ALFIL NEGRO

599
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Los Apagones
Oscar D. Ballinas Lezama

A tambor batiente está cerrando su trabajo como legislador el tapachulteco Enrique Zamora Morlet, quien volvió a poner el ‘dedo en la llaga’ al solicitar al Congreso de la Unión que los empleados de la Comisión Federal de Electricidad también paguen su consumo.
Ante el pleno del Palacio Legislativo de San Lázaro, el Diputado costeño presentó un punto de acuerdo, exhortando a través de dicho documento a la Dirección General de la CFE para que todos sus empleados paguen el servicio de energía eléctrica, al igual que lo hacen todos los consumidores de luz en este país.
El legislador chiapaneco no se anduvo por las ramas y puso las cartas sobre la mesa, porque en un país que se jacta de democrático y justo, ‘todos hijos o todos entenados’; “no puede haber distinciones en el trato que da a los consumidores, una empresa federal que se mantiene del erario, conforme lo marca n las leyes que regulan el pago por el uso de servicios públicos”, explica en su punto de acuerdo Zamora Morlet.
Mucha razón tiene el congresista soconusquense, quien destacó lo injusto de obligar a unos ciudadanos a pagar el servicio mientras a los que trabajan en CFE y reciben su salario de los impuestos del pueblo, gocen del privilegio de exoneración de pago, lo que implica que la Comisión Federal de Electricidad debe buscar de alguna manera recuperar esos millones de Pesos perdidos por el ‘bono’ a sus empleados.
Para nadie es secreto las constantes quejas de los usuarios de CFE por el abuso que muchas veces cometen en contra de los consumidores al cobrarles sumas de dinero muy altas, justificando el abuso con tarifas que imponen al parecer en forma arbitraria y no conforme a una lectura real.
El punto de acuerdo del diputado Zamora Morlet fue publicado en la gaceta parlamentaria con el número 25 en el tomo 1 de fecha primero de Agosto del año en curso, esperándose que tenga una respuesta favorable y quizás con ello, en algo se reponga económicamente el gasto de la energía que regalan a sus trabajadores, fundamentándolo en un contrato colectivo de trabajo firmado por la CFE y el sindicato de esa dependencia (SUTERM).
Sería importante también que el próximo Gobierno tomara en consideración el mal estado de las líneas, postes y transformadores que usa la CFE para brindar el servicio a sus consumidores, toda vez casi todo el tiempo se dan apagones que generan consecuencias económicas a los clientes.
Esos apagones se deben muchas veces al mal estado de las líneas o los transformadores que fueron adquiridos en el ‘tiempo del caldo’, diría mi abuelita, que además aumentan el gasto de energía eléctrica; causando además daños a los aparatos eléctricos de los consumidores, quienes muchas veces pierden también sus alimentos porque ya no pueden refrigerarlos, debido a los apagones que duran varias horas sin ser atendidos por falta de personal suficiente que conformen las cuadrillas de asistencia al público.
Es necesario que el nuevo titular de la CFE tome en consideración la urgente necesidad de aumentar el número de cuadrillas para reparar los daños que provocan los apagones; sobre todo en las zonas donde hay mucha tormenta o vientos huracanados.
Los lecturistas son otro problema que enfrenta la CFE en Chiapas, ya que al parecer tampoco son suficientes para checar el consumo de miles de medidores en los municipios, rancherías y ejidos, y se presume que muchas veces deben hacer anotaciones fuera de la realidad, por lo que se tendría que hacer contrataciones de personal suficiente para terminar con este posible problema que afecta a los consumidores, que generalmente pagan por consumos dudosos al poderse estar haciendo a ‘ojo de buen cubero’; esas dudas podrían ser despejadas si el servicio se diera con bastantes lecturistas, ya que les daría tiempo para cumplir su objetivo.