ALFIL NEGRO

621
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” (Antonio Machado)

Cumpliendo Compromisos
Oscar D. Ballinas Lezama

Manuel Velasco Coello, pese a todo y contra todo, sigue caminando por calles y veredas de toda la geografía chiapaneca, sabe que tiene un compromiso con su pueblo y hasta ahora ha demostrado ser hombre de palabra; es de los que se doblan pero no se quiebran ante la adversidad, por el contrario, se crece al castigo de cualquier incomprensión.
El sol no se le puede tapar con un dedo, incluso los más escépticos reconocen en lo más profundo de su alma que el ‘Güero’ Velasco ha venido muchas veces nadando contracorriente para lograr ‘sacar el buey de la barranca’; los chiapanecos no pueden soslayar el titánico esfuerzo de un hombre que desde que los representó en el Congreso de la Unión, demostró su buena fe y espíritu de servicio.
Nadie duda que por costumbre, muchas veces los seres humanos somos dados a olvidarnos y criticar el trabajo o esfuerzo de quien se entrega con pasión para servir a sus semejantes; sobre todo cuando la persona que está bajo la lupa del pueblo se trata de un servidor público o representante popular.
Es cierto que dentro de la política o la administración pública en México, es sumamente difícil encontrar gente que cumpla a cabalidad con su encomienda y que lo haga con honestidad, sin embargo, en la historia de Chiapas ha quedado escrito que pocos, quizás contados con los dedos de una mano, son dignos de que se les reconozca su capacidad, su espíritu de servicio y honradez para trabajar al frente de una gubernatura, alcaldía, diputación o senaduría.
Chiapas, durante décadas ha estado olvidada por el grosero centralismo federal, se les ha tratado a los chiapanecos como hijos bastardos de México, y a esta entidad fronteriza como el traspatio de la nación; quienes antecedieron en la gubernatura a Manuel Velasco Coello, poco o nada lograron hacer para mejorar las condiciones de vida de este pueblo de invisibles o sin rostro, como dijeron los zapatistas en su rebelión de 1994, cuando salieron del monte para decir ¡ya basta!
Pablo Salazar y Juan Sabines fueron los dos últimos gobernantes que antecedieron a Manuel Velasco Coello, es del dominio público que ambos fueron acusados de malos manejos del erario público y que dejaron las finanzas en el suelo; la deuda de Juan Sabines, presuntamente rebasó los 42 mil millones de pesos, según las denuncias públicas hechas a través de los medios de comunicación.
Velasco Coello, el único gobernador que ha llegado al cargo después de haber obtenido una votación copiosa, como jamás en la historia de la entidad, desde su llegada tomó el bastón de mando sin que le temblara el pulso, sabedor que se había sacado la rifa del tigre y consciente de que tenía una gran reto para no dejar que las malas finanzas que le habían heredado en números rojos, terminaran por destruir los sueños de los chiapanecos.
El Gobernador ha recorrido infinidad de veces la geografía de Chiapas, ha dejado el confort de sus oficinas para desgastar el caite y sudar la camiseta; ha entregado decenas de obras, impulsado cientos de proyectos y programas de asistencia social, lo ha hecho cara a cara y de frente con la ciudadanía, y ya lo ha dicho, no le gusta que los líderes o representantes de los grupos sociales le jueguen la vuelta a los beneficiados y por ese motivo la entrega ha sido ‘de mano a mano’.
La costa chiapaneca ha sido durante muchos años ignorada, acaso una o dos obras en cada sexenio y luego el olvido y marginación de siempre; hasta que llegó hace poco más de cinco años Velasco Coello, quien de entrada y a contrapelo de sus antecesores ha visitado esta región soconusquense infinidad de veces; pero además ha gestionado y aprobado recursos para obras como el nuevo Hospital General que casi se concluye, rehabilitación del teatro, Los Cerritos, el Parque Ecológico, construcción y rehabilitación de escuelas, calles pavimentadas y alumbrado público en coordinación con varios Alcaldes.
Su ayuda ha sido determinante para sacar del corazón de Tapachula la bomba de tiempo que tenía ahí Pemex, además del esfuerzo coordinado con el Gobierno Federal para atraer a Puerto Chiapas la construcción y operatividad de la Zona Económica Especial, obra de gran envergadura que se calcula debe quedar iniciada y avanzada antes de concluir el sexenio.
Por cierto, hace pocos días Manuel Velasco Coello inauguró en Cacahoatán el Centro de Salud de Servicios Ampliados, cumpliendo otro de sus compromisos hechos allá por el 2012, con ello se calcula que serán beneficiados no menos de 17 mil habitantes de esa zona.
Es difícil reconocer lo bueno que pueda hacer un gobernante, porque además es su chamba trabajar para quienes lo eligieron como mandatario, sin embargo, es de hombres y mujeres cabales aceptar que se ha avanzado; que falta mucho por hacer, eso nadie lo discute y se espera que los que vengan detrás hagan pongan también su grano de arena; pero es la hora de que los chiapanecos busquen la unidad y el trabajar juntos con quienes elijan en los cargos de representación popular.
En otras cosas, la cuenta regresiva para el registro de los aspirantes a gobernar Chiapas se está terminando, y hasta ahora solamente Roberto Albores Gleason y Rutilio Escandón Cadenas parecen tener asegurado su boleto de participación; a más tardar el 23 de este mes, antes de la medianoche tendrá que haber candidatos de los otros partidos que están en ‘punto muerto’; luego iniciarán sus campañas oficiales y sabremos de qué cuero saldrán más correas.