Polígrafo Político

445
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Políticas de Género: La Barricada
Darinel Zacarías

“Hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad”
Joaquín Sabina

Parece que en Chiapas el tema de las “Juanitas” será un asunto que empezó a mover el tablero político.
La sonada paridad de género, debe respetarse y prevalecer, el objetivo es nivelar la balanza, para hacer valer aquel llamado principio democrático.
Recordemos que la reforma electoral del 2014 que en el artículo 41, donde la equidad de género, hoy llamada paridad, se convierte en un principio constitucional.
Estas modificaciones fueron analizadas y aprobadas por la Comisión Permanente de Asociaciones Políticas, y posteriormente por el Consejo General.
En ese sentido se deberá cumplir con el principio de paridad horizontal, vertical y transversal en el registro de candidatas y candidatos.
Es decir, en las planillas para la integración de miembros de ayuntamientos y a cargos de diputación al Congreso del Estado, debe prevalecer el 71-71.
Y, teniendo en cuenta, por ejemplo, que el Diputado propietario y su suplente deberán ser del mismo género.
Sin embargo, varios pretensos en Chiapas, están viendo lejos sus aspiraciones. Ya que las dirigencias de sus institutos políticos han cuidado no violentar los nuevos paradigmas jurisdiccionales en la materia.
En la región Soconusco ya empezaron a surgir conflictos de aspirantes con sus institutos políticos. Municipios donde la propuesta entregada por sus dirigencias al IEPC altera la paridad.
Ejemplos claros: Unión Juárez y Cacahoatán. En la Suiza Chiapaneca el PVEM postula mujer a la alcaldía y el suspirante es hombre.
En Cacahoatán, MORENA postula mujer y la propuesta que desean mandar a competir, por así convenir a su instituto, es hombre.
Sin embargo, ambos casos deben ser sus partidos políticos, a través de sus decisiones internas quienes hagan las modificaciones conforme a derecho y garantizar ante el árbitro electoral la paridad.
Y es que en el 2015 se dio esta gran rebatinga. Cuando todos los institutos políticos excepto Morena, violentaron esta nueva normativa y de ahí se derivó el efecto de las Juanitas.
Oswaldo Chacón Rojas ha reafirmado el compromiso del IEPC con la paridad de género, a través de acciones afirmativas que coadyuven a la generación de una cultura democrática, de igualdad y no discriminación en la población.
Ya no más, el uso del recurso de “juanitas”. Donde las esposas de los aspirantes originales reemplazaron candidaturas y hoy son algunos de ellos quienes ejercen el poder de facto, aunque la mujer sea la alcaldesa ante la sociedad.
En estas elecciones, dicen, se busca construir los andamiajes de una nueva institucionalidad política y un nuevo pacto social.
¿Quién dijo que tengo sed?