ALFIL NEGRO

422
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Durante muchos años, hablar del crimen era hablar sobre nada” (Terry Tempest)

La Tierra Sigue Hablando
Oscar D. Ballinas Lezama

Sigue el bailoteo de la Tierra. Ayer, en las primeras horas de la mañana, la Ciudad de México se cimbró con un sismo de 1.8 grados, mientras en Acapulco se registró otro de 4 grados; según el Servicio Sismológico Nacional.
Los cambios climatológicos que durante la última década ha venido sufriendo la Tierra es para que la humanidad ya hubiera puesto sus barbas a remojar, son eventos de tipo apocalíptico que no estaban previsto, sin embargo, escritos están en muchas de las profecías bíblicas y científicas.
Los mismos científicos aceptan ahora que la naturaleza no funciona de la manera en que lo ha venido haciendo en los últimos años, considerando que el cambio climático fortalece las tormentas y huracanes que llegan con toda su furia, causando destrucción y muerte en diversas partes del globo terráqueo.
Algunas personas afirman que las profecías bíblicas y las de Nostradamus, entre otras, no son más que fantasías sobre el final de los tiempos, sin embargo, no dejan de reconocer los últimos acontecimientos ‘naturales’ ocurridos después de los eclipses las ‘lunas de sangre’, como el que se vio en Agosto del 2017 cuando se llenó de oscuridad gran parte del planeta, causando eventos caóticos que estudiosos de la Biblia explican como señales de los últimos tiempos.
“Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado en la tierra. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados”. (Apocalipsis 16:18-20).
Sin embargo, cristianos y evangélicos coinciden en que aún no es el fin, sino solamente son los principios de dolores, aunque reconocen que nunca la humanidad ha estado tan cerca viendo esta profecía cumplirse; para nadie es secreto que en los últimos diez años se han intensificado los sismos, principalmente en la zona de la falla de San Andrés y en los países que conforman el círculo de fuego.
Los científicos hablan también del ‘Big One’ (el gran terremoto) que podría originarse por la falla geológica de ‘Cascadia’, ubicada en lo más profundo del planeta y en donde se espera pudiera generarse el temido megaterremoto que, además, podría provocar un tsunami de fatales consecuencias en parte de Estados Unidos, México y demás naciones que pertenecen el ‘círculo de fuego’.
Al igual que la falla de San Andrés, los científicos han manifestado que tarde o temprano la falla volverá a quebrarse y millones de personas que viven dentro de su zona están en peligro, por lo que es necesario que estén alertas y preparadas.
Nadie pretende asustar a nadie, pero ante los últimos acontecimientos la humanidad debe de estar alerta ante el embate de los fenómenos naturales, la Tierra pareciera estar hablando y enviando su mensaje para que sus habitantes dejen de destruirla; la contaminación del agua, la flora, la fauna y la tierra es terrible, sin que la mayoría de los gobiernos parezcan estar interesados en revertir ese daño; la sociedad mundial tampoco muestran alguna preocupación real por este problema que atañe a toda la humanidad.
Por cierto, ya que estamos comentando sobre la contaminación a la madre tierra, las tres instancias de Gobierno deberían intervenir para investigar a los encargados del proyecto de construcción del nuevo edificio del IMSS en Tapachula, quienes al parecer van a descargar las aguas residuales (negras y contaminadas) en el río Tiplillo, que pasa a un costado del fraccionamiento Framboyanes y la colonia Democracia, al sur de esa construcción.
Los habitantes de ese lugar están muy preocupados y alarmados porque ante la falta constante de agua rodada que por años les ha enviado a cuenta gotas Coapatap, tienen que utilizar las aguas del Tiplillo para lavar su ropa y bañarse, algunos han abierto pozos cercanos al cauce del arroyuelo para satisfacer su sed, la tubería del drenaje del IMSS ya llegó hasta la orilla del pequeño manto freático.
En estos tiempos de intensas lluvias, el terreno donde se construye el nuevo edificio del IMSS, se convierte en una alberca debido a que lo levantaron en medio de un enorme hueco que años atrás, era una de las grandes lagunas del río Coatán.
Finalmente, el ‘mal tiempo’ sigue en el Soconusco; en Tapachula sus habitantes siguen sufriendo con el problema por la falta de suficientes carros recolectores de basura, habrá que darle tiempo al tiempo para ver si la nueva administración municipal saca el buey de la barranca; hasta ahora, siguen la misma táctica de quienes les antecedieron, dejarle el trabajo a los tricicleros que con esta chamba pueden sobrevivir con sus familias, sin embargo, el servicio no es de calidad y se cobra como extra.
La inseguridad se mantiene con las mismas estadísticas con que lo hizo en la administración anterior y eso ya es ganancia, ahora los costeños esperan que los nuevos gobernantes protejan a través de sus corporaciones policiacas la vida y los bienes de la ciudadanía.
Difícil rehabilitar calles y avenidas, el tiempo de lluvias no les permitirá y todo lo que hagan será como tirar el dinero de los generadores de impuestos; lo que sí piden a los Alcaldes que recién tomaron posesión en el Soconusco, hagan públicas sus investigaciones sobre lo que han recibieron de quienes les antecedieron en el cargo, ’cuentas claras, amistades largas’, han dicho por ahí. Seis meses son buenos para demostrar que lo que se dice y promete, no es jarabe de pico.
En otras, vecinos de la 13 Norte, entre 9ª y 11 Oriente, siguen quejándose por el problema que les causa la constantes fallas en el transformador que les surte la energía eléctrica, sin embargo, CFE no atiende sus denuncias.
Lo mismo pasa con las diversas gasolineras, en donde día a día aumenta el precio de los combustibles y según los consumidores, las bombas parecieran estar arregladas pues presuntamente no despachan litros completos; la Profeco en Tapachula está peor que la Carabina de Ambrosio. Todo mundo esperamos con ansiedad el cambio anunciado.