ALFIL NEGRO

477
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Es mejor prevenir que lamentar” (refrán popular)

En la Víspera
Oscar D. Ballinas Lezama

Ante la nueva amenaza de la llegada a Chiapas de otra caravana de migrantes centroamericanos, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas y la Federación, han iniciado acciones preventivas que mantengan la seguridad en la frontera sur de México.
Entre los representantes del Gobierno Federal estuvieron en Chiapas, Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana; los titulares de la Defensa Nacional y de la Marina-Armada de México, el subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo Aburto, y el comisionado del INM, Tonatiuh Guillén López.
Recorrieron los diversos puntos fronterizos en la entidad con la finalidad de reforzar la seguridad en estos pasos, que son utilizados en su mayoría por extranjeros sin documentos de identificación; así otros como los puentes de Suchiate y Talismán en donde hace varias semanas miles de hondureños utilizaron la fuerza para ingresar a suelo mexicano.
La presencia de los integrantes del éxodo centroamericano, causó zozobra entre los habitantes de los municipios que cruzaron caminando, ya que no todos los extranjeros llegaron en son de paz y hubo además, quienes exigieron buena comida y transporte gratis.
Por ello, el Ejecutivo chiapaneco afirmó: “en el Gobierno de Chiapas tenemos la certeza de que con el acompañamiento de la Federación, que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, la seguridad será reforzada para que las familias chiapanecas cuenten con las condiciones que garanticen su tranquilidad”.
Por su parte, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, explicó que para el Gobierno Federal es una prioridad la seguridad y parte de ella, implica el resguardo de la frontera sur, buscando siempre que se ofrezca un paso seguro y ordenado, pero también amigable.
Por aquello de ‘no te entumas’, el Gobierno mexicano no debe confiarse ante la amenaza de los extranjeros que han manifestado que en los próximos días podría venir una caravana de al menos 15 mil indocumentados, quienes aseguran que por la fuerza ingresarán a territorio azteca y se quedarán a vivir en Chiapas.
Si bien es cierto que todos debemos ser respetuosos de los derechos humanos, también las autoridades deben tomar en cuenta que los chiapanecos no están en un lecho de rosas, sobre todo los que viven en la frontera del Soconusco, quienes tendrán que dar asilo a esos miles de migrantes que al no encontrar trabajo se convertirán en caldo de cultivo de la delincuencia, como está sucediendo actualmente con los integrantes de la primera caravana que están en Tijuana.
En otras cosas, tremendo susto se llevaron los transeúntes que ayer paseaban o compraban por el centro de la ciudad, luego de que hubo explosiones de los cohetes que algunas personas colocan sobre las banquetas para venderlo; Protección Civil Municipal y la del Estado deben hacer su chamba para evitar este tipo de accidentes que pueden originar una desgracia con pérdidas humanas.
Estamos en la víspera del año nuevo; si bien hay esperanzas de un cambio, los ánimos del pueblo andan por el suelo y no es para menos, ya que las gasolinas y la energía eléctrica seguirán dándole la puntilla a la precaria economía a los millones de mexicanos que están empantanados dentro de su pobreza.
2019 no pinta bien, sin embargo, dicen que la esperanza muere al último y el pueblo mexicano siempre se muere en la raya, está lleno de fe y sabe que los milagros existen; de ahí su confianza en que el año del cerdo no será tan malo como el año del perro, que mañana termina.
Hay buena voluntad en los gobernantes actuales, es cuestión de esperar y trabajar con ellos para aspirar a un mejoramiento de los niveles de vida de la gran mayoría; el sexenio apenas está iniciando, la nueva maquinaria calienta motores y habrá que esperar un tiempo prudente para verla funcionar en todo su esplendor, sólo así, la sociedad podrá dar un veredicto justo del actuar de quienes ahora tienen el sartén por el mango.