OPINIÓN PÚBLICA

524
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Rechazan Ley de Seguridad
Gonzalo Egremy

*Posterior a que la Corte negara la inconstitucionalidad de que la policía o militares puedan “catear” vehículos o personas, creció rechazo a nueva Ley.

*Organismos Internacionales, nacionales y hasta la propia CNDH estiman que la Ley de Seguridad Interior violentará más los Derechos Humanos.

La Ley de Seguridad Interior (LSI), aprobada por el Congreso de la Unión y ya en vigencia, no ha sido nada bien acogida en el país.
Organismos de defensa de los Derechos Humanos, internacionales y nacionales, consideran que con esa nueva normatividad, presuntamente se militarizará el país y conllevará a más violaciones a las garantías del ciudadano.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos interpuso, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un recurso de inconstitucionalidad de uno de los artículos de la LSI que faculta a la policía o militares a “catear” vehículos o personas sin previa orden judicial.
La Corte resolvió, por mayoría de votos (y no por unanimidad) que no es inconstitucional la revisión que agentes de seguridad pública o militares puedan realizar a vehículos o personas, siempre y cuando exista plena presunción o sospecha que estén relacionados con delitos o en flagrancia de los mismos.
Sin embargo, para analistas o expertos en la materia, la SCJN abrió las puertas para que la ciudadanía “sea víctima de abusos, maltratos, violaciones a sus garantías individuales, derechos fundamentales y humanos”.
“La LSI pretende normalizar la participación de las fuerzas armadas en labores policiales.
“Es importante subrayar algunas razones por las que consideramos esta Ley es lesiva y retrógrada, porque faculta al Ejército: Neutralizar actos de resistencia no agresiva; Intervenir comunicaciones privadas; Utilizar cualquier método de recolección de información.
“Autoriza acciones preventivas con base en su criterio; No se plantean mecanismos efectivos de respeto de los derechos humanos; Intervenir contra protestas sociales si consideran que no son pacíficas; No marca límites de tiempo a las afectaciones.
“Utiliza definiciones imprecisas; Vulnera los derechos humanos; Clasifica toda la información donde se vean involucradas como reservada por lo que se desarrolla en un marco absoluto de opacidad absoluta”, exponen.
El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) emitió un comunicado con su postura sobre el artículo 9 que señala que la información que se genere con motivo de la aplicación de la Ley se considerará como de ‘seguridad nacional’ y clasificada de conformidad con ésta y las disposiciones aplicables en materia de Transparencia y acceso a la información.
Advierte el INAI que el artículo es contraria al principio de máxima publicidad, el cual establece, por regla general, que toda la información en posesión de cualquier autoridad es pública y sólo podrá ser reservada temporalmente por razones de interés público y seguridad nacional, acreditando los extremos de la prueba de daño.
En el comunicado, el INAI argumenta que establecer que la información generada será considerada como de ‘seguridad nacional’ implica «restringir, sin análisis alguno, el acceso a dicha información, pues se refiere, la seguridad nacional, es una de las excepciones al derecho de acceso a la información».
En conclusión, el Instituto consideró que el artículo 9 del dictamen de Ley de Seguridad Interior trasgrede los principios de máxima publicidad, de temporalidad en la reserva y de progresividad, los cuales deben imperar para el ejercicio del derecho humano de acceso a la información”.
Como podrá observarse, y ya en vigencia la LSI, es opaca, por decir lo menos, y en un escenario electoral, como el actual que prevalece en el país, hace que la ciudadanía sospeche que las instituciones armadas sean utilizadas con fines políticos a favor del actual sistema, ¿no cree usted?
Bisbiseo
Aún no terminan de “acomodar las fichas” en los partidos políticos, por lo que prevalece, sobre todo en las redes sociales mal utilizadas, demasiada información falsa sobre quiénes serán los candidatos a Senadores y Diputados federales, así como en las listas de los pluris para esos cargos, y para los comicios locales//Salud