El Quinto Poder de México

628
EL QUINTO PODER DE MEXICO
EL QUINTO PODER DE MEXICO

Por: Ernesto L. Quinteros

Nos Estamos Agringando en México

Tal parece que en nuestro país nos estamos ‘agringando’, porque nuestra gente ya no quiere hacer trabajos u oficios que antes se consideraban comunes en los más de dos mil cuatrocientos municipios que conforman la República Mexicana.
En las zonas urbanas las actividades u oficios que generan economía se han depreciado.
Y de las actividades en el campo, seguramente usted estimado lector conoce algunos casos, donde existen hijos de pequeños propietarios de extensiones de tierras, que ya no les gusta vivir en la zona rural, o en el rancho, como decimos por estos rumbos. Menos que quieran dedicarse a cuidar ganado o realizar actividades propias de la agricultura, ya que las consideran mal pagadas.
Por eso el comentario, en el sentido de que nos estamos ‘agringando’, porque en los Estados Unidos la mayor parte de la población evita oficios o trabajos considerados de bajo perfil.
En las grandes ciudades los prestadores de servicio prefieren contratar a los mexicanos indocumentados o de otros países de centro o Sudamérica para que realicen labores de lavaplatos, choferes, limpieza, ayudantes en la construcción, etc.
Mientras que en las zonas agrícolas sucede lo mismo, en los Estados Unidos los empresarios gringos prefieren contratar la mano de obra de los migrantes, porque es barata y efectiva.
¿Sera que en México nos está pasando lo mismo? Porque honestamente estamos muy lejos de estar al mismo nivel económico que nuestros vecinos del norte.
Este tema empieza a tomar importancia porque hace unos días sucedió algo inusual con los migrantes que estuvieron unos días en la Ciudad de México.
El empresario mexiquense Arturo López Díaz acudió la semana pasada al albergue del centro deportivo de la Magdalena Mixhuca para ofrecerle a los migrantes empleo de albañiles, choferes, mecánicos y peones de campo, el empleador dijo tener varias actividades empresariales, donde él es directamente el patrón, como el transporte de agua en la Ciudad de México, constructor, así como dijo tener empresas en los estados de Morelos y Michoacán para la cría y engorda de ganado bovino, equino y porcino.
Manifestó que necesitaba de 15 a 20 personas, y de todos los migrantes que se encontraban en el lugar sólo 12 personas decidieron irse con dicho empresario.
Especulando, podríamos sospechar que se trata de un enganchador u explotador. Pero la realidad es que en México existen miles de migrantes que trabajan tanto en el campo como en las ciudades, realizando diferentes actividades económicas que ya no quieren realizar nuestra gente.
Y este fenómeno es una realidad, en donde la mano de obra de México ya es desplazada, por diferentes circunstancias y motivos que bien valdría la pena analizar.
Un ejemplo claro, es la región Costa-Soconusco, en donde año con año vienen al sector agrícola miles de migrantes de Centroamérica, principalmente de Guatemala. Ayudan a cultivar banano, plátano, soya, café, mango, y otras variedades de productos del campo que se dan en la región.
El motivo que dan las empresas mexicanas para contratar gente de otros países es la misma respuesta que dan los gringos, la mano de obra de los migrantes es más barata y efectiva.
Entonces nos damos cuenta que nuestra gente ya no quiere trabajar en el campo, se le hace poca ganancia y no cumple con sus expectativas y necesidades de vida.
Y de ahí viene la pregunta ¿Será que ya no hay suficientes campesinos en nuestro país?
O ¿será que la mayor parte de nuestros campesinos ya se fueron a los Estados Unidos?
Pero la mejor opinión, la tiene usted estimado lector.
Por hoy ahí la dejamos, nos leemos mañana. ¡Animooo!
Comentarios y denuncias: [email protected]
Visita: www.elorbe.com.mx