ALFIL NEGRO

851
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

De Mal en Peor
Oscar D. Ballinas Lezama

Algo está pasando en este planeta azul, donde la mayor parte de la humanidad parece haberse extraviado del camino de la verdad y la vida; los principios morales y el amor hacia nuestros semejantes parecen haber sido arrojados al pozo profundo del olvido, estamos viendo la tormenta y pocos son los que quieren hincarse.
En lo que le toca a México, conocido también como el país de las maravillas, la mayor parte de sus habitantes son pobres y parecen estar bajo la manipulación de los pocos que poseen el dinero y el poder; es una verdad que duele pero que no se puede ocultar, sería como querer tapar el sol con un dedo.
Para nadie es secreto que cada seis años los que son encumbrados a gobernar desde Los Pinos, han demostrado tener un espíritu rapaz, son ignorantes y poseen gran maldad en su corazón; desde hace nueves sexenios en la nación azteca se ha acrecentado la injusticia, la maldad, la violencia, los abusos, la corrupción y la impunidad de quienes llegan al poder, no para servir a sus conciudadanos, sino para hacerse de ‘mulas Pedro’, convirtiéndose en depredadores del erario, en maestros de la mentira y en verdugos de sus conciudadanos.
Las reformas hechas y aprobadas en este sexenio fueron las primeras sacudidas que el pueblo mexicano sintió en su bolsillo; si bien es cierto que las innovaciones en las leyes del sector educativo causaron irritación entre la población, sobre todo en el sector del magisterio, los cambios hechos en materia energética fueron la gota que derramó el vaso, el colmo para una población con más de 80 millones de pobres, que al sufrir el aumento en los precios de las gasolinas y la luz eléctrica, tuvo como consecuencia que los costos de de otros productos y servicios se dispararán a las nubes, originando más pobreza y desesperación entre el pueblo.
Por otro lado, también está el impacto que causa en el bolsillo del mexicano la delincuencia organizada que se ha apoderado de las calles para asaltar, secuestrar, asesinar y cometer toda clase de tropelías, ante una policía inútil e incapaz de detener esa ola de delincuencia, incluso, convertida en muchas ocasiones en cómplices de los malandracos.
México ya forma parte de los países que parecieran haber recibido una maldición gitana, aunado a los problemas impulsados por la ambición y maldad del hombre, en el año del ‘gallo de fuego’ inició un nuevo sufrimiento provocado por los fenómenos naturales, que han ido desde las sequías más terribles en la historia, hasta el exceso de lluvias, tornados y huracanes que están ahora concluyendo con los terremotos más espantosos que han causado muerte y destrucción en la tierra.
La gente damnificada por la caída de sus viviendas, otros por la pérdida de sus familiares que murieron entre los escombros, luego de once días de haber bailado con la muerte aún siguen sufriendo los estragos de esa pesadilla, porque siguen sin ‘ver claro’ en cuanto a la ayuda y programas de apoyo oficial, que tanto cacaraquea el Gobierno Federal y que los afectados siguen si verlos ni tenerlos, más que en las promesas llevadas dentro de las palabras de los políticos; que para los mexicanos nunca han sido garantía de verdad.
Chiapas, al igual que Oaxaca y la Ciudad de México, aún no salen del ojo el huracán, si bien a los chiapanecos se les pretende distraer un poco con la promesa de crear en Puerto Chiapas la ZEE, no se pueden echar las campanas al vuelo, porque muchos de sus municipios siguen sangrando por la herida del terremoto del 7 de Septiembre: se quedaron sin casas, sin trabajo, sin comida, sin esperanza y bajo las intensas lluvias que no les dejan recuperar la tranquilidad.
Afortunadamente, el gobernador Manuel Velasco Coello no se ha quedado esperando a que la ayuda llegue con rapidez por parte de la Federación, ya que con tantos trámites burocráticos sería como pedirle ‘peras al olmo’ (como botón de muestra, decenas de damnificados por el huracán ‘Stan’ en el 2005, aún siguen esperando sus viviendas); previendo esa circunstancias, el ‘Güero’ trabaja por un lado gestionando la ayuda federal, y por otro, no ha dejado a un lado los programas de su gobierno, sobre todo en el campo chiapaneco en donde viene trabajando hombro con hombro con el secretario de esa institución, José Antonio Aguilar Bodegas, siguen entregando apoyos para producir la madre tierra.
Diversas actividades educativas y culturales se organizaron en días pasados en la Escuela de Lenguas de la Unach, que dirige Carlos Ernesto Cook Narváez; desde conferencias académicas, debates entre estudiantes sobre temas actuales, teatro, y bailes, entre otras acciones que destacaron en ese centro educativo.
Chiapas es una entidad generadora de energía eléctrica, paradójicamente es en el Soconusco donde la CFE está cobrando las tarifas más caras del país; un verdadero abuso a los consumidores, sobre todo en estos tiempos de tragedias naturales.