ALFIL NEGRO

715
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Septiembre Negro

“Desfallecerán los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán sobre la tierra; porque las potencias de los cielos serán sacudidas”. (Lucas 21:26)

Edificios en llamas, fugas y explosiones de gas, oscuridad por la falta de energía eléctrica, sin agua, cientos de heridos, más de 250 muertos, pánico y un caos total, vivieron en la noche del silencio los habitantes de la Ciudad de México, que hasta ayer seguían con el alma en un hilo.
Muchos lloraban a sus muertos, otros se desesperaban por haberse quedado sin casas y muebles; otros rezaban y trataban de no perder la esperanza de que sus familiares, enterrados bajo los escombros de los edificios destruidos por el terremoto del 19 de septiembre, fueran encontrados y rescatados con vida.
Miles de ciudadanos han venido demostrando su espíritu solidario con los caídos, trabajando noche y día para tratar de ayudar a los heridos, así como a todos aquellos que aún siguen enterrados en vida; nadie parece querer darse por vencido, mujeres y hombres convertidos en héroes desconocidos, van y vienen como hormigas sacando y cargando ladrillos, bloques de cemento, fierros retorcidos y todo aquello que impida a los caídos poder salir de esas trampas mortales.
Los que estudian la historia de la humanidad y nuestro planeta azul, coinciden en que estos fenómenos naturales no serían aislados cuando llegara el momento de la posible aparición en nuestra galaxia del temido planeta al que han bautizado como ‘Nibiru’, al que los astrónomos lo mencionan como una ‘estrella errante’ que puede ser la causante de una serie de catástrofes globales, entre estas, se habla de terremotos destructivos, erupciones volcánicas, sequías sin precedente, huracanes, tornados, lluvias torrenciales, inundaciones catastróficas, misteriosos agujeros, tsunamis, llamaradas solares y otros fenómenos de la naturaleza que ya estamos viviendo en diferentes partes del mundo.
Apenas ayer el Sistema Sismológico Nacional, informó también del sismo de más de 6 grados que sufrieron en Japón; mientras que en los Estados Unidos, siguen bajo los embates de los huracanes que han danzado en todo el océano pacífico, como el huracán ‘María’’ que está actualmente tomando gran fuerza y temen inicie ‘un baile’ con el tornado ‘José’, luego de que gran parte de Norteamérica ha sido semidestruida por ‘Irma y Harvey’, que fueron los en iniciar la ‘danza macabra’ que causó cientos de muertos, heridos y destrucción multimillonaria al destruir viviendas y muebles.
Mientras la naturaleza sigue enviando sus mensajes a la humanidad, para que reflexione sobre el mal trato que le está dando a la tierra; los mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte, siguen haciendo ‘round de sombra’ y poniendo al filo de la navaja a la humanidad, ya que por orgullo y soberbia pueden en cualquier momento iniciar la tercera guerra mundial, una confrontación nuclear de consecuencias más catastrófica, con más poder de destrucción que todo lo que han provocado los terremotos, huracanes y tsunamis en las últimas décadas en este planeta.
La tierra está hablando, son tiempos de corregir los caminos equivocados, nuestra manera de vivir depende de un planeta inalterable, se había logrado mantener algo de estabilidad con la naturaleza, ahora parece estar cambiando y para mal; las advertencias de Dios siguen manifestándose, dicen los creyentes y estudiosos de la Biblia, quienes parafrasean el libro de Mateo 24:7, “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares”.
Como consecuencia de estas catástrofes en este septiembre negro, el pueblo mexicano ha dado muestras que tiene un corazón solidario; como sociedad civil ha sido determinante en las catástrofes que se han sufrido en este país, como está sucediendo con el reciente terremoto que devastó nuevamente la ciudad de México, y con menor fuerza otros estados.
Chiapas y Oaxaca, también se llevaron lo suyo el pasado 7 de septiembre, y cuando parecía que los recursos del FONDEN llegaban para darle un respiro a los damnificados de estas entidades, la tierra volvió a temblar y causar daños más severos en la capital del país, lo que hace suponer hará más difícil recibir esa ayuda en la brevedad que se necesita.
Sin embargo, los chiapanecos han tenido en todo momento la ayuda del gobernador Manuel Velasco Coello, quien ha recorrido la zona siniestrada y checa personalmente el apoyo que se envía a los damnificados, entre otras cosas, recién envió brigadas médicas para reforzar la ayuda a quienes sufrieron lesiones físicas o agravaron sus enfermedades con el sismo del 7 de septiembre.
El gobierno de Chiapas ha enviado medicamentos, despensas, láminas, colchonetas y atención médica; así como ha pedido a la población en forma constante que se mantenga en lugares seguros y se informen sobre las recomendaciones para estos siniestros, ya que siguen sintiéndose las réplicas, ‘Manténgase alerta’, dice constantemente el gobernador chiapaneco.
Por otro lado, Velasco Coello verifica personalmente el avance del censo para garantizar la reconstrucción y rehabilitación de viviendas, así como para que la ayuda humanitaria, llegue verdaderamente a los damnificados.
Velasco Coello, dio instrucciones a la SEP para que se ordenara la suspensión de clases en todas las escuelas de Chiapas, so pena de sancionar a quienes desobedecieran el mandato gubernamental, con el que se busca salvaguardar la integridad física de maestros y alumnos; aunque hubo denuncias que la supervisora del sector 005, obligó a los maestros a permanecer dentro de las escuelas, mientras que al parecer ella, no fue vista todo el día en sus oficinas del edificio ubicado en la 4ª. Norte y 1ª. Poniente, mucho menos visitó las escuelas bajo su jurisdicción.
Con la finalidad de evitar la rapiña en estos momentos de tragedia y dolor del pueblo chiapaneco, el gobernador Velasco Coello ha dado instrucciones directas al Fiscal General del estado, Raciel López Salazar, para que se actúe con todo el rigor de la ley en contra de quien se aproveche de esta situación.
El Fiscal General del Estado, dijo que todos debemos convertirnos en observadores y denunciar cualquier acto de ilegalidad, y añadió: “Estos son momentos de unidad por lo que no hay cabida a la mezquindad ni al protagonismo”.
Finalmente, pidió que cualquier denuncia ciudadana se haga llegar comunicándose al 911 o al 018004262666; hasta ahora, ya se han detenido y consignado a varios funcionarios que trataron de desviar algunos recursos que eran para los damnificados.