaltos, robos, secuestros, asesinatos, tráfico de drogas, armas y de la prostitución en el Soconusco; flagelos que están quebrando, no solo la economía local, sino que lo peor de todo, es que mucha gente está cayendo bajo las balas o el sadismo de la delincuencia organizada.
“Tapachula necesita al menos unos mil 200 agentes policiacos realicen vigilancia en forma permanente, amén de que deben estar capacitados, armados, así como tener seguro de vida, salarios dignos, vehículos para patrullar e insumos, además se les debe investigar para evitar que la corrupción campee en esas instituciones encargadas de la seguridad de la ciudadanía”, agregó el dirigente de Canaco.
La gendarmería solamente es utilizada como ‘apaga fuegos’, porque una vez que logran bajar un poco los números de la delincuencia, son retirados hacia otros lados y el hampa vuelve a intensificar sus acciones, creándose un círculo vicioso de inseguridad.
Más adelante señaló que las autoridades deben aplicar mano dura contra la delincuencia, sin embargo, deberían primero capacitar a quienes aplican la ley, investigarlos para saber quiénes puedan estar infiltrados por la delincuencia organizada y no solamente cesarlos en sus funciones, sino que además, deberían procesarlos.
“La corrupción está en todos lados, si la delincuencia aumenta es también porque encuentra como ‘caldo de cultivo’, un número exagerado de antros de vicio que abren y cierran a la hora que se les da la gana; otro tanto, funciona sin la documentación legal y además, lo hacen en pleno centro de la ciudad, convirtiendo a Tapachula en un gran burdel, porque mujeres y niñas ejercen en ese lugar el oficio más antiguo del mundo, sin que ninguna autoridad de los tres niveles de Gobierno haga algo para impedirlo”, mencionó el dirigente.
Agregó que las cantinas de mala muerte que están en ese sector, son además un peligro para la salud, ya que no hay un control de esa Secretaría sobre los antros; por lo que es necesario que todas las autoridades hagan su chamba para mejorar las condiciones de nuestra ciudad; indudablemente que también la ciudadanía debe poner su granito de arena, afirmó Carlos Murillo Pérez, en exclusiva para EL ORBE.
Finalmente, expresó que es necesario limpiar de malandracos, prostitutas y cantinas el ‘corazón de Tapachula’; dónde además la falta de estacionamientos y la voracidad de algunos agentes de Vialidad, están corriendo el poco turismo de Centroamérica que se atreve a visitar el centro, consecuentemente, se van a consumir en las empresas transnacionales y con ello, se causa severos perjuicios a la economía de los empresarios locales, contándose un gran número de los 375 socios afiliados a la Canaco.
En otras cosas, en la Villa de las Hortensias ya se barajean varios nombres como posibles candidatos a la Alcaldía, en la que busca repetir color y número el actual presidente Carlos Enrique Álvarez Morales, siendo seguido de cerca por el campesino y empresario Ediel Gálvez Rodríguez, el popular ‘Tamachi’, que va por tercera ocasión a intentarlo, pensando quizás que ‘la tercera es la vencida’.
Sin partido, pero moviéndose como ‘pez en el agua’ el diputado Jesús Castillo Milla, quien ya probó ‘las mieles de la alcaldía’ y aunque tuvo serios problemas al concluir, logró como el ave fénix levantarse entre sus cenizas y quiere apuntarse para el 2018.
Aunque con un PRI dividido, Julio Seng buscará probar de nuevo porque considera que en el tricolor tienen estructura para dar una batalla digna a cualquiera de los dos punteros. Finalmente, está Carlos Ignacio Moreno Mérida, ’Yayo’, un jovencito que espera le dé paso el actual Presidente, como la opción ‘B’ del PVEM. Ya se hacen apuestas.