LA RESEÑA

171
RESEÑA
RESEÑA

Hellboy
Luis Armando Pacheco

Hellboy (2019) es un desastre de película, posiblemente el ejemplo perfecto de cómo no reiniciar una franquicia.
En el 2004 de la mano de Guillermo del Toro llegó Hellboy, una película basada en un cómic del mismo nombre, donde una agencia contra lo paranormal usa a un demonio como su agente más fuerte y excéntrico, la cual disfrutó del suficiente éxito tanto crítico como taquillero, para entregarnos una secuela Hellboy 2 y el Ejército Dorado, igualmente dirigida por del Toro, que tuvo un enorme éxito por parte de la crítica, mas no de taquilla ya que salió muy cerca de El Caballero de la Noche (Cristopher Nolan), esa entrega fue muy buena, prometiendo una secuela que cerraría la trilogía.
Guillermo del Toro y Ron Perlman lucharon durante casi 10 años convenciendo al estudio para que les dieran luz verde e iniciar el proyecto, pero en el 2017 se tomó otro camino muy diferente por parte del estudio, reiniciar la franquicia quitando a del Toro y a Perlman. Guillermo les dio su bendición y no metió más mano en el asunto. Este año llega Hellboy mostrándonos que tan terrible decisión fue ignorarlos.
Hellboy (2019) no tiene enfoque, no tiene una historia coherente como tal; un guión terrible, actuaciones pasables, edición desastrosa y fotografía mediocre. Intenta ser tantas cosas pero realmente no llega a nada.
Intenta ser Guardianes de la Galaxia por su humor y tono, Deadpool por su violencia, conciencia de su medio y humor negro, intenta ser la tercera parte de Hellboy que Del Toro nunca filmó, intenta ser el inicio de una nueva franquicia y termina siendo un producto realmente pésimo que no logra cumplir con ninguna de las expectativas anteriores.
Intenta ser sangrienta y sarcástica como en Kill Bill o Deadpool, sin embargo en esas películas la violencia y el gore tenían un propósito tangible para mostrar la flexibilidad de su medio; ahora, Hellboy sólo recurre a esta violencia y sarcasmo para diferenciarse de las entregas anteriores sin aportar nada nuevo al personaje o a la franquicia. La historia va de un lugar a otro de manera increíblemente veloz, como si el tiempo la estuviera correteando sin dejar a la audiencia respirar.
En conclusión, Hellboy (2019) es una de las peores cintas en los últimos años, incoherente desastrosa y de mal gusto.
Síganme en Twitter para ver opiniones cortas de películas y recomendaciones en @itspach.