ALFIL NEGRO

704
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

El Traspatio de México
Oscar D. Ballinas Lezama

Mientras avanzan los días aumenta la incertidumbre entre los soconusquenses, una región ubicada en la costa chiapaneca cuyos habitantes habían sido tratados siempre como mexicanos de quinta categoría, al grado que algunos gobiernos federales los llegaron a considerar ‘hijos bastardos’ de este país.
Fue hasta la llegada de Manuel Velasco Coello, quien aún funge como Gobernador, cuando el Soconusco empieza a ser tratado con dignidad ante las gestiones y hasta exigencias del Ejecutivo chiapaneco, el Gobierno Federal tuvo que voltear el rostro a la Costa viendo en el proyecto de la Zona Económica Especial una oportunidad de reivindicarse un poco con la tierra que habían considerado el traspatio de México.
El proyecto de la ZEE aún está en el horno, a unos cuantos meses de concluir el actual sexenio sólo queda la esperanza que el nuevo Gobierno Federal lo retome, aunque para echarlo a andar deberá primero rehabilitar las vías de comunicación empezando por la ‘autopista’ de la carretera Costera Tapachula-Tonalá que está para llorar y en el más completo abandono; los baches y la inseguridad lo han convertido en un corredor de alta peligrosidad.
El ferrocarril sigue siendo un sueño guajiro, ya que para rehabilitarse necesitaría muchos millones de Pesos y ante un nuevo Gobierno Federal, cuyos ejes administrativos se fundamentarán en la austeridad, será muy difícil impulsar un proyecto en el cual la medicina podría ser peor que la enfermedad.
Andrés Manuel López Obrador se ha jactado siempre de conocer como la palma de su mano la geografía mexicana, sabe y le consta el olvido y sufrimiento de los soconusquenses, que un tiempo fueron mujeres y hombres sin patria, porque no sabían si pertenecer a Guatemala o México.
El Santón de Macuspana está enterado de que esta franja fronteriza de la costa chiapaneca sigue siendo castigada con altos impuestos y que mantiene un considerable déficit de producción, amén de que la Comisión Federal de Electricidad le cobra a precio de oro el servicio a los usuarios; por si esto fuera poco, los altos costos en la venta de las gasolinas le están dando la puntilla a un pueblo cuyas tierras son ricas en producción agrícola, ganadera y un paraíso comercial del que se han apropiado las empresas transnacionales.
Si en verdad López Obrador viene con la espada desenvainada para intentar hacer justicia en este país, Chiapas, en especial el Soconusco, deberá ser una de sus prioridades, junto a Oaxaca y Guerrero, en donde la pobreza de la mayoría de sus habitantes es indignante, vergonzosa e injusta.
Quienes habitan esas tierras del olvido, difícilmente soportarán otro sexenio de abusos, dispendios, corrupción y marginación de parte de los Tlatoanis que sigan desfilando en Los Pinos, mucho menos que se conviertan en señores de horca y cuchillo, reyezuelos de poca monta que se convierten de la noche a la mañana en el grupo selecto de millonarios que conforman la mafia en el poder, como les llama el recién electo Presidente.
Por otro lado, preocupa también a los chiapanecos que muchos Alcaldes, Diputados federales y locales electos ya empezaron a mostrar el cobre, entusiasmados por haberse sacado la lotería sin comprar cachito; no dejan de celebrar con bombos y platillos un triunfo que les fue regalado por el efecto AMLO, ya que de entrada en las urnas nadie votó por ellos, la mayoría es gente que ni en su casa los conocen y ahora se comportan con soberbia, se han subido a una nube de vanidad sin tener el mínimo conocimiento legislativo, ni siquiera hicieron méritos en campaña.
Poco o ningún caso están haciendo estos diputaditos de marras a las indicaciones de López Obrador, que lo primero que les aconsejó es que sean sencillos en su trato con la gente, que el poder deben ejercerlo en su momento para beneficiar al pueblo, no para enriquecerse ni ser payasos a los que les quede grande el circo.
Tanto el centro como el norte del país, están a punto de arder por el aumento de la delincuencia organizada, Chiapas no se encuentra en un lecho de rosas y la inseguridad que impera en la región del Soconusco, es también otro factor que tendrá que darle solución inmediata el nuevo Gobierno Federal, en coordinación con el Estatal y los municipales, para abrirle el camino a los inversionistas que pudieran interesarse en participar dentro de la ZEE, que se ha planteado como la panacea de esta tierra de los invisibles de México.
Nadie duda de los buenos deseos del Presidente, el chiste es que estas pretensiones se cumplan a cabalidad, porque ‘el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones’; nadie quiere que esas promesas hechas por el Presidente recién electo se vayan a quedar en el tintero y el país siga igual o peor, loco estaría quien así lo deseara, pero tampoco se pueden echar las campanas al vuelo sin ver resultados, hasta no ver no creer, dice conocido refrán, que viene como anillo al dedo.
Un abrazo para mi amigo Lisandro Calvo Pérez, en su ruta contra el tiempo, un año más de estancia en este planeta. Felicidades a mi sobrino nieto Christopher Lezama, en su primera comunión.