ALFIL NEGRO

489
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Combatirán Inseguridad
Oscar D. Ballinas Lezama

“En Chiapas la seguridad es primero”, argumentó el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, quien a trece días de haber tomado posesión del cargo ya agendó el problema de la inseguridad como una de las prioridades de su Gobierno.
Para nadie es secreto que en todo el país, la violencia generada por la inseguridad, se ha convertido en uno de los principales flagelos de los gobiernos en turno; Chiapas no podía ser la excepción, sobre todo por ser una frontera porosa convertida en paso obligado del flujo de indocumentados centroamericanos.
Los municipios de la costa chiapaneca son receptores de miles de migrantes, que año con año intentan alcanzar la frontera norte del país en busca del sueño americano, utilizando como trampolín la zona del Soconusco.
Debido a que la mayoría de los indocumentados no traen dinero suficiente para lograr alcanzar el norte del país, optan por quedarse algún tiempo en los municipios del Soconusco, principalmente Suchiate, Tapachula y Huixtla, en donde la falta de fuentes de trabajo los obliga a delinquir.
Muchos de estos extranjeros traen antecedentes de una carrera delictiva en sus países, por lo que se les hace fácil reorganizarse en suelo mexicano y para tener mejores opciones de lograr su objetivo, buscan la complicidad de maleantes locales con quienes han abierto verdaderas empresas delictivas que se dedican a los asaltos, secuestros, robos de infantes, trata de blancas y chantaje, lo que presuntamente han logrado por la incapacidad o complicidad policiaca.
Algunos elementos de diversas corporaciones de la policía, han sido señalados de supuesta complicidad con el crimen organizado, debido a que al parecer siguen teniendo salarios muy bajos, así como deficientes prestaciones laborales, amén de un armamento caduco, falta de suficientes vehículos para patrullar y la gasolina que se necesita para moverlos, profesionalización constante en procesos de investigación y manejo de armas.
De ahí la gran importancia que tienen las recientes acciones del Ejecutivo Estatal, quien ha manifestado la urgente necesidad de analizar de manera permanente los programas, las políticas públicas y las actividades en materia de seguridad que se llevan a cabo en todas las regiones de la entidad.
Escandón Cadenas expresó que el objetivo es que Chiapas sea el número uno en el rubro de seguridad, por lo que pidió a cada representante de las diferentes instancias de seguridad, redoblar el trabajo para reducir la incidencia delictiva y garantizar el acceso pleno a la justicia, la protección a las víctimas y el castigo a los agresores.
“La coordinación entre todas las instituciones involucradas en la seguridad de la población chiapaneca, es fundamental para brindar mayor protección y bienestar a las familias, ese es uno de nuestros principales compromisos y lo vamos a cumplir”, afirmó el Gobernador chiapaneco.
Finalmente dijo que no se debe bajar la guardia y hay que continuar sumando esfuerzos, con responsabilidad y eficacia para establecer mecanismos que permitan hacerle frente a la inseguridad y los chiapanecos puedan volver a vivir en paz y armonía.
Se deja en claro que los primeros pasos para echar andar nuevas estrategias contra la delincuencia, ya se están dando desde el Gobierno Federal y que en ese mismo tenor están los estatales, sobre todo Chiapas siendo anteriormente una frontera pasiva, ahora en los municipios costeños empiezan a verse los focos rojos.
Nadie duda que los tres niveles de Gobierno tienen ya un hueso duro de roer en la inseguridad; la falta de trabajo crea muchas necesidades y pobreza extrema, lo que muchas veces lleva a la desesperación a la gente y los empuja a delinquir para sobrevivir.
El problema se agrava cuando los hampones le agarran ‘cariño’ a hacer lo malo, amén de que hay delincuentes que no se conforman con robar, secuestrar o asaltar, sino que se dedican a asesinar a sus víctimas o a sus competidores que invaden sus plazas controladas, ante una diversidad de corporaciones policiacas de las cuales no se hace una que verdaderamente cumpla con su objetivo.
La población está en manos de la delincuencia, la intranquilidad y la zozobra son el pan de cada día en el Soconusco, sobre todo en la otrora capital económica de Chiapas, en donde los bandidos han sentado sus reales y se carcajean de las diversas corporaciones policiacas, que hasta ahora parece que no han podido con el paquete, ignorándose si es por incapacidad o por complicidad.
Se espera que en los primeros meses del 2019, la nueva administración gubernamental en Chiapas los ponga ‘al centavo’; profesionalice a policías y empleados administrativos, les dote de armamento necesario para combatir el hampa y éstos (los policías) muestren resultados positivos.