ALFIL NEGRO

1043
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

El Senador Ambientalista
Oscar D. Ballinas Lezama

Bien dicen que no hay fecha que no se cumpla, ni deuda que no se pague; hoy, al filo de las 11 horas en el palenque de la Feria Mesoamericana, el senador ambientalista Luis Armando Melgar, rendirá su quinto y último informe legislativo.
El parlamentario tapachulteco ha sido de los pocos Senadores chiapanecos que, al igual que el líder de su partido político, Eduardo Ramírez Aguilar, ha trabajado a ‘ras de tierra’ buscando dar resultados honestos y productivos a las problemáticas sociales, bajo el argumento de que se debe hacer menos política y dar más soluciones.
Para nadie es secreto que ha caminado la geografía chiapaneca, no ha dejado piedra sin mover y al igual que el gobernador Manuel Velasco Coello, la atención es directa y de mano a mano para el ciudadano, muy cerca de la gente a la que le escucha y palpa sus necesidades de frente, cara a cara.
Melgar ha construido su trabajo legislativo en acciones que se traducen en menos política y más soluciones, el sol no se puede tapar con un dedo, las actividades de gestión implementadas por el parlamentario soconusquense están a la vista de todos, consistiendo principalmente apoyos sociales, de salud y de trabajo para quienes más lo necesitan, dándole con ello un verdadero valor al ciudadano.
Otro de los ejes rectores que con sus acciones de gestoría parlamentaria ha demostrado, es en el área económica y financiera que podríamos decir se ha convertido en una de las fortalezas de su trabajo legislativo, aunque considerando sus casi 20 años de experiencia como administrador en el sector privado, se entiende que conozca realmente el significado de productividad; lo que significa empleos bien pagados, estado de derecho, atracción de inversión, responsabilidad social y ambiental, pero principalmente el combate a la pobreza basada en la generación de riqueza para dejar el asistencialismo a un lado, al obtener el ciudadano las herramientas para hacerlo.
Uno de los ejes importantísimos que ha servido de pilar en la lucha y gestoría del Senador, ha sido su enorme interés por defender el medio ambiente, sabiendo que los recursos naturales son parte fundamental de la conservación de la vida en este planeta.
Chiapas es un Estado rico y con un potencial productivo, reconociéndose que lo mejor que tiene esta entidad son sus recursos naturales, que sirven de trampolín y dan potencialidad al turismo y los agronegocios, así como fuentes de ingreso para la sociedad chiapaneca, que con ello mejora su nivel de vida.
Melgar, lo ha dicho hasta el cansancio y lo ha dicho claramente, ”Si no se rescata lo que hoy tenemos, si no se protegen y conservan nuestros recursos naturales, Chiapas perderá esa importantísima fuente de ingreso, por ello, más que un discurso político el tema ambiental, es una realidad productiva que debemos atender, porque para la naturaleza el tiempo sí cuenta, y sin naturaleza no hay nada”.
Por cierto, en vísperas de su informe legislativo de este día, visitó el municipio de Palenque, donde sostuvo un encuentro con el sector productivo de esa región, y destacó nuevamente la importancia de rescatar el medio ambiente, porque proteger los recursos naturales es cuidar nuestro futuro.
Reconoció que por irresponsabilidad de algunas dependencias federales, en la selva Lacandona se ha devastado más de un millón de hectáreas en los últimos 40 años, un crimen de lesa humanidad que debe ponernos en alerta máxima ante el extermino de la flora y la fauna, poniendo también en riesgo la tercera reserva de agua dulce en el país.
Finalmente, el Senador ambientalista, dijo: ”como ciudadanos exigimos cero tolerancia a la impunidad de los que atentan contra la naturaleza, urge transparencia en el manejo de los recursos destinados a proteger el medio ambiente, erradicar el saqueo, la tala, el cambio de uso de suelo, las invasiones y la contaminación de nuestras áreas protegidas”.
En otro orden de cosas, con todo se están dando los directivos del PRD en Chiapas, han sacado sus ‘trapitos al sol’ y se acusan mutuamente de incongruentes, mediocres y rateros ya que aseguran que del 2014 a la fecha ‘andan bailando más de 36 millones de Pesos’ que deberían haberse utilizado para beneficio de la militancia y su estructura electoral.
Recriminan los de un bando, que Diego Valera llegará solamente como un oportunista a causar divisionismo en las filas del ‘sol azteca’; por tal motivo han pedido la intervención de su lideresa nacional, Alejandra Barrales y por otro lado, las acusaciones han llegado hasta la Fiscalía General del Estado.
Un partido que se encuentra, hasta ahora, en santa paz y trabajando para competir en las elecciones del 2018 es Chiapas Unido, cuyo dirigente estatal es Miguel Ángel Córdova Ochoa, quien ya está haciendo la lista de sus posibles candidatos a las alcaldías y algunas diputaciones, como en el caso de Unión Juárez, en donde parece que será Jaime Valente Chum, el que defenderá las siglas de ese partido; en Cacahoatán se rumora que Jesús Castillo Milla está listo para buscar nuevamente la alcaldía, ahora con las siglas de Chiapas Unido.
De esa región de la Villa de las Hortensias, podría salir como candidato a la diputación del 24 distrito, el expriista Uriel Isaí Pérez Mérida; mientras que en Tuxtla Chico ya se anotaron Edgar Galán Gómez y Mario Solís Hernández, que quieren la candidatura Chiapas Unido para sentarse en la Presidencia Municipal.
En Suchiate, Javier de la Cruz Aguilar anda de arriba abajo, tratando de que le den otra vez la oportunidad en los ‘Unidos de Corazón’, como se hacen llamar los afiliados liderados por el ‘Miguelón’; que posiblemente en Frontera Hidalgo le dará la oportunidad de llevar la bandera del partido con espiral de colores, al ‘Chino’ Juan Manuel Martínez Ibarra o al expresidente de ese municipio, el expanista Gustavo Ibarra.
En Metapa, la lista de este instituto político ya tiene registrado a Abel Pérez Ramírez y Everardo Vázquez, mientras para Tapachula suenan Tomás Edelman y Mariano Reyero; vamos a ver de qué cuero salen más correas o quien tiene más saliva para tragar más pinole, en uno de los partidos de los llamados ‘chicos’.