ALFIL NEGRO

547
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Si un gobernante atiende la palabra mentirosa, todos sus servidores serán impíos” (Proverbios 29:12)

Soconusco Olvidado
Oscar D. Ballinas Lezama

La región del Soconusco ha sido durante décadas marginada por la Federación; ha sido considerado el patio trasero de este país y como consecuencia de ello, sus habitantes han pagado, siempre, los platos rotos de la corrupción y las malas decisiones de sus gobernantes.
El sol no se puede tapar con un dedo, para nadie es secreto que el Gobierno Federal mantuvo a esta región en el más grosero abandono; a lo más que llegaron fue realizar algunas obras que se otorgaron como limosnas y no como un derecho que sus habitantes tienen, como parte de una nación en donde participan pagando impuestos, produciendo mediante su agricultura, café, diversidad de frutas, amén de la ganadería, pesca, comercio, turismo y los millones de votos que cada sexenio sirven para sentar a muchos políticos en la silla del águila.
Para nadie es secreto que no en pocas ocasiones, los soconusquenses han querido tomar distancia de una orgullosa Federación que los ha tratado como los hijos bastardos de México; la historia ya escribió un capítulo de la separación de este territorio, sin embargo, los vaivenes de la política los hicieron reintegrarse nuevamente bajo la promesa que se les iba a tratar con dignidad y respeto.
El tiempo pasó y el Soconusco no salió de su empantanamiento político, económico y cultural, debido a que el Gobierno Federal incumplió su promesa y siguió manteniéndolo en la más aberrante marginación, incluyendo a todo el Estado chiapaneco en donde creció la pobreza y el analfabetismo, por lo que indígenas que habitan los Altos de Chiapas se rebelaron y al grito de ¡ya basta!, le pusieron el cascabel al gato, logrando que el mundo volteara el rostro hacía esa zona marginada, lo que desafortunadamente no sucedió en el Soconusco.
Las carreteras que comunican la Costa de la frontera del sur de México con el resto del país, lucieron siempre en total abandono, a diferencia de las del centro y norte de Chiapas, en donde el escándalo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, les obligó a invertir algunos recursos en obras necesarias y de relumbrón, no obstante que fue insuficiente la ayuda tuvieron un respiro en algunas de sus necesidades y de su dignidad.
Viajar por la carretera Costera, mal llamada ‘súper carretera’ de cuatro carriles, nos muestra una realidad amarga y el estado de olvido en que la Federación ha mantenido al Soconusco; ya no se diga del transporte ferroviario, que siendo destruido por el huracán Stan y algunos exalcaldes vivales en el 2005, jamás se reconstruyó esa importante vía que comunicaba a todos los municipios de la costa con otras entidades y la Ciudad de México.
El tren y las vías ferroviarias desaparecieron, ante el silencio de la mayoría de los representantes populares, con la excepción de uno o dos Diputados federales que aprovecharon su paso por una curul del Congreso de la Unión, para levantar la vos y exigir justicia para estas tierras todo paridoras que los vieron nacer y los verán morir; fue como predicar en el desierto, los funcionarios federales y Presidentes en turno hicieron como que no vieron, ni escucharon; sabiendo que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír.
Puerto Chiapas, quizás fue uno de los pocos ‘favores’ que la Federación le hizo al Soconusco, aunque nunca tomó en cuenta la zona de San Benito, un poblado del municipio tapachulteco que ha venido desapareciendo entre las olas del mar, la falta de servicios públicos y el aumento del alcoholismo, la drogadicción, la prostitución, la ausencia de la pesca y de otras fuentes de trabajo, que poco a poco lo están convirtiendo en un pueblo fantasma, con todo y el malecón gestionado por un exsenador tapachulteco.
Es por ello, que cuando en el sexenio pasado se impulsó el proyecto de la Zona Económica Especial, renació la esperanza de los soconusquenses que sueñan con la realización de este proyecto, considerando que los pondría en la antesala de poder mejorar sus condiciones de vida, sin embargo, el gozo se fue al pozo, al saber que el actual Gobierno que preside Andrés Manuel López Obrador, ha puesto en tela de duda la continuación de la Zonas Económicas Especiales en todo el país, incluyendo la de Puerto Chiapas, bajo el argumento de que sería otro barril sin fondo.
Empresarios, estudiantes, dirigentes de organizaciones sociales y la sociedad en su conjunto en el Soconusco, han cerrado filas y están pidiendo al Presidente de la República que reconsidere su postura, la que quizás, dicen, podría estar fundamentada en una mala información dada por sus funcionarios menores.
Nadie niega que López Obrador, es un mandatario que actúa de buena fe y con la intención de ayudar a los más pobres y marginados, sin embargo, ante el enorme peso de la corrupción con que se encontró al llegar a la silla del águila, lo hace desconfiar de todos los proyectos y programas emprendidos por su antecesor, sin embargo, en este caso de la ZEE en Puerto Chiapas, el Presidente debería tomar en cuenta la voluntad y petición de todos los soconusquenses, que como dijera un empresario de esta región, ”entendemos que el nuevo gobierno viene con una nueva visión, sin embargo, en este caso debería consultarnos como lo ha hecho en otros temas y de esa manera, atenerse a la voluntad del pueblo, como ha sido hasta ahora su manera de gobernar”, apuntaron.
El recinto portuario en la Costa del Soconusco, cuenta ya con un parque industrial de 37 hectáreas y un corredor logístico multimodal, considerándosele uno de los grandes Puertos de Altura en este país, donde además ya va para rato que se iniciaron actividades de exportación y turísticas; ahora solo falta que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador chiapaneco, Rutilio Escandón Cadenas, decidieran ponerle ‘la cereza al pastel’ y sus nombres quedarían escritos para siempre en el libro de la historia.