ALFIL NEGRO

261

Nuevo Timonel

Oscar D. Ballinas Lezama

Por instrucciones del gobernador Manuel Velasco Coello, ayer tomó posesión como nuevo titular de la Secretaría de Pesca y Acuacultura en Chiapas, Enrique Zamora Morlet, en sustitución de Reynaldo Aguilar.
Tocó al Secretario de Gobierno, Mario Culebro Velasco, tomarle la protesta al nuevo funcionario estatal, a quien exhortó a seguir redoblando esfuerzos en beneficio de las familias pesqueras en esta entidad.
El encargado de la política interna en Chiapas, dijo a Zamora Morlet que por instrucciones del Gobernador busque en su nuevo cargo, estrechar más la colaboración con las casi 8 mil familias de pescadores chiapanecos, buscando siempre que sean escuchadas y sus necesidades atendidas, así como proveerlos de los recursos necesarios para que en esta actividad se continúe generando empleos e ingresos dignos.
Por su parte, Enrique Zamora Morlet agradeció la confianza depositada en él por el Ejecutivo Estatal, a quien reafirmó que pondrá su mejor esfuerzo y dedicación para cumplir la encomienda, buscando coordinarse con los Alcaldes chiapanecos y el Gobierno Federal.
Antes de finalizar el protocolo de la toma de protesta del nuevo Titular de Pesca y Acuacultura, el Secretario de Gobierno manifestó que uno de los compromisos de la administración estatal actual es que todos los funcionarios pongan su mayor compromiso y dedicación en el cumplimiento de sus responsabilidades, aún en este último tramo en el que los ciudadanos piden soluciones de mayor alcance a sus problemas.
Enrique Zamora Morlet, no obstante ser uno de los políticos más jóvenes de Chiapas, ha destacado en los diversos cargos públicos o de elección popular que ha desempeñado, sobresaliendo su espíritu de servicio y su honradez blindada ante cualquier acto de corrupción.
Como Secretario de Vinculación Ciudadana Humana del Ayuntamiento de Tapachula, Secretario de Desarrollo de la Frontera Sur del Gobierno del Estado, Diputado local y federal, el hoy nuevo Secretario de Pesca y Acuacultura, demostró en todo momento su voluntad de servir y hacerlo bien, con la honradez que deben hacerlo quienes reciben la oportunidad de convertirse en servidores del pueblo.
Nadie duda que Zamora Morlet tendrá que nadar a contracorriente para poder rescatar al sector pesquero, que no solamente ha sufrido la falta de gestiones para apoyos, que debieron realizar los exencargados de esta Secretaría, sino que además tendrá que enfrentarse a la serie de problemas causados por los constantes fenómenos naturales que al parecer, se han intensificado debido al calentamiento global en el planeta.
Por si fuera poco, la pesca ha disminuido debido al alto grado de contaminación del mar, provocado por los desechos tóxicos, basura y aguas negras que son arrastradas por las corrientes de estos afluentes, hasta desembocar en las playas del Océano Pacífico en donde causan gran impacto ambiental.
Las costas de Chiapas se conforman con más de 75 mil hectáreas de esteros, al menos diez sistemas lagunares 72 ríos y un sinfín de arroyuelos, existiendo en estos lugares al menos unas 300 especies de fauna acuática en agua dulce; mientras en la región de los altos existen al menos unas 40 especies de peces.
Para nadie es secreto que desde hace varios años el sector pesquero del país vive bajo condiciones insostenibles, por lo que algunos gobernantes han considerado a este sector como un asunto de seguridad nacional; considerando que es la pesca es un factor alimenticio, su actividad sirve para crear fuentes de trabajo y finalmente porque genera ingresos económicos.
De ahí la enorme importancia de lo que se haga o deje de hacer desde la Secretaría de Pesca y Acuacultura, que indudablemente debe de contar con el apoyo de los Gobiernos Municipal, Estatal y Federal, es una carreta que no puede empujar únicamente esta institución; es una actividad rentable que ayuda al desarrollo social de cualquier comunidad pesquera; sin embargo, para tener éxito los hombres y las mujeres del mar también deben poner su granito de arena y trabajar unidos y en armonía con las autoridades.
Un abrazo de oso a mi hijo Oscar Uriel, en su cumpleaños.