ALFIL NEGRO

501
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

El Celular Provoca Cáncer
Oscar D. Ballinas Lezama

“Las emisiones radioactivas emitidas por los celulares, están dañando las células vivas de nuestro cuerpo y matándonos antes de tiempo”, dijo el doctor Martín Blank, quien es integrante del Departamento de Fisiología y Biofísica Celular de la Universidad de Columbia, en los Estados Unidos de Norteamérica.
Mencionó que, apoyado por más de 60 científicos de todo el mundo, están pidiendo la intervención de la Organización de las Naciones Unidas para que se aborde este problema que se ha salido fuera de control y le está haciendo mucho daño a la humanidad, sobre todo con el aumento del cáncer cerebral.
Explicó que hasta antes de la bombilla eléctrica de Thomas Alva Edison, había muy poca radiación electromagnética, sin embargo, actualmente los niveles radioactivos están creciendo rápidamente debido a todos los dispositivos que este tipo de contaminación, como antenas de telefonía y los mismos cables de alta tensión tendidos y cruzados en todo el territorio nacional por la Comisión Federal de Electricidad.
Afirmó que todos los humanos están en riesgo, principalmente los niños y jóvenes que son actualmente quienes más utilizan el sistema de telefonía celular y las tabletas electrónicas, lo que ha originado un problema global al que se le debe atender urgentemente por los Gobiernos en turno.
Mencionó que la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales no están actuando en este tema, para proteger la salud y el bienestar público, los hechos biológicos están siendo ignorados debido al conflicto de intereses entre los organismos reguladores de la OMS y la industria productora de esta clase de aparatos emisores de radioactividad.
El científico argumentó que es alarmante el grado de contaminación radioactiva provocado por aparatos de la nueva tecnología mundial, ya que están dañando el ADN en las células de los seres humanos y elevando con ello el crecimiento de las tasas de cáncer, poniendo en gran riesgo los niños de las nuevas generaciones.
Martin Blank, jura y perjura que la humanidad está siendo parte de un experimento biológico sin haber dado su consentimiento, por lo que es urgente implementar directrices de mayor protección para los niños, el ecosistema y toda la humanidad, se debe reconocer que estamos ante una crisis de emergencia mundial de salud pública y que se debe lidiar con ella.
En otras cosas, al parecer Esaú Guzmán Morales, exdirector del Hospital General en Tapachula, ‘cayó parado’ al ser nombrado el próximo Coordinador Estatal de los médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social, en donde al igual que en otras instituciones de salud, el ‘huachicoleo de medicamentos’ ha estado a la orden del día, originando que el Gobierno Federal y Estatal estén con ‘un ojo al gato y otro al garabato’, para evitar que funcionarios menores se ‘los lleven al baile’ con el desabasto de medicamentos y otros actos de corrupción.
La presunta auditoría que -se rumora- está efectuándose dentro del Hospital General de Tapachula, tiene a muchos funcionarios menores y empleados de esa institución temblando de pies a cabeza, sobre todo a los que supuestamente tienen el manejo y control de los medicamentos e insumos, que además podrían tener el negocio de la venta de éstos fuera del hospital, donde, se presume, han instalado algunos módulos para vender las medicinas que no hay en las farmacias.
Por otro lado, la mayoría de los habitantes de la otrora Perla del Soconusco, siguen sufriendo el desabasto de agua entubada y el cobro exagerado de ese pésimo servicio, como en el caso de la anciana Hortensia Mares Palomeque, que a sus 80 años de edad sobrevive en una humilde vivienda a la orilla del río Tiplillo, sobre la Avenida América, esquina con Privada México, en la colonia Democracia, con número de medidor de Coapatap 005285.
Con lágrimas en los ojos, doña Hortensia asegura que el personal de Coapatap le ha robado la paz, porque mes con mes le envían recibos de cobro por el servicio de agua que es tandeada y llega de vez en cuando, por sumas que rayan en la grosería ya que el mes pasado le cobraron mil 321 Pesos, mientras que éste mes el recibo le llegó por mil 789 Pesos, considerando es una injusticia porque en su casita apenas viven ella, su hija y su nietecita.
Afirma que de nada han servido los ruegos hechos ante los funcionarios y empleados de Coapatap, para que den solución a ese problema de cobro exagerado, considerando que no es fábrica de hielo, hotel o restaurante y además, la mayoría de las veces utilizan el agua del río para lavar, debido a que el agua que vende Coapatap casi nunca llega.
Finalmente, mencionó que le da gracias a Dios porque ya envió las primeras lluvias y con ello logran ‘capear’ en baldes un poco de agua que necesitan para bañarse o lavar sus trastes, porque la del río se enturbia con las corrientes de la lluvia y no puede utilizarse.