ALFIL NEGRO

360
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Voces Protestatarias
Oscar D. Ballinas Lezama

Un numeroso grupo de habitantes de la Costa chiapaneca, se dirigieron por escrito a la secretaria de Gobernación, Olga María del Carmen Sánchez Cordero, para manifestarle su inconformidad con la actual política migratoria, que permite el ingreso masivo de personas provenientes de Centroamérica y otras regiones del mundo.
Quienes dicen ser ciudadanos unidos por la necesidad de coadyuvar en los asuntos políticos, hacer propuestas y solicitudes como parte de la sociedad civil, conforme a la Constitución Mexicana, manifestaron a la Secretaria que se mejoren los servicios de seguridad pública en la frontera del sur de México.
Los quejosos señalaron que ven con profunda preocupación, que al parecer no se cuenta en esta zona geográfica del sur del país, con ninguna estrategia por parte del sector Salud, ante una altamente potencial pandemia, ya que los migrantes pudieran portar diversas enfermedades que estaban erradicadas en México, como en el caso de los 31 casos de malaria recién detectadas en la nación azteca.
Afirman los denunciantes que muchas de esas enfermedades que pueden portar los migrantes indocumentados, ya no forman parte del cuadro básico de vacunación o son inexistentes en la nación mexicana, entre ellas: el cólera, ébola, fiebre amarilla, viruela, sarampión, entre otras.
Explicaron que están levantando la voz de alerta ante la constante presencia de grupos de migrantes indocumentados, que se concentran en los parques públicos, como en el caso de Suchiate, Huixtla y Tapachula, donde prácticamente llegar a estar hacinados hasta 3 mil personas que viajan en las llamadas ‘caravanas humanitarias’.
Explicaron que los municipios fronterizos que reciben a estos grupos de migrantes no cuentan con cabinas de baños, agua potable, alimentos sanos, lugares adecuados para proteger a esos parias de las inclemencias del colima y lo más delicado, carecen de brigadas de salud para evaluar a esos migrantes, que, hasta ahora, gracias a Dios, no han dado pie a una tragedia de magnitudes apocalípticas.
Las voces protestatarias añadieron que en la zona centro de Tapachula es un área en la que concurren aproximadamente unas cien mil personas diariamente y representan el 30 por ciento de la población del municipio, quienes no cuentan con la seguridad pública adecuada y son fácil presa de la delincuencia en la que se inmiscuyen un numeroso grupo de migrantes, algunos para sobrevivir y otros porque forman parte de las bandas del crimen organizado.
Este grupo de ciudadanos costeños propuso a la Secretaria de Gobernación que se lleven a cabo acciones concretas en materia de seguridad, con un despliegue de elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal en esta frontera sur de México, como medida de apremio previa la puesta en marcha de la estrategia nacional, tal como lo establece la iniciativa que se discutió en el Congreso de la Unión en materia de Seguridad Pública.
Piden que se coordinen operativos en forma coordinada por las tres instancias de Gobierno, pero que estos no sean ‘flor de un día’ con los que se busque calmar los encendidos ánimos de una sociedad que ya no ve lo duro sino lo tupido, por la inseguridad que permea en esta frontera, considerando que solamente así se abrirá un parteaguas que inicie en la salvaguarda de la integridad y derechos de las personas que viven en esta zona de Chiapas.
Pidieron también que se tome en cuenta a la sociedad soconusquense que esté en el ánimo de aportar opiniones, evaluaciones, sugerir, dar seguimiento y realizar denuncias o quejas sobre las irregularidades, así como convertirse en auxiliares de las autoridades en estos temas de seguridad, que hasta ahora es algo que aún no funcionando debidamente en esta frontera.
Finalmente, hicieron saber a la funcionaria federal que el comportamiento y conductas de la mayoría de estos grupos migrantes ha generado desconfianza en la población residente, la que al no contar con la seguridad requerida pudiera iniciar posibles enfrentamientos con los extranjeros perniciosos, que siguen poniendo en riesgo la soberanía en la frontera del sur del país.
En otros temas, una centena de padres de familia de la Escuela ‘Teodomiro Palacios’ en Tapachula, esperan que este lunes se dé solución por Directores y maestros de esa institución educativa, al grave peligro que representa un menor de, al parecer, 15 años de edad, estudiante de secundaria en ese mismo colegio, que ha cometido varios ataques físicos a niños más pequeños que él, sobre todo los que cursan primaria, y que por la falta de infraestructura utilizan el mismo baño.
Los padres inconformes con la presencia del menor agresor, responsabilizan al Director de la escuela y maestros que permitieron la inscripción del joven agresor, quien en la reunión del viernes pasado aceptaron, al igual que la madre del estudiante de secundaria, que éste tiene problemas psicológicos graves (presuntamente esquizofrenia) y es necesario sea enviado a una escuela de educación especial y bajo vigilancia médica.
Se levantó un acta respectiva que fue firmada de común acuerdo por maestros, Directores de Primaria y Secundaria, así como padres de familia, y aunque la madre del menor, que intentó dentro de los baños de la escuela ahorcar a un niño de primaria la semana pasada, estuvo de acuerdo en el contenido del documento, se negó a firmarlo y los padres de familia temen que no cumpla su palabra, con lo que originaría acciones radicales, incluso una demanda penal en contra del menor agresor, ya que el delito cometido se equipara al de intento de asesinato.

con los problemas que los migrantes centroamericanos aseguran están causando a la sociedad del Soconusco