ALFIL NEGRO

576
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
(Mateo 24:12)

Injusticia Psicópata
Oscar D. Ballinas Lezama

La psicosis en que vive el pueblo de México los está llevando a buscar justicia por su propia mano, ’ojo por ojo, diente por diente’; cometiendo muchas veces verdaderas injusticias, como sucedió recientemente en Puebla, donde una turba enfurecida quemó vivos a dos supuestos traficantes de órganos de niños, que al final resultaron inocentes.
Cansados de una ley que no aplica la justicia, mucha gente está volviendo a la época de la barbarie, aplicando aquella famosa frase de Francisco Villa, ’fusílenlo, después averiguan’; así sucedió en esta ocasión en Puebla, donde la religiosidad de sus habitantes ha llegado al extremo de construir una iglesia casi en cada esquina de la ‘angelópolis’, sin embargo, parece que en esa entidad poblana llena de aspirantes a santos y santas no conocen la misericordia de Dios, mucho menos las leyes del hombre.
Ni duda cabe que hoy estamos viviendo tiempos tormentosos y llenos de peligros, pues el mundo va de mal en peor; éste tipo de linchamientos ya se está dando a lo largo y ancho del país debido a la inseguridad que las autoridades no han podido brindar a sus conciudadanos.
También ha tenido mucho qué ver el nuevo procedimiento judicial ejecutado por Ministerios Públicos y Jueces, que muchas veces dejan en libertad a los verdaderos responsables de delitos graves, presuntamente por obtener un beneficio económico y no por aplicar a pie juntillas un código moral para hacer justicia a los integrantes de una sociedad que, en cuestiones de seguridad, ya no ve lo duro sino lo tupido.
El hartazgo de la gente ante la inseguridad que campea en todos lados a cualquier hora del día lo está llevando al enfriamiento del poco amor que guardaba para sus semejantes, México se ha convertido en una verdadera jungla, donde predomina la ley del más fuerte; cada quien se rasca con sus propias uñas y los miembros de la actual sociedad se han resignado a ser partícipes de la ‘ruleta rusa’.
Las personas han perdido la fe en la justicia del hombre, están consientes que un día pueden asesinar, robar, secuestran o venderle droga a un vecino, sin que nadie mueva un solo dedo para ayudar a la víctima, aunque sepan que en cualquier momento le puede tocar a cualquiera, aún así, nadie quiere meterse en problemas y terminan haciéndose de la vista gorda, dejan que cada quien se defienda como pueda.
Ante estos acontecimientos de odio y maldad, mucha gente empieza a preguntarse sobre lo que hay en la naturaleza humana para que alguien sea capaz de matar a quien no conoce, incluso a sus propios hijos o padres; el odio y rencor han convertido al hombre en un lobo para el propio hombre.
Estos pasajes de barbarie nos recuerda a lo que sufrió Jesucristo que fue torturado de manera cruel, dejando al descubierto el odio que la humanidad guarda en su corazón para con sus semejantes; imaginen ustedes amigos lectores, si aquella turba de soldados que sabían de la inocencia y los milagros de un hombre bueno lo asesinaron brutalmente y sin misericordia alguna, ¿qué será de nosotros y nuestras familias si llegamos a cometer un delito o simplemente por equivocación, las actuales generaciones deciden ‘hacer justicia por su propia mano’?
Muchas personas que han sido testigos de este tipo de linchamientos en México se excusan bajo el argumento que no participaron directamente en las ejecuciones, que se concretaron a mirar o simplemente a grabar con sus celulares los horribles crímenes de la turba enloquecida; de acuerdo a la ley, ¿éstos mirones serán también responsables por su omisión?, no hay que olvidar que lo mismo peca el que mata la vaca, que quien le agarra la pata.
La gente anda de ‘mírame y no me toques’, ante las noticias de supuestas desapariciones y asesinato de tantos menores que, según las redes sociales en donde se ha exacerbado el odio, a los niños les son extraídos sus órganos para venderlos a quiénes lo necesitan y pueden pagar millonarias sumas de dinero por ellos, ante una cultura de la donación que es letra muerta en este país.
La inseguridad ha rebasado todos los límites tolerables, éste flagelo se ha convertido en el Talón de Aquiles de los tres órdenes de Gobierno; ojalá que los que vienen a gobernar traigan esa ‘varita mágica’ para resolver el problema, que aunado a la falta de fuentes de trabajo, el aumento de los impuestos, alza en el costo de todos los servicios y productos, impulsado por el incremento desmedido e incontrolable de las gasolinas y la energía eléctrica, ha puesto a la sociedad mexicana en el filo de la navaja.
Estos linchamientos no son nuevos en México, cada vez se dan con mayor continuidad y salvajismo, porque la gente ha dejado de creer en sus autoridades, no tarda mucho en que los próximos linchados sean Alcaldes, Senadores, Diputados o cualquier político sinvergüenza, quienes en el pecado van a llevar la penitencia si no dan pronta solución al problema de la inseguridad.