ALFIL NEGRO

411
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Delitos Cibernéticos
Oscar D. Ballinas Lezama

Lo que faltaba en el Soconusco, ahora resultó que también está operando en esta región una banda de delincuentes cibernéticos, quienes a través del Facebook y el WhatsApp de los teléfonos celulares, vienen amenazando de muerte, defraudando y acosando sexualmente a sus víctimas, que en su mayoría son estudiantes menores de edad.
Padres de familia de varios jovencitos estudiantes de secundaria, quienes pertenecen a un grupo religioso en una iglesia al surponiente de la ciudad, se presentaron ayer al mediodía en la Fiscalía de Distrito Fronterizo Costa, que preside Olger Villanueva Ovando, para denunciar al presunto acosador cibernético.
Una de las víctimas que es acosada sexualmente vía internet, por un usuario de Facebook que se registró como “Carlos Mendoza”, según las pruebas documentales que la afectada presentó ante la Fiscalía, añadió que el acosador además de tener su número de teléfono celular, le dice que es el diablo y amenaza violarla antes de asesinarla.
Según una de las denunciantes, el psicópata cibernético mantiene aterrorizado a un grupo de niños y jovencitos estudiantes, que en sus horas libres acuden a un templo evangélico, advirtiéndoles que los conoce a todos y va a asesinarlos uno por uno, pues pertenece a una secta satánica.
El Fiscal encargado recibir las denuncias de los niños y jóvenes que llevan ya varios días siendo aterrorizados a través de dichas redes sociales internet, abrió la carpeta número RA624/2019, por lo que se espera que al terminar de integrarla se pedirá el apoyo de la policía cibernética y encuentren al acosador.
La denunciante explicó que al principio no le habían prestado atención, sin embargo, al pasar los días ella y sus familiares se dieron cuenta que el acosador tiene conocimiento de todos sus movimientos, de sus familiares y lugares en que ella se encuentra, pues los describe paso por paso en el Facebook.
Afirmó la quejosa, que lo mismo está pasando con sus compañeritos del grupo evangélico que está siendo acosado por el mismo psicópata, quien mantiene el control sobre los Facebook y teléfonos celulares de sus víctimas a quienes llama desde un número telefónico, el cual ya fue reportado ante la Fiscalía para que sea investigado por la policía cibernética; no obstante, el día de ayer el ‘acosador sexual’ amenazó de muerte a sus presuntas víctimas, quien textualmente advirtió: ”aténganse a las consecuencias, conmigo nadie juega pu…perros, quieren que actúe, entonces lo haré, se los advertí y no hicieron caso, luego no digan nada”.
Ojalá que los padres de familia estén pendientes de cada uno de sus hijos que tienen acceso al internet o el celular, ya que se ha desatado una ola de perversos psicópatas que utilizan las redes para realizar delitos cibernéticos.
Es necesario que los usuarios del internet y celulares estén enterados de que existe la policía cibernética, ya que los delitos que se cometen a través de los medios electrónicos , tales como las amenazas, acosos sexuales, pornografía infantil, deben ser denunciados ante la Fiscalía General del Estado, que en Chiapas tiene una policía cibernética que ha sido reconocida por estar a la vanguardia en la defensa contra amenazas y captura de banderas en el internet, según su titular Jorge Luis Llaven Abarca.
La patrulla cibernética explica que la falta de conocimiento de los usuarios del internet, los lleva muchas veces a caer en las redes de los ciberdelincuentes, de ahí su recomendación a los menores de edad de denunciar de inmediato ante sus padres si son víctimas de los acosadores cibernéticos, que no respondan a sus provocaciones y eviten exponer lo menos posible sus vidas o formas de vivir; entre menos sepan de su víctima los acosadores, menos vulnerables serán los afectados con este tipo de delitos.
Otra de las recomendaciones es que enteren de inmediato a sus padres o alguna persona mayor de su confianza, y vean que esa acusación llegue hasta las autoridades de la Fiscalía en Chiapas; pueden llamar también al número 01-800-221-14-84, para denunciar el ciberdelito.
Por otro lado, parece ser que estos delitos se castigan de 2 a 6 años de cárcel, por lo que la sociedad exige a los Diputados y Senadores intervengan para solicitar que este tipo de actividades criminales reciban un castigo más severo.
Quienes utilizan las redes sociales debe evitar a toda costa estarse exhibiendo, hablando de sus propiedades, familias, trabajo, etcétera, ya que el mundo cibernético está inundado de gente perversa, psicópatas que secuestran, violan o asesinan a las víctimas que encuentran fácilmente en estos medios electrónicos.
Vivimos en una época digital en la que el contacto en línea es un arma de dos filos, el acoso cibernético ha aumentado en esta era espacial y desorden moral de la humanidad, no se exponga a la maldad y la violencia que se genera en estos medios.
En otras cosas, la policía cibernética dependiente de la Fiscalía General en Chiapas, finalmente logró capturar al escurridizo sujeto que utilizaba las redes sociales para defraudar decenas de víctimas, con el cuento que les conseguiría plazas laborales en la Unach; aparte, resultó un presunto vendedor de drogas, según informaron sus captores.