ALFIL NEGRO

731
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

El Último Debate
Oscar D. Ballinas Lezama

“Doctor Gurría, en todo el debate usted nos ha venido hablando de la corrupción, así como del apoyo que daría a las mujeres construyendo un hospital especial para ellas, sin embargo, no ha tenido los pantalones para dar la cara y decirnos de la demanda por acoso sexual que presentó en su contra una mujer”, dijo, Demetrio Martínez, del Partido Mover a Chiapas.
Fue como un balde de agua fría para el candidato de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’, Oscar Gurría Penagos, quien no había asistido al primer debate y seguramente estaba arrepentido de haber acudido al último; dos de sus oponentes políticos fueron implacables, sólo bonito no le dijeron, sin que el galeno tuviera argumentos para defenderse de las acusaciones, sobre todo de la más vergonzosa que lo inmiscuyó en un delito sexual, permaneció en silencio mientras su acusador y el público esperaban una contrarréplica, la que nunca llegó.
Momentos antes, Gurría había manifestado que su administración estaría a prueba de todo señalamiento de corrupción, juró y perjuró que tenía autoridad moral para hablar sobre ese tema.
Sin imaginar que casi al final del debate, sería señalado por el dedo flamígero del candidato del partido morado, dijo sin rubor alguno: ”Tapachula se ha distinguido por su eslabón de corrupción en el gobierno municipal, sin que nadie se atreva a romper ese círculo perverso y vicioso, nosotros lo haremos”, sentenció.
El candidato aludido también había afirmado, en una de sus intervenciones, que si llega a Presidente Municipal castigará a los corruptos, ya que tiene la suficiente fuerza moral para hacerlo, con honradez y justicia.
Parecía que el abanderado de Mover a Chiapas, no estaba dispuesto en soltar al hombre que inició el debate jactándose de honrado, leyendo una cartilla de moralidad y que en un segmento anterior, le había clavado una banderilla a Demetrio Martínez, señalándolo como un exfuncionario municipal corrupto en el trienio de Samuel Chacón.
“Doctor Gurría, no podemos hablar de corrupción cuando usted ha bajado a gente de su partido, para subir a quien no lo merece porque son personas corruptas”.
“Agradezco tu preocupación, pero eso no es asunto de este debate; me señalas sólo para manchar mi imagen, tú te has formado con gente corrupta, si no, explícanos en dónde están las colchonetas que tenías que repartir después del sismo pasado”, respondió Gurría Penagos al abanderado de Mover a Chiapas.
En esos dimes y diretes estaban los candidatos Oscar Gurría y Demetrio Martínez, cuando terció la candidata del frente por Tapachula, Mónica Escobar González, que también se le fue a la yugular a Gurría Penagos, que ya no veía lo duro sino lo tupido y tampoco pudo aclarar paradas ante las acusaciones de la representante del PAN-PRD- MC.
“Usted habla de honestidad y transparencia, doctor Gurría, pero explíquenos qué pasa con Viridiana y Yumaltik, así como toda la gente de un expresidente que tiró 30 millones de pesos en la construcción de la fuente crayola, en la entrada al fraccionamiento Bonanza, cómo puede usted hablar que trabajará honestamente teniendo en su equipo a estas personas; Tapachula exige transparencia y usted nos quiere vender la idea de honestidad, se olvidó del refrán popular: dime con quién andas y te diré quién eres”, apuntó Escobar González.
Entre estos dimes y diretes de algunos candidatos que buscan sentarse en ‘la silla china’, lo más rescatable fueron las propuestas, entre las que sobresalieron las de Enrique Zamora Morlet, candidato de la alianza PRI-PVEM-PANAL, Chiapas Unido, quien en todo momento fue propositivo y nunca cayó en las denostaciones, demostrando en todo momento cordura, respeto y atención a sus adversarios políticos.
“Conozco las necesidades de Tapachula y su gente, por eso he hecho un compromiso con mis conciudadanos para que juntos logremos impulsar el desarrollo económico de nuestro municipio; voy a trabajar por las personas con capacidades diferentes, por las mujeres, jóvenes y por todos los habitantes de la Perla del Soconusco, tendremos un gobierno de puertas abiertas, porque la ciudadanía merece y tiene derecho a ser escuchada y atendida”, enfatizó el hombre que cuyos simpatizantes afirman, que ya está con un pie dentro del palacio de cristal.
Zamora Morlet sostuvo su propuesta de defender la calidad de vida de los ambulantes, añadiendo que solo es cuestión de tener voluntad y capacidad para reubicarlos, porque son seres humanos que también tienen derecho a buscarse honestamente el sustento diario, y a lo cual tienen derecho; destacó también su propuesta de fortalecer el Instituto de Planeación para generar más obras a los tapachultecos; mencionó el detonante que representa la Zona Económica Especial, y terminó afirmando que su gobierno será transparente.
Otro de los aspirantes que también se mantuvo sereno, fue el independiente Eliseo Vázquez, aunque sus propuestas fueron muy sencillas.
En lo que por momentos coincidieron todos los participantes al último debate rumbo a la ‘silla china’, fue en que Tapachula necesita urgentemente la rehabilitación de sus calles, alumbrado público, agua potable, seguridad, servicio de limpia, así como el impulso a la cultura, la educación y el deporte.
Todos los que presenciaron el último debate, felicitaron a los funcionarios del IEPC, toda vez que el evento estuvo a la altura y cumplió su objetivo; los candidatos expusieron sus propuestas públicamente ante los electores, quienes se enteraron de lo que ofrecen para Tapachula.