ALFIL NEGRO

883
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
El Grito del Pueblo

“La tierra nos está diciendo algo, es hora de escucharla; el 23 de septiembre habrá alineación de planetas”

Mientras la mayoría de los ‘representantes populares’ en las cámaras alta y baja del país, andan ‘a la greña’ peleándose el control del poder, miles de mexicanos damnificados por las lluvias y el terremoto del pasado 7 de septiembre sufren por la falta de ayuda oficial, que al parecer no está llegando a todos los lugares afectados.
Por otro lado, algunos gobernantes municipales insisten en celebrar con ‘pompas y platillos’ el grito del 15 de septiembre, sin importarles el luto por las víctimas de estos fenómenos naturales, ni los gastos superfluos en juegos pirotécnicos, artistas y grupos musicales; recurso que podría utilizarse para ayudar a los damnificados, sobre todo ahora que se ha descubierto que el FONDEN, no tiene suficiente dinero para cubrir las necesidades en un desastre natural.
Hasta ayer, presuntamente los alcaldes de Cintalapa, Mapastepec y Pijijiapan, habían decidido cancelar las actividades del grito de la noche del 15 de Septiembre, en otros lugares como Tuxtla Chico el ‘príncipe Yolonam’, no dejarán la parafernalia de las fiestas septembrinas; sin embargo, al parecer ya ordenó la cancelación del desfile del 16, para ‘evitar cualquier tipo de incidente que pudiera darse en el marco de la reciente actividad sísmica’.
Por otro lado, las réplicas sísmicas continuaban en Chiapas, sobre todo en la Zona Costa donde el sistema sismológico contabilizada aproximadamente 1500 movimientos telúricos de menor intensidad; por otro lado, el mar en Puerto Madero ya había desbordado el malecón y las aguas saltaron la carretera para inundar parte de la población; noticias de otros países como Dinamarca, daban a conocer que el océano, en un hecho inusitado, estaba arrojando olas de espumas.
Desde temprana hora del día de ayer, especialistas del Servicio Sismológico Nacional dependientes de la UNAM, estuvieron en Tapachula para investigar las razones del por qué el observatorio sismológico de banda ancha que se ubica dentro de los terrenos del Planetario de Bachilleres de Chiapas, no había enviado ninguna información sobre el terremoto del pasado 7 de septiembre, ni de las réplicas que se dieron hasta el día de ayer por la mañana.
Fernando Navarro Estrada, especialista del Instituto de Geofísica del Servicio Sismológico Nacional, es uno de los seis ingenieros que están cargo del mantenimiento de las 130 estaciones que monitorean sismos, volcanes y el mar en el país, explicó que desde el pasado 21 de agosto, la doctora Xyoli Pérez Campos, jefa del SSN dependiente de la Universidad Autónoma de México, envió el oficio número 119/2017 al director de Protección Civil, José Francisco Pérez, pidiéndole su intervención para cambiar un centro de carga en el observatorio sísmico de Tapachula, lo que al parecer no se hizo, afirmó el técnico de la UNAM.
En dicho documento oficial, la jefa del Servicio Sismológico Nacional, le hace saber al titular de PC en este municipio, que realice todas las actividades y luego le envíe la factura a nombre de la Universidad Nacional Autónoma de México, ya que por cuestiones burocráticas esa institución educativa y el SSN no podían enviarle el dinero antes.
Como era de esperarse, después de estos protocolos burocráticos nadie de las autoridades involucradas se preocupó por reparar los daños del observatorio que estratégicamente fue ubicado en esta zona altamente sísmica, para monitorear los temblores y actividades volcánicas o de tsunami en la región, auxiliada por las que con un presupuesto millonario se instalaron en Pavencúl, así como el de La Patria y la Cima sobre el volcán Tacaná en el municipio de Unión Juárez, afirma en exclusiva para EL ORBE, el ingeniero del SSN, Fernando Navarro Estrada.
Explicó que tiene varios meses que personas desconocidas destruyeron las instalaciones del observatorio de la Cima para robarse todos los costosos aparatos con los que monitoreaban el volcán Tacaná, enterándose después que esos instrumentos estaban en venta en una tienda de Guatemala.
Cuestionado sobre, el por qué los expertos del Sistema Sismológico Nacional no fueron enviados a tiempo para reparar las fallas de un observatorio tan importante, el entrevistado explicó que en primer lugar, cinco ingenieros no se dan abasto atendiendo todos los observatorios de México y en segundo lugar, presume que no hay presupuesto suficiente para los viáticos y por eso tienen que pedir apoyo de los gobiernos municipales y sus expertos, como sucedió en Tapachula.
Añadió que por este error se perdió información valiosísima para los sismólogos y científicos de todo el mundo, que en la generación de cien años no habían visto un terremoto de las dimensiones que tuvo el del 7 de septiembre, “Va ser difícil que suceda algo igual en muchas décadas, aunque en cuestiones de sismos nadie puede asegurar cuándo van a ocurrir”, manifestó.
Realmente es grave lo que está ocurriendo en nuestro país, donde la Universidad Nacional de México, en la que se alberga el Servicio Sismológico Nacional y el Instituto de Geofísica, no parece tener los recursos suficientes para poder realizar investigaciones tan importantes como la del origen, fuerza y peligro de los terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas, que como ya se ha comprobado, pueden originar un enorme peligro para la humanidad.
Claro, para los partidos políticos y las elecciones hay dinero hasta para tirar para arriba; así es nuestro México lindo y querido, tierra de donde nuestros héroes nos dieron patria y libertad; al menos eso fue lo que nos contaron nuestros abuelos y ahora lo repiten a conveniencia los politiqueros, sabiendo que nuestro pueblo sangra por sus venas llenas de pobreza, violencia, corrupción, impunidad y abusos de quienes tienen ‘el sartén por el mango’. ¡Viva México!