COMENTARIO ZETA

863
COMENTARIO ZETA
COMENTARIO ZETA

Por Carlos Z, Cadena

Expriistas Expulsados y Traidores son los que Manejarán al PRI de Chiapas, a Través del Líder del Garrote.

Los manager y asesores del denominado “Talibán”, Julián Nazar Morales, conocido como el líder del “Garrote” en Chiapas, Roberto Albores Guillén y Juan Sabines Guerrero, el primero expulsado del PRI mexicano por traidor a su partido y Juan Sabines, que hizo lo mismo al irse a una alianza partidista de izquierda para ganar la gubernatura dejando al PRI abandonado, ambos verdugos en su gobierno de su partido que los cobijó en su vida política, son los que están manejando al PRI en Chiapas. Es increíble lo que sucede en el Estado con ese partido y su emblemático edificio de Santo Domingo.
¿O está llegando el apocalipsis al PRI chiapaneco o entra en una renovación de dignidad y decoro para su estancia de competencia electoral para el 2018? O sea, la traición y la deslealtad son las que se premian, además de la corrupción, que es lo que han sido acusados Nazar, Sabines y Albores.
Esta afrenta al priismo chiapaneco, donde el Presidente del CEN, el señor Enrique Ochoa Reza, ya demostró que es el gran “negociador” para buscar el candidato al Gobierno de Chiapas, y las mejores pruebas fue justamente cuando en su carácter de Presidente nacional visitó por vez primera a la entidad, y fue a Comitán, y fue en este lugar donde se “desaíra” y humilla a la militancia priista estatal, al no ser invitados los expresidentes estatales, lo que originó desde esa ocasión una sospecha pública de amasiato político entre Ochoa Reza y Albores Gleason, a quien después lo nombraría su secretario partidista de Organización nacional, cargo donde ha sido un “papanatas” el “Diablito”.
Ahora todo mundo se da cuenta del por qué no se les tomaba en cuenta en los pocos eventos del PRI en Chiapas a los exdirigentes estatales que de alguna manera son un simbolismo en la historia del tricolor y donde cada uno carga con su grupo de militantes leales. Ochoa Reza pretende imponer candidato al Gobierno del Estado, y también se vio en la última reunión nacional de los exgobernadores del PRI en la capital del país, donde apareció “El Diablo Mayor”, Roberto Albores Guillén, a la reunión, cuando se supone que el exgobernador Albores, fue expulsado y exhibido del PRI a nivel nacional por “traición a su partido político”. El escenario es muy claro: ¿qué interés tiene el dirigente nacional Enrique Ochoa Reza en Chiapas, con Albores Gleason?, ¿negocios con el exgobernador Albores Guillén?, ¿negocio con Sabines Guerrero? No hay que olvidar que el señor Ochoa Reza tiene fama hasta de agarrar juegos de placas para servicio de taxis.
El caso de Ochoa Reza y el PRI chiapaneco definitivamente tiene tufo a azufre. A tufo de infierno, y de componendas bajo sospecha pública. ¿Qué no compraría Albores Guillén para hacer candidato al Gobierno de Chiapas a su hijo? ¿Qué no daría Juan Sabines Guerrero para que el hijo de su aliado político sea el ungido para la candidatura del tricolor en la entidad? Sabines sabe que podría ser el próximo exgobernador en ir a la cárcel. Hay delitos que no han prescrito y que lo pueden llevar a la prisión.
Esta burla al priismo de Chiapas, se demostró desde un principio cuando el propio Albores Gleason tenía sumido al PRI en un silencio sepulcral por un par de años. No se le observaba movilidad, mucho menos deseos de aumentar su partidismo. Un PRI inanimado y casi inerte. Ahora sabemos el por qué de esta actitud de modorra también durante estos años bajo su liderazgo. ¿Quién podría imponer a un Talibán en el PRI chiapaneco, sino fueran los Albores y Sabines? Hubo propuestas para otros pero no lo aceptaron. Los Albores y Sabines van a la guerra con su hombre: El Lord garrote. Así el ambiente.
Diálogo con Resultados: El Caso de Chenalhó y Aldama.
Nuevamente ha sido el diálogo la vía que permite allanar conflictos intercomunitarios en nuestros pueblos y comunidades indígenas, como sucedió en esta ocasión en donde el secretario general de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, encabezó una mesa de trabajo con los presidentes municipales de Aldama, Marcelino Pathistán de la Cruz y de Chenalhó, Rosa Pérez Pérez, en la que suscribieron un acuerdo de paz y convivencia que pone fin a diferencias por la tenencia de la tierra. El llamado del gobernador Velasco implica el compromiso de trabajar de manera armónica y con pleno respeto de los ámbitos de competencia de los Poderes Judicial y Legislativo, así como con los Ayuntamientos, buscando concurrencia de manera permanente para atender obras y acciones.
Conforme a lo instruido por el Ejecutivo Estatal, se escuchan y resuelven las peticiones de los ciudadanos para contribuir al fortalecimiento de la vida democrática en la entidad, fomentando su participación permanente con las comunidades para buscar solución a sus planteamientos de manera conjunta, así como con las autoridades tradicionales, en el caso de los pueblos y culturas originarios. En consecuencia, ahí donde hay quienes ven únicamente diferencias, en la óptica del Gobierno de Velasco, debe haber unidad y trabajar en un mismo sentido para fortalecer la paz social.
Funcionarios Deben Trabajar sin Distracciones.
Ha sido bien recibido en diversos sectores de nuestra sociedad el llamado que el Gobierno del Estado, a través del Secretario General de Gobierno hizo para que, sin distracciones, los funcionarios públicos lleven a cabo con responsabilidad la encomienda que les confió el gobernador Velasco y entreguen mayores resultados y más rápido, pues la gente no puede seguir esperando más tiempo. Está por demás clara la instrucción a todos los que integran el gabinete estatal, y tiene razón don Juan Carlos Gómez Aranda, cuando dice que es tiempo de consolidar los logros alcanzados, que no son cosa menor, particularmente en infraestructura, en educación o salud, por mencionar algunos de los rubros que impulsa el gobernador Velasco desde hace cinco años. Así las cosas.
Se fortalece cultura cívica: COBACH.- Uno de los valores agregados que se viene instaurando en los Colegios de Bachilleres de Chiapas, es la cultura cívica, que para muchos conocedores juega un papel fundamental en la vida de los jóvenes mexicanos y que el día de mañana será reflejo cuando sean adultos. Nadie puede olvidar que la materia de civismo que la llevamos en secundaria haya desaparecido en nuestro país. Nuestras generaciones anteriores de mexicanos que no aprendieron con el civismo en nuestras secundarías, y por eso nadie se explica por qué desapareció misteriosamente esta materia que le inyectaba una moral a los jóvenes. ¿Ya se acordaron?
Por eso reviste importancia el fomento de la cultura cívica como parte de la formación integral del alumnado, que se viene fortaleciendo en el Colegio de Bachilleres de Chiapas (COBACH), donde se empieza los días lunes en todos sus planteles con la ceremonia de honores a la bandera. Hay que reconocer y así lo explicó el titular del COBACH Jorge Enrique Hernández Bielma, que en el COBACH, la cultura cívica es un compromiso que fortalece orgullo e identidad y que durante el mes en curso adquiere mayor relevancia con la importancia y trascendencia de los acontecimientos históricos que se conmemoran. En fin.