Reseña Titanes del Pacífico: La Insurrección

660

Guillermo del Toro produce ésta película, pero no la dirige por estar ocupado en su otra película La fórmula del Agua.

Luis Armando Pacheco

En el 2013, 5 años antes de ganar el Oscar a mejor director y a mejor película, Guillermo del Toro, con la ayuda de Travis Beacham, crearon Titanes del Pacífico, un concepto apasionado completamente original y sincero que prestaba tributo a las películas y series japonesas del género Mecha (Género de robots gigantes) como Godzilla, Gundam, Mazinger Z, Evangelion y Super Sentai y que al mismo servía como una respuesta en contra de las normativas hollywoodenses que se usaban en los “Blockbusters” del año.
Siendo esta una película que no está basada en ningún otro producto donde los héroes no son los típicos estadounidenses, sino un equipo de varias naciones y etnias, creando una pareja que no se enamora al final y no proponiendo una franquicia, convirtiéndose así en producto propio. Dándonos un Blockbuster sincero, apasionado y consiente de sí misma convirtiéndose en un producto excepcional entre las películas de acción de este tipo.
La película tuvo una muy buena recepción (sobre todo en el mercado asiático) lo cual permitió la realización de su secuela. del Toro tuvo que elegir entre hacer esta secuela o una película independiente, y eligió hacer La Forma del Agua y convertirse en productor de Pacific Rim Uprising. Si Guillermo del Toro no hubiera hecho La forma del Agua, hubiera hecho ésta, y en verdad se nota su ausencia.
La secuela de Titanes del Pacífico es dirigida por Steven DeKnight en ausencia de Del Toro, convirtiendo lo que fue un proyecto pasional y comercial en un proyecto más comercial. Por un lado expande el universo creado por Del Toro y Beacham a lugares realmente interesantes que le da un gran potencial para convertirse en una franquicia multimillonaria, sin embargo, al hacerlo, esta película cae en las normas hollywoodenses terminando en una película más de acción que algo excepcional como fue la primera. Eso es notable en el guión, el cual no le da a la audiencia momento para respirar presentando un sinnúmero de elementos a gran velocidad que a media película resulta abrumadora la gran cantidad de información e historias que se desarrollan para este tipo de cintas, todo para poder potencializar las secuelas, videojuegos y juguetes que nos puede dar.
Otra gran diferencia entre la primera entrega y ésta, es la acción, mientras la primera hacía un gran énfasis en los movimientos de los robots gigantes, haciéndolos lentos, visualmente pesados y fácilmente destructibles para darle cierto realismo, aquí son rápidos con un sentido ambiguo de peso y más indestructibles, quitándole cierta tensión y realismo a la acción.
Donde esta secuela sí supera a la primera es en personajes, Del Toro ha admitido en múltiples veces que Titanes del Pacífico no es adecuada para protagonistas interesantes, incluso, cortando escenas de desarrollo de personajes de la película Steven Deknight logra cambiar ello en esta secuela dándonos al carismático John Boyega (Star Wars El despertar de la fuerza) y Cailee Spaeny siendo personajes realmente divertidos para este tipo de película. Sin embargo, también arruina a cierto personaje que aparecía en la película pasada.
En conclusión, esta película no es excepcional como la pasada, pero es realmente divertida y entretenida para ver el fin de semana, con gran acción y personajes.
Síganme en Twitter para ver opiniones cortas de películas y recomendaciones en @itspach.