ALFIL NEGRO

398
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Los Patos a las Escopetas
Oscar D. Ballinas Lezama

Resulta que ahora los patos le están tirando a las escopetas, aprovechando el mandato presidencial de buscar solución a los problemas sociales, mediante el diálogo del amor y paz, evitando así, las confrontaciones que puedan trastocar los derechos humanos de las personas.
El caso es que no todos quieren entender por la buena, sobre todo, quienes están acostumbrados a ejercer la violencia y actuar fuera de la ley, como en el caso de los grupos delictivos que en forma abierta se están enfrentando a las autoridades a lo largo y ancho de la nación.
Recientemente en el Estado de Veracruz, grupos del crimen organizado persiguieron a elementos policiacos y los atacaron a balazo limpio, asesinando a un representante de la ley, dejando la amenaza abierta de que exterminarán a quienes se opongan a sus actividades delictivas.
En Chiapas, los grupos antisociales que actúan en cada sexenio para llevar ‘agua a su molino’, bajo la bandera de ‘campesinos’ dueños de las tierras que según ellos, nadie trabaja, al ser desalojados de los predios que mantienen invadidos desde hace varios años, se armaron con palos y machetes para salir a las calles a causar destrozos y amenazas de muerte a quien se les atraviese en el camino; no miran quién se las haga, sino quién se las pague.
Para fortuna de los chiapanecos, el actual Gobernador no se anduvo por las ramas y ordenó se restableciera el estado de derecho, ya que siempre ha manifestado que en Chiapas, nada ni nadie debe estar por encima de la ley, por lo que metieron en cintura al grupo autodenominado ‘Mocri’; acción gubernamental que fue avalada y aplaudida por el resto de la población chiapaneca, harta de tanto vandalismo e inseguridad.
Otros grupos que le están ‘jalando la cola al tigre’ lo conforman los extranjeros migrantes, quienes en su mayoría aprovecharon la frontera de puertas abiertas en esta región del sur de México para entrar en forma ilegal por el río Suchiate y establecerse en Tapachula, desde donde están exigiendo se les extienda de manera inmediata un salvoconducto para que puedan recorrer el territorio nacional y puedan ingresar a los Estados Unidos.
Por si fuera poco, ya existe otra amenaza del ingreso de una nueva caravana de inmigrantes ilegales centroamericanos, aprovechando el programa federal humanitario, que les permite ingresar sin documento oficial alguno por la frontera sur en donde hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y ahora cubanos, entran como ‘Pedro por su casa’.
Lo preocupante es que ahora estas personas ya no piden ayuda, exigen ‘sus derechos humanos’ al grado de rechazar la comida compuesta por frijoles, que personas de buen corazón les ofrecen; hace pocos días un numeroso grupo de cubanos entraron violentamente a las instalaciones migratorias de Tapachula, agrediendo verbalmente a los funcionarios de ese instituto, que al igual que las diversas corporaciones policiacas y los militares, no pueden tocarlos ‘ni con el pétalo de una rosa’, conforme a las nuevas disposiciones humanitarias.
Ese candado impuesto a las autoridades policiacas o militares está dificultando ejercer un mejor control sobre los extranjeros perniciosos, provocando que mucho de éstos conformen bandas para delinquir en toda esta zona de la frontera sur, en donde no están dejando títere con cabeza’; cada día hay más voces protestatarias de los mexicanos que generan impuestos y que ven amenazadas sus propiedades, su dinero y su propia vida.
La gente exige seguridad y castigo para los infractores de la ley, así como que no haya borrón y cuenta nueva para los hampones de cuello blanco, incluyendo todos los que abusaron del poder para hacerse multimillonarios con los dineros del pueblo mexicano; nadie puede estar sobre la ley, han dicho hasta el cansancio los nuevos jerarcas en el Gobierno de este país, lo que les obliga a castigar por igual a esa bola de sinvergüenzas que al irse se llevaron hasta el perico de las casas de Gobierno.
Es importante echar andar una consulta ciudadana, como ya se había prometido, para que sea el pueblo quien determine si quiere o no que inicien averiguaciones sobre los Expresidentes, aunque conforme a la ley en México no se necesita pedirle su opinión al pueblo, simple y llanamente deben aplicarse las leyes que señalan claramente, que en estos casos debe haber un proceso judicial en el que se investigue y determine la presunta responsabilidad de los acusados.
No hay que dar tantos brincos estando el suelo tan parejo, la ley debe ser pareja para todos, porque si se trata de consultar el hecho de que puedan enjuiciar a un bandido de cuello blanco, entonces debe hacerse lo mismo con los maleantes comunes y corrientes, nadie preguntó a la gente si querían que detuvieran y enjuiciaran al ‘Chapo’ u otros acusados por delitos menores; ¿de qué corona gozan los políticos ladrones para ser intocables por las leyes y gozar de la protección de los ‘derechos humanos’? Ni duda cabe que en este país se sigue al pie de la letra lo de ‘hágase la justicia solamente en los bueyes de la carreta de mi compadre’.
Los mexicanos piden a gritos que haya seguridad, pero también que se castigue a los responsables de la delincuencia organizada, incluyendo a quienes desde la Presidencia de la República, las Gubernaturas y Alcaldías, robaron a manos llenas el erario que administraron para convertirse en los nuevos jeques de cada sexenio, en donde el ‘marrano más trompudo se agarraba la mazorca más grande’.